Campesinos del Valle afectados por invierno recibieron ayudas del Gobierno

Febrero 28, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País | Cartago

El ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, hizo la entrega en el auditorio del Distrito de Riego Asorut, en el municipio de La Unión. Pidió a la banca privada servir de intermediarios de los créditos ante Finagro para los subsidios de los damnificados.

José Ricardo Murcia Parra es un agricultor que cultiva flores, follajes y banano bocadillo tipo exportación en el municipio de Alcalá. En la temporada invernal perdió cerca de $100 millones en cinco hectáreas de terreno.Él, junto a otros 250 agricultores del Valle, recibieron este domingo, de las manos del ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, parte de las ayudas dispuestas por el Gobierno para beneficiar a los productores rurales damnificados por el invierno que azotó el país a finales del 2010.Su auxilio fue una condonación de intereses y la ampliación del plazo de pago, tras no poder cancelar las últimas cuotas del año pasado por la baja producción. Y si bien José Ricardo destaca que es una buena noticia, dice que se requiere más apoyo porque se necesita inversión para recuperar el cultivo perdido.“Sería una inyección de recursos para poder levantar la finca, entrar a producir y pagar”, resalta este agricultor, quien comentó que le ha tocado recurrir a préstamos de amigos y ‘gota a gota’ para subsistir.Durante el evento que se llevó a cabo en el auditorio del Distrito de Riego Asorut, en el municipio de La Unión, el Ministro hizo un llamado a la banca privada para que no deje todo en manos del Gobierno Nacional, sino que sirvan también de intermediarios de los créditos ante Finagro y así no descargar toda esta responsabilidad en el Banco Agrario.“Que hagan un esfuerzo a ayudar a intermediar los créditos ante Finagro para los subsidios, por responsabilidad social. No es que se gasten sus ganancias, es solo intermediar y así multiplicar las ayudas para los damnificados”, señaló Restrepo.Asimismo, hizo un llamado para que los censos que están haciendo los Comités Locales y Departamentales de Emergencias no se manejen de manera politiquera, sino con transparencia y claridad.La solicitud, la hizo al aclarar que de ahora en adelante el único documento que se tendrá en cuenta para determinar si una persona es damnificada o no, es la certificación que entreguen estos comités, pues el censo del Dane se terminará entre abril y mayo y se centrará en las zonas bajas y no de ladera, por lo que hacer parte de este censo ya no es requisito para tramitar la ayuda.Las ayudasHacia las 12 del mediodía de este domingo inició el acto simbólico de entrega de ayudas a los campesinos damnificados, no solo del norte del Valle sino también de municipios como Trujillo, Guacarí, el Cerrito, entre otros, quienes viajaron varias horas para recibir el auxilio.Francisco Estupiñán Heredia, gerente nacional del Banco Agrario, explicó con antelación que son tres tipos de ayudas: condonación del 95% de la deuda en créditos de hasta 15 millones de pesos, reestructuración de los créditos actuales y acceso a créditos blandos con un periodo de gracia de un año sin pago de intereses y reducción de hasta el 40% los mismos durante el segundo año.José Ricardo Murcia Parra, un agricultor de flores, follajes y banano bocadillo tipo exportación en Alcalá fue uno de los beneficiarios, luego de perder cerca de 100 millones de pesos en 5 hectáreas de terreno que tuvo problemas con deslizamientos.Su auxilio fue una condonación de intereses y ampliación del plazo de pago, tras no poder cancelar las últimas cuotas del año pasado por la baja producción. Si bien José Ricardo destaca que es una buena noticia, dice que se requiere más apoyo porque se necesita inversión para recuperar el cultivo perdido.“Sería una inyección de recursos para poder levantar la finca, entrar a producir y pagar”, resaltó este agricultor, quien comentó que por el momento le ha tocado recurrir a préstamos de amigos y ‘gota a gota’ para subsistir.Otro de los beneficiarios fue Gildardo Bedoya, un pequeño caficultor de Trujillo, a quien le condonaron el 95% de su crédito de 6 millones de pesos, el mismo que había obtenido hace un año luego de recibir un pedazo de tierra por parte del Incoder.“Eso es un alivio muy bueno, una bendición de Dios”, dijo Gildardo, quien perdió su hectárea de café, fríjol y soya con las fuertes lluvias del año pasado.Pero estos beneficios no son solo para quienes tienen créditos o cuentas en el Banco Agrario. El Ministro de Agricultura explicó que todos los campesinos colombianos afectados por la ola invernal pueden acceder a créditos o refinanciar sus deudas así sea con la banca privada, ya que así lo determina la legislación expedida por el Gobierno Nacional para atender la ola invernal.Y es que según las cuentas del Gobierno Nacional aún hay cerca de 1 millón de hectáreas anegadas en el país, 300.000 hectáreas en zonas de ladera afectadas por derrumbes, se perdieron al menos 130.000 cabezas de ganado, 400.000 aves y 1.500.000 reses han tenido que ser trasladadas a terrenos secos, esto sin contar con los daños en piscicultura y vías terciarias y secundarias.Por eso resaltó, que alrededor de los subsidios “hay que construir un jarillón para que lleguen a donde deben llegar" y que desde ya dichos recursos, provenientes del aumento al Impuesto al Patrimonio, una adición de 6 billones de pesos al Presupuesto Nacional, la solidaridad de los colombianos y ayudas internacionales, sean objeto de vigilancia y auditoría para que no lleguen a los avivatos.Entre tanto, el gobernador del Valle, Francisco Lourido, manifestó que la ayuda no debe ser solo del Estado, sino un esfuerzo de todos y por ello recordó que en el caso de los diques de los distritos de riego deben ser los agricultores quienes hagan el mantenimiento y velen por su cuidado y así evitar inundaciones en el futuro.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad