Así se transforman vidas a través del arte en Palmira

Abril 06, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Palmira
Así se transforman vidas a través del arte en Palmira

La Fundación Artes Integradas del Valle, Fundaiv, busca a través de procesos artísticos y culturales, mejorar la vida de comunidades vulnerables del municipio.

Hace ocho años le dio vida a la Fundación de Artes Integradas del Valle, Fundaiv, una iniciativa que pretende mejorar las expectativas de vida de las comunidades vulnerables, a través de procesos artísticos y culturales.

Su director, Kissinger Victoria Camelo, licenciado en arte dramático de la Universidad del Valle y especialista en Procesos de Intervención Social, de esta misma alma máter, dice que el proyecto nació como una  necesidad de generar verdaderos espacios para que la gente de los sectores marginales tuviera otra expectativa de vida.

 “Tuve la oportunidad de trabajar muchos procesos de intervención a través del arte, pero infortunadamente muchas de estas actividades se miden por el número de personas que asisten, por  cifras estadísticas, y no como  procesos de construcción con la comunidad para cambiar vidas, que es lo que nosotros buscamos”, señaló Kissinger, quien antes de estudiar arte dramático probó con  física pura,  ingeniería ambiental y hasta   psicología, pero ninguna le llenó por completo.

Así que cuando en Univalle, en la sede Meléndez de Cali, convocaron a  audiciones para arte dramático, se presentó.

Desde ese momento inició una exploración de su carrera que lo llevó a la Casa de la Cultura Ricardo Nieto,  donde hizo  parte del grupo de formación actoral. Allí arrancó a hacer teatro con Edgar Moreno, -ahora director de la sala de  teatro Madretierra-, con quien creó el grupo de títeres ‘Trapitos alegres’.

Al  preguntarle por qué abandonó las otras carreras, Kissinger responde que “todas ellas  te envasan en un frasco; el arte no. El arte te da libertad y porque esto es lo que me gusta”, responde.

En su primer año, la fundación trabajó con una comunidad de Candelaria.

Posteriormente, desarrolló su trabajo en los sectores de Molinos de Comfandi y Bosques del Edén, en la comuna Uno, donde no faltaron las amenazas de algunas personas dedicadas al microtráfico.

 Sin embargo, y pese al temor, continuó con su labor.

A través de distintos talleres, en los que la participación de la familia es obligatorio, se propuso hacer cambiar la forma como ellos percibían su vida y su futuro.

“La mayoría de estas personas son desplazados por la violencia, por  fenómenos naturales o viven en la pobreza extrema, entonces tienen la idea de que jamás podrán mejorar sus condiciones, que no hay esperanza. Con la fundación tratamos de que los cambios se den pero desde sus propias acciones.

Otro proyecto bandera de la fundación es el intercolegiado de teatro, que este año llega a su cuarta versión y que convoca tanto a las Instituciones Educativas oficiales, como privadas.

Adicionalmente, ofrecen talleres de formación actoral a los jóvenes ganadores. Para ello, cuentan con un grupo interdisciplinario de profesionales que se encargan de marcar los lineamientos y objetivos de la entidad.  

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad