Capturan a conductor que, al parecer ebrio, arrolló a dos ciclistas en Santa Elena

Enero 23, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Palmira
Capturan a conductor que, al parecer ebrio, arrolló a dos ciclistas en Santa Elena

null

Un hombre de 38 años de edad fue capturado por la Policía porque, al parecer, en estado de embriaguez arrolló a dos ciclistas recreativos, uno de los cuales murió horas después, mientras el otro sufrió fracturas en una pierna y recibió suturas en la cabeza.

Los hechos se presentaron hacia las 7:00 de la  mañana del domingo, en el corregimiento Santa Elena, municipio de El Cerrito, cuando Héctor Javier Obando Álvarez, de 38 años y Óscar Amando Portillo, de 33, se dirigían en su bicicleta a la hacienda El Paraíso.

Sin embargo, los deportistas nunca llegaron a su destino porque en ese momento, el hombre que conducía un vehículo Mazda, color blanco, sin más datos, los embistió causándole múltiples fracturas y laceraciones a Héctor Javier que aunque llegó consciente al hospital local San Rafael, de El Cerrito, debido a la gravedad de las heridas, fue remitido a la clínica Palma Real en Palmira, donde murió hacia las 10 de la noche.

Entre tanto, Oscar Armando, quien sufrió fracturas de tibia y peroné y le suturaron 20 puntos en la cabeza, se encuentra fuera de peligro. 

Carlos Gómez, guarda bachiller del municipio de El Cerrito que atendió el caso, confirmó que el conductor del automóvil se dio a la fuga tras el accidente, pero fue capturado por la Policía unos metros más adelante.

"Cuando se le hizo la prueba de alcoholemia dio como resultado grado tres", dijo el funcionario. 

De otro lado, Jaime Portillo, hermano de Óscar Armando, confirmó que los ciclistas salieron de su casa, en El Cerrito, hacia las 6:30 de la mañana con destino a la hacienda El Paraíso.

Dijo que Héctor Javier había sido compañero suyo en la Escuela de Ciclismo, con el que corrió en la Liga de Ciclismo del Valle hace unos veinte años atrás.

Ahora, ya retirados de la parte deportiva se dedicaban cada ocho días a practicarlo de manera recreativa. Ayer iba con su hermano Óscar Armando que monta bicicleta desde hace unos cinco años.

"Estamos muy preocupados con la seguridad en las vías, pues uno ve los fines de semana a familias enteras, con sus niños, practicando este deporte, pero a Santa Elena también va mucha gente a beber y al otro día, domingo, salen en sus carros y motocicletas sin que las autoridades realicen ningún control. Es lamentable que esto pase", indicó Portillo quien pidió justicia para que el responsable no quede en libertad.

En ese mismo sentido se pronunció Lizeth, sobrina de la víctima, muy afectada por lo sucedido.

"Queremos que la muerte de mi tío no quede en la impunidad, no es justo que pasen estas cosas", manifestó la joven.

Héctor Javier era empleado de un contratista del ingenio Providencia, mientras Óscar Armando tiene una microempresa de guantes.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad