“Aumentan denuncias por maltrato infantil en el Valle”: director del Icbf

“Aumentan denuncias por maltrato infantil en el Valle”: director del Icbf

Octubre 15, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“Aumentan denuncias por maltrato infantil en el Valle”: director del Icbf

Director nacional del Icbf, Diego Molano.

El director nacional del Icbf, Diego Molano, dijo que entre el 2010 y 2011, los casos subieron en 11%. Crisis familiar, una de las causas.

Aunque los índices de violencia infantil en el Valle son menores que en otras regiones del país, los casos aumentaron en un 11% en los últimos dos años en el Valle. Diego Molano, director nacional del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, dijo que este es un problema de fondo que involucra el comportamiento del núcleo familiar y de la falta de atención a los menores.En entrevista con El País, Molano hizo una radiografía de los otros males que aquejan a niños y adolescentes de la departamento como el reclutamiento forzoso por grupos ilegales, el trabajo infantil y el embarazo en adolescentes, además de las estrategias que se aplican para superarlos. ¿Cuál es el panorama de la niñez en el Valle del Cauca?La prioridad fundamental y el reto en la región es ampliar la cobertura de primera infancia. Hoy sólo tenemos cobertura del 30% a 35% de los niños de cero a cinco años con atención integral. Hemos invertido $250.000 millones para atender a 600.000 niños en todas las modalidades y programas en el Valle. El segunda problema que encontramos, sobre todo en niños entre los siete y 16 años es el embarazo adolescente, la deserción escolar, el trabajo infantil y el reclutamiento forzoso, sobretodo en la Costa Pacífica, Florida y Pradera.¿Qué es lo que pasa en esas zonas?Lo que vemos es que las Farc y el ELN han cambiado la modalidad de reclutamiento. Primero comienzan haciendo algunos trabajos, luego los incorporan como vigías o para dar advertencias, después viene la vinculación total. El reclutamiento se relaciona directamente con la situación que vive Buenaventura. En Florida y Pradera, tiene que ver con las presiones que el Ejército está realizando en el sur del Tolima. Esto es claramente una violación al derecho internacional humanitario. Necesitamos estimular la prevención, llegar hasta esas veredas donde esto ocurre para ayudar a los niños. En el Valle han pasado 272 niños por nuestro programa de atención frente a este tema y en los últimos cinco años, 2.100.La violencia contra los niños tampoco es ajena en la región...El nivel de violencia es más bajo comparado con otros departamentos. Actualmente, los mayores índices de violencia están en zonas como Santander y Antioquia. Pero en el Valle si tuvimos un incremento del 11% de denuncias de maltrato infantil entre el 2010 y 2011. De los 67.000 niños que tenemos dentro del proceso de restablecimiento de derechos en Colombia, 10.000 son del Valle. De ellos, 1.600 son por maltrato, 731 víctimas de violencia sexual, 457 por abandono y situación de discapacidad y 788 niños son atendidos por problemas de sustancias psicoactivas. Si bien, las denuncias aumentan, el problema parece más de fondo, del núcleo familiar...Es que la composición de las familias en el Valle del Cauca ha cambiado mucho. Tenemos una grave crisis a nivel familiar. Vemos cada vez más madres cabezas de hogar, familias desplazadas, donde el cuidado de los niños se entiende de maneras distintas. Todas estas cifras de violencia intrafamiliar y contra los niños se originan porque la familia no está actuando de forma protectora. Estamos tratando de enviar un mensaje para que los padres traten a sus hijos como si fueran campeones. Que los traten bien, los estimulen, les garanticen educación y protección. El trabajo infantil, según el Dane, sigue creciendo en el país, y en Cali se mantuvo estable. ¿Por qué las cifras no ceden?En Colombia pasamos de un millón a 1.400.000 niños. En áreas urbanas se incrementó su participación en el comercio. En esto hay dos factores y es lo que ocurren en áreas metropolitanas como Cali: hay una parte importante de padres de familia que tienen a sus hijos estudiando y los ponen a trabajar porque ‘eso los forma’. Es algo muy arraigado. Lo segundo, es que la mayoría de niños que están asociados al trabajo informal y a las iniciativas microempresariales no tienen remuneración o algún tipo de seguridad. Pero nos preocupa ese 26% de niños que no estudian y no trabajan porque allí están las peores formas de trabajo infantil, como la explotación sexual, la minería y el microtráfico. Debemos emprender una búsqueda activa de esos niños para trabajar con sus familias y restituirles sus derechos.Preocupa también el embarazo en adolescentes. Cada año se atienden en Cali entre 4.300 y 4.600 nacimientos en menores de edad...La intervención para prevención de embarazos adolescentes requiere una atención integral. No es sólo cuestión de informar o decir cuáles son los métodos de planificación familiar o entregar preservativos. En la medida en que fortalezcamos un proyecto de vida para las adolescentes tendrán una vida sexual inteligente. En el Valle estamos trabajando el programa ‘Generaciones con Bienestar’ donde atenderemos a 12.000 niños de 10 a 17 años para mejorar su autoestima, proteger sus derechos y ayudarlos a crear un proyecto de vida para el futuro.Cambiando de tema, aún persisten las quejas por el suministro y la calidad de los desayunos escolares en la región. ¿Qué han encontrado?Hay resultados positivos pero todavía se presentan quejas puntuales en materia operativa como el tipo de alimentos que se ofrecen, básicamente porque no se entregan calientes. También se dan por falta de alimentos o productos en mal estado. Hemos reforzado las veedurías y son los mismos padres y docentes los que están informando sobre este tema. Sin embargo, el balance es muy positivo.¿Hay sanciones para los operadores de los desayunos?Hoy se están adelantando procesos sancionatorios a dos operadores por quejas recurrentes. Si ellos no resuelven estos temas y cumplen con el plan de mejora, serán objetos de sanción por parte del Icbf.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad