Caficultores del Valle optan por otros cultivos por baja rentabilidad del grano

Abril 08, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Caficultores del Valle optan por otros cultivos por baja rentabilidad del grano

De acuerdo con datos de la Federación Nacional de Cafeteros, entre el 2011 y el 2012 el número de caficultores en el Valle del Cauca descendió en 377, al pasar de 23.006 a 22.629.

El área de cultivos bajó en 19,7 % entre el 2002 y el 2012. Muchos caficultores han optado por cítricos, plátano y aguacate debido al impacto de las últimas olas invernales y la baja rentabilidad. Pero crece renovación de siembras.

Aunque el Valle del Cauca es la cuarta región productora de café en Colombia, el número de siembras del grano ha venido en retroceso en los últimos diez años. De 86.500 hectáreas que había en el 2002, en el 2012 se pasó a 69.400 hectáreas, según registros de la Federación Nacional de Cafeteros. Y entre el 2011 y el 2012 la reducción del área de siembras fue del 8,4 %.Problemas como la baja rentabilidad del negocio, el descenso de los precios internacionales y el impacto de las dos últimas temporadas invernales, han sido en gran parte los responsables de ese comportamiento.También el área de café cultivado se ha reducido como consecuencia de los últimos procesos de reordenamiento. Debido a tales circunstancias, muchos caficultores han optado por sustituir algunas de sus plantaciones por la siembra progresiva de cítricos, aguacate, fríjol, plátano y banano.Es el caso de Jaime González, un veterano caficultor de Caicedonia, quien recalca que “ a pesar de los anuncios del Gobierno vemos con preocupación que la vocación cafetera sigue en descenso”.Por ello, anota, “por primera vez desde el año pasado comencé a sembrar aguacate y banano” como una forma de diversificar el negocio” y buscar otras alternativas económicas.Sin embargo, Jaime –quien lleva 30 años cosechando el grano— aspira a que sus cafetales renovados con la variedad Castillo –más resistente a las plagas- comiencen a producir en los próximos meses.De acuerdo con datos de la Federación Nacional de Cafeteros, entre el 2011 y el 2012 el número de caficultores en el Valle del Cauca descendió en 377, al pasar de 23.006 a 22.629. No se pudo ubicar al director del Comité Departamental de Cafeteros, Héctor Fabio Cuéllar, para que analizara lo que está sucediendo en el sector. Sin embargo, días atrás, el dirigente había presentado ante la Asamblea Departamental un esbozo sobre las perspectivas de la caficultura regional, tras informar que a la fecha existen 25.344 fincas productoras del grano que generan 55.555 empleos directos y 115.460 indirectos.Lo anterior significa que el café sigue siendo una fuente importante de empleos después de la industria azucarera, que tiene el mayor peso en el Producto Interno Bruto agrícola vallecaucano. Se estima que la caficultura regional aporta el 10 % de toda la producción colombiana, es decir, alrededor de 800.000 sacos al año. En Colombia la producción del grano durante el 2012 fue de 8 millones de sacos. Hace tres años habían sido 10 millones.“Es preocupante”El presidente de la Asamblea, Mario Germán Fernández de Soto, consideró que “la situación de la caficultura del Valle, a pesar de sus avances, nos preocupa demasiado, sobre todo porque faltan mayores ayudas en asistencia técnica, suministro de semillas y más apoyos para la renovación de siembras”.En su concepto, un descenso del 20 % en el área de siembras no es un buen indicador, ya que el departamento siempre ha tenido una participación clave e importante en ese sector después de Antioquia, Caldas y Quindío, regiones que son las mayores productoras del grano.Jorge Garcés, otro veterano caficultor de Sevilla, con 37 años en esa actividad, tiene una visión un poco más optimista.Señala que luego del paro cafetero “hay un movimiento interesante de familias que buscan recuperar el tiempo perdido y apostarle otra vez al negocio con base en el nuevo subsidio de $145.000 por carga”.Sin embargo, pone de presente que “todavía muchos vecinos han optado por tumbar las matas y reemplazarlas por cítricos y otros cultivos”.Según Garcés, “ese reemplazo de cultivos no es nuevo, ya que hace 10 ó 12 años estaba pasando lo mismo cuando los precios tuvieron un comportamiento regular”. Combatir plagas como la roya y la broca también cansaron a muchos cultivadores, debido al alto costo comercial de los fungicidas. Por ello, la Federación ha insistido en profundizar la renovación con variedades más resistentes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad