Caos durante renovación de cédulas en Palmira

Julio 28, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País Palmira
Caos durante renovación de cédulas en Palmira

La Policía le explica a los usuarios de Palmira cómo es el proceso de renovación de cédulas.

En turba está terminando el proceso diario para la renovación de cédulas en la Registraduría de Palmira, ante la venta indiscriminada de puestos en las filas y la gran congestión y desorden que se generan al momento de ingresar los usuarios a las instalaciones.

En turba está terminando el proceso diario para la renovación de cédulas en la Registraduría de Palmira, ante la venta indiscriminada de puestos en las filas y la gran congestión y desorden que se generan al momento de ingresar los usuarios a las instalaciones. El caso más delicado se presentó a las 8:00 a.m. de este martes cuando centenares de personas entraron en tropel sin respetar las largas que se permanecían desde las primeras horas de la madrugada. La situación obligó a la intervención de la Policía que debió tomarse las oficinas para retomar el control de la comunidad que protestaba por los hechos.“Estamos desde la 4:00 a.m. en el puesto 18, pero la hora de la entrada quedamos atrás y no nos atendieron”, precisó Yamile Sánchez, quien reveló que muchas personas empezaron a hacer fila desde las 12:00 del día anterior y no lo lograron atención porque el tumulto no respetó ni al guarda de seguridad ni a los policías que se encontraban controlando el ingreso.A su turno, Isabel Vásquez denunció que pese a estar desde las 10:00 p.m. del lunes haciendo fila no pudo renovar su cédula porque entraron primero las personas que llegaron a las 8:00 a.m. y que compraron sus puestos. Lucelly Torres señaló que ante la gran cantidad de gente y por padecer una enfermedad de alto costo debió comprar el turno en $10.000 para quedar en el puesto 26, sin embargo, por la congestión quedó entre las últimas en la fila.Los usuarios también denunciaron la venta de los puestos en las filas por cifras que van desde los $10.000 hasta los $30.000.El registrador Guillermo Caicedo Rioja indicó que “pese a que el proceso de renovación que se inició hace más de diez años se ha prorrogado en dos ocasiones, las dependencias se ven abocadas a atender a miles de personas que airadamente pretenden a última hora realizar su proceso”. En este sentido, el funcionario explicó que la Registraduría "tiene una capacidad instalada para atender 300 personas por día, pero están llegando en promedio 1.000 por lo que más de 600 se quedan sin despachar”. No obstante, el ciudadano Wilson Casonova, quien se trasladó desde Cali a Palmira para acompañar a su madre para hacer el trámite, argumentó que desde las 3:00 a.m. llegaron al sitio y no fueron atendidos porque sólo se despacharon cien personas.Caicedo Rioja reconoció que personas inescrupulosas están vendiendo los puestos en las calles, donde la Registraduría no tiene competencia para hacer los controles, por lo que se ha solicitado la asistencia de la Policía.El intendente Germán Añasco, comandante del CAI Las Delicias, precisó que como parte de los controles en las calles se crearán dos filas, una para la renovación de cédulas y otra para el resto de trámites. Asimismo, anunció que se harán labores especiales para filtrar las filas y hacer una especie de reseña de quienes están actuando como vendedores de turnos, lo cual incluirá el incremento del dispositivo policial en el sector.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad