Buenaventura mostró la fragilidad del sistema electoral en Colombia

Buenaventura mostró la fragilidad del sistema electoral en Colombia

Marzo 16, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Buenaventura mostró la fragilidad del sistema electoral en Colombia

El grupo de observadores de la MOE ha indicado que en al menos dos municipios del Valle se puso a funcionarios públicos y a concejales a adelantar las labores del escrutinio.

Candidatos de cinco partidos del Valle le pedirán a las autoridades electorales que se traslade hacia Bogotá toda la votación y se realice el escrutinio voto a voto.

Por más de que el Ministerio del Interior y la Registraduría Nacional han calificado las elecciones del pasado domingo como un éxito de la democracia, lo que está pasando en Buenaventura no solo los deja en entredicho, sino que desnuda una vez más la vulnerabilidad del sistema electoral en Colombia.Ni observadores especiales, ni avances tecnológicos ni despliegue de autoridades han brindado en los últimos años un mínimo de tranquilidad en ningún proceso electoral en el principal puerto sobre el Pacífico, dicen los analistas, quienes coinciden en que lo que más avanzan son los modelos de corrupción electoral.El primer campanazo de alerta ocurrió en el año 2002, cuando un desconocido llamado Juan Carlos Martínez Sinisterra fue elegido senador gracias a los miles de votos que obtuvo en este municipio. Para el 2010 el problema fue la suplantación de jurados y de testigos electorales y en este 2014 se han denunciado desde votos fantasmas y compra de jurados, hasta la alteración y duplicación de los formularios E-14.El politólogo Fernando Giraldo considera que “es una gran mentira decir que las elecciones fueron transparentes porque en Colombia siempre ha habido fraudes electorales”. “Es muy triste que el Registrador Nacional diga que no se puede hablar de fraude donde aparecieron 123 votos porque con esos 123 votos no se puede obtener una curul. Un fraude electoral se puede cometer con un voto, con cien mil o con un millón”.La Misión de Observación Electoral, MOE, tampoco está de acuerdo con que se asegure que las elecciones legislativas del pasado domingo fueron transparentes. Alejandro Sánchez, coordinador de la MOE en el Valle, aseguró que sus delegados detectaron irregularidades no solo en Buenaventura sino en otros municipios como El Cerrito, Tuluá y Buga.“En estos municipios se detectaron cinco problemas esenciales en los formularios E-14: el uso de un marcador grueso en el logo del partido y de un lapicero normal subrayando un número de candidato, tachaduras o enmendaduras en los formularios, números que no se entienden, actas que quedan abiertas sin las cifras totales y casos en los que los votos de la lista no coinciden con el total del partido, señaló el Coordinador de la MOE.Por su parte el senador Roy Barreras le aseguró a El País que “las múltiples evidencias de distintas modalidades de fraude implican una realidad inocultable”.“Hubo fraude y de un gran tamaño, por lo menos en el Valle, en ciudades como Buenaventura, Tuluá, Palmira y Cali hay todo tipo de enmendaduras tachones, formularios E-14 duplicados y falsificados; además la complicidad de muchos escrutadores y jurados que se han negado a abrir las bolsas. La pregunta que deben hacerse los ciudadanos es: ¿qué es lo que esconden y por qué se niegan a recontar los votos?”, indicó Barreras.Una denuncia similar presentó el Centro Democrático, el partido del expresidente Álvaro Uribe en varias regiones, entre ellas Antioquia, donde algunos jurados de mesa habrían ocultado parte de la votación.El caso BuenaventuraEn Buenaventura nada parece haber cambiado desde aquellas macondianas elecciones a finales de los 90 cuando había un alcalde electo y tras un breve apagón de energía daban como ganador a su adversario.Esta vez, y sin apagón, es el representante electo Juan Fernando Reyes Kuri, quien al cierre de las elecciones el pasado domingo alcanzaba la tercera curul del Partido Liberal con una diferencia sobre su inmediata seguidora, Griselda Janeth Restrepo, de 1800 votos y por cerca de 2000 votos superaba al quinto lugar de la lista, el exconcejal de Buenaventura Hernán Sinisterra, el candidato del alcalde Bartolo Valencia.Como a la vieja usanza, los votos demoraron en llegar a Buenaventura, varios jurados no informaron los resultados reales y mientras el Valle cerró el preconteo en el 97,46%, en la ciudad portuaria apenas llegó al 89,61% y con el escrutinio empezaron a confirmarse los temores que ya muchos empezaban a advertir.Tras una revisión a los formularios E-14 de las mesas en Buenaventura, que según la MOE el martes pasado aún no terminaban de publicarse en su totalidad, los observadores hallaron irregularidades en 128 actas. Curiosamente, en buena parte de ellas había tachones y enmendaduras que favorecían a Sinisterra. Llama también la atención que varios de los formularios E-14, pese a ser llenados de inmediato en las mesas, parecen hechos por la misma persona.Así se puede apreciar en los E-14 de la Zona 90, en la Institución Educativa Gerardo Valencia, donde al parecer 16 de lo 20 formularios de las distintas mesas fueron llenados, con errores, por la misma persona. Juan Fernando Reyes Kuri, el rival directo de Sinisterra, lamentó la fragilidad en la que se encuentra el sistema electoral en Buenaventura “e indicó que es un sistema que tiende a favorecer las viejas estructuras”. “Entiendo que al candidato de Buenaventura le siguen apareciendo votos y que ha sumado unos 2200 y que en Cali ha perdido otros, pero eso no está confirmado”.Sin embargo Sinisterra aseguró que según la información que conoció de los escrutadores y de los testigos, está llegando a más de 22.750 votos que le aseguran el segundo lugar en la votación liberal a la Cámara.Sobre este manto de duda y de poca legitimidad de las elecciones en Buenaventura, el politólogo Óscar Duque indicó que existen unos antecedentes que resultan muy preocupantes. “El problema de la mermelada no es solo a nivel nacional y hay gobiernos que apoyan a ciertos candidatos como el caso del Gobernador con el sobrino o como ocurrió con el exalcalde de Cali (Jorge Iván Ospina) que eligió senador a su hermano y lo que ocurre hoy con el Alcalde de Buenaventura”, dijo Duque.¿Cuál es el punto de quiebre?Coinciden los analistas en que el gran problema que se presenta hoy en el proceso electoral es el preconteo que empresas externas realizan.Según Fernando Giraldo, el preconteo, una herramienta que no existe en ninguna sistema electoral del mundo, cuesta entre $60.000 millones y $90.000 millones solo para transmitir unos datos que no tienen valor jurídico ni son vinculantes. “Se hace solo para responder a un requerimiento de los medios y para tranquilizar a unos ciudadanos que creen que si no tienen un resultado el mismo día es porque se está urdiendo un fraude”.Para el senador Roy Barreras el preconteo es el primer paso del fraude “y por supuesto hay una contradicción cuando el Registrador dice que el preconteo no tiene valor jurídico pero a renglón seguido dice que los resultados no van a cambiar.“En el Valle no hay garantías electorales y por eso le estoy pidiendo al Consejo Nacional Electoral y a la Procuraduría General que los escrutinios se trasladen a Bogotá y se empiece a contar de cero voto a voto. No tengo duda que los resultados serán distintos y que curules como las obtenidas por Oliverio Hoyos y Juan Fernando Reyes Kuri serán ratificadas”, dijo Barreras.Sinisterra, una carrera signada por escándalosMás que ser recordado por sus dos periodos en el Concejo de Buenaventura, el nombre de Hernán Sinisterra Valencia, a quien señalan de favorecerse de las irregularidades electorales que han surgido en el Puerto, ha estado en los últimos años ligado a graves escándalos de poder.Entre ellos, el señalamiento de la familia del asesinado exconcejal Stalin Ortiz de estar detrás de su muerte, junto al alcalde Bartolo Valencia y grupos al margen de la ley en Buenaventura, por la puja por controlar el hospital Luis Ablanque de la Plata, que maneja un presupuesto superior a los $40.000 millones anuales.De hecho, días antes de su muerte, el concejal Ortiz venía preparando una denuncia disciplinaria en contra de Sinisterra por la supuesta violación al Régimen de Inhabilidades e incompatibilidades por estar ejerciendo como concejal de Buenaventura y tener laborando en el Hospital Luis Ablanque de la Plata, mediante un tráfico de influencias, a su compañera sentimental y madre de sus hijos menores, Clara Rosa Grueso, quien fungía como Jefe de Talento Humano y a cuatro de sus hijos como contratistas del mismo hospital en diferentes cargos, según los documentos conocidos por El País.Stalin aseguraba que Sinisterra presionaba y amenazaba al exgerente del hospital, Víctor Manuel Meneses, para que le sostuviera a sus familiares y que tenía en su poder una grabación en la que Sinisterra asegura que su grupo político, junto al senador Edinson Delgado, compraron el concurso para director del hospital, por lo cual debía corresponderles.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad