Buscan preservar la historia de cuando Naya era municipio

Agosto 31, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Buenaventura.
Buscan preservar la historia de cuando Naya era municipio

Los primeros datos de presencia humana en el río Naya datan de finales del siglo XVII, cuando se tuvo conocimiento de los primeros asentamientos mineros.

La propuesta es recuperar mediante la digitalización o bajo un tratamiento de archivo más técnico, la valiosa documentación que cuenta cómo hace más de cien años se vivía y se gobernaba en esta parte del territorio que hacia parte de la entonces provincia de Buenaventura.

Un nuevo intento por no dejar perder las escrituras y otros documentos que dan cuenta de la historia de cuando el río Naya era un municipio y que tuvo su Alcalde, emprendieron líderes de este alejado corregimiento del Pacífico vallecaucano.La propuesta es recuperar mediante la digitalización o bajo un tratamiento de archivo más técnico, la valiosa documentación que cuenta cómo hace más de cien años se vivía y se gobernaba en esta parte del territorio que hacia parte de la entonces provincia de Buenaventura.El archivo histórico se encuentra en una vieja casa de la vereda San Francisco, en el río Naya, un territorio de más de 170 mil hectáreas, bajo la jurisdicción en mayor parte, del municipio de Buenaventura, pero también de López de Micay Buenos Aires, Cauca."Aquí se encuentra la historia completa del río y de otros corregimientos como Yurumanguí, Cajambre, Barco, Silva, San Isidro, Juntas y otros que conformaban el Distrito del Naya, aquí está todo", aseguró Luis Alfonso López, un docente del sector.La idea de recuperar este legado histórico no es nueva, pues en 1996 la Universidad del Valle intentó hacerlo, pero el mismo no tuvo éxito."La importancia que las comunidades del río Naya le han dado al archivo de San Francisco ha sido de gran envergadura, no obstante la población actual no consulta el archivo, pero saben perfectamente de su importancia y alcance para la historia del poblamiento y de la vida social de sus habitantes", escribía el docente de la Universidad Mario Diego Romero.Los documentos, según Prisciliano Mondragón, inspector de Policía, quien se ha convertido en un celoso cuidandero, pues además a él le ha servido para recordar la historia de sus antepasados, se encuentran en mal estado, pero se podrían recuperar y evitar su deterioro total."Aquí llegaban funcionarios de Rentas Departamentales a decomisar el viche, la bebida típica de la región", recuerda el funcionario que solicitó de las autoridades del nuevo Distrito de Buenaventura la consecución de un archivador grande, de unos cuatro puestos, con su cerradura para poder seguir conservando este valioso tesoro.Los documentos, que incluyen resoluciones del alcalde distrital de ese entonces, Camilo Bravo, datan desde 1895, pasando por otros de principios de siglo, pero hay otros más añejos. Inclusive se cuenta con la partida de bautismo de todos los corregimientos de la zona.Los primeros datos de presencia humana en el río Naya datan de finales del siglo XVII, cuando se tuvo conocimiento de los primeros asentamientos mineros.En el estudio que llevó a cabo la Universidad del Valle se encontró un documento, el más antiguo que data de 1895, consistente en unas declaraciones de los indígenas llamados 'Cueros', reclamando derechos en las tierras de la isla Lanchaquo, parte baja del río Naya. Se estiman que podrían ser los actuales habitantes del asentamiento del pueblo Eperara Siapidara en el Resguardo Joaquincito.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad