Cambio de casa e inseguridad generan deserción escolar en estudiantes de Palmira

Cambio de casa e inseguridad generan deserción escolar en estudiantes de Palmira

Octubre 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de PalmiraHoy
Cambio de casa e inseguridad generan deserción escolar en estudiantes de Palmira

Con la participación de personal adscrito a la Secretaría de Educación y el apoyo de otros profesionales se buscará que los estudiantes desertores retornen a las aulas.

Para contrarrestar la deserción escolar, la Secretaría de Educación creó las brigadas de búsqueda, que trabajarán en la reincorporación en los sectores afectados.

El cambio de domicilio y la inseguridad están dificultando el reenganche de los estudiantes de la Villa de las Palmas al sistema educativo, generando un alta deserción escolar.El último reporte presentado por la Secretaría de Educación Municipal muestra que por lo menos 1.200 alumnos habrían abandonado las aulas en el presente año, debido especialmente a las denominadas barreras invisibles.Estas son, según los expertos, lugares por donde no les es permitido transitar a los menores por el accionar intimidatorio de algunas personas o grupos delincuenciales. El titular de dicha dependencia en el Municipio, Carlos Julio Castro Merchán, explicó que “la generalidad ha sido el cambio de domicilio y la razón, en unos 800 casos, fue no poder pasar por determinado sitio, ante lo cual los estudiantes optaron por cambiar de lugar de residencia”. Sin embargo, agregó que tras llegar a otras zonas con mejores condiciones de seguridad no lograron reincorporarse por la falta de cupos. Emilio Osorio, presidente del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación, Sutev, en Palmira, señaló que por amenazas en las comunas 1 y 2, especialmente, los alumnos han tenido que abandonar sus estudios. “Eso se hace con la esperanza de reingresar, pero en muchos casos no se logra”, subrayó. Precisamente, una madre de familia residente en el barrio Villa Diana y que pidió no revelar su nombre, aseguró que debió abandonar el sector por intimidaciones a su familia, lo que provocó que uno de sus hijos se quedará sin estudiar.Al respecto, José Ángel Nieva, rector del Colegio Antonio Lizarazo, ubicado en la Comuna 1, señaló que la deserción en ese sector es una situación oscilatoria, que sube y baja de acuerdo con el comportamiento social. Reconoció que la inseguridad ha hecho que los alumnos sean vulnerables a robos, intimidaciones y ataques: “Es el derecho a la vida y por eso muchos no regresan a las aulas”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad