Así se busca regular el río Cauca para evitar que el departamento se inunde

Octubre 14, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García, reportero de El País
Así se busca regular el río Cauca para evitar que el departamento se inunde

45 mil personas resultaron damnificadas por la última creciente del Cauca en el departamento.

El estudio plantearía correr algunos jarillones, hacer embalses y manejar áreas de inundación transitoria.

El río Cauca es un enfermo poco atendido. Un viejo que padece todas la enfermedades, aunque resiste como un roble. Un maltratado por todos, al que la indolencia es lo que más le duele, lo que más daño le hace.Los inviernos extraordinarios de los años 2010 y 2011 lo golpearon como nunca antes en el último siglo. Y el río no tenía mucho para defenderse. Salvajina, la represa construida hace 28 años para su regulación, no alcanzó a detener la avalancha de agua que se llevó todo lo que encontró a su paso a lo largo de 440 kilómetros, desde Suárez (Cauca) hasta La Virginia (Risaralda).La terapia preventiva que le habían recetado los técnicos de CVC hace más de 30 años, no se aplicó debidamente. Cuarenta anillos de protección en ese tramo, que incluían diques y canales intersectores con sus drenajes, lo mismo que 71 estaciones de bombeo, no se completaron. Y el duro invierno golpeo al río inevitablemente. Más de 18.000 hectáreas de cultivos y ganadería fueron inundadas, 2.500 kilómetros de vías afectadas y 45.000 familias resultaron damnificadas. El impacto obligó a revisar el recetario para la recuperación del río que le da vida a la región. Para que la tragedia no se vuelva a repetir.María Clemencia Sandoval, coordinadora general del proyecto de recuperación del río Cauca, indicó que tras la experiencia de los últimos inviernos, la conclusión a la que se llegó es que es necesario hacer una evaluación de lo que ha sido el proyecto de regulación del río que está compuesto de Salvajina y las obras en la planicie para control de inundaciones. En ese sentido, se propuso una nueva iniciativa para el río, en el marco de un gran proyecto nacional para la ola invernal y fue aprobado.El proyecto consiste en revisar lo que se ha hecho antes a la luz de los nuevos elementos de biodiversidad, ecosistemas y desarrollo sostenible, conceptos que en el momento que se hizo el proyecto inicial de regulación del río Cauca no se manejaban.“Ahora, lo que queremos es que haya participación de los diferentes actores sociales en la construcción de ese modelo y tener las opciones que nos permiten hacer un manejo adecuado de las inundaciones”, dijo la funcionaria.El profesor Carlos Ramírez Callejas, de la Escuela de Ingeniería y Recursos Naturales y del Ambiente de la Universidad del Valle, está encargado de actualizar los estudios que él mismo lideró años atrás sobre el río Cauca.Aclaró que las inundaciones siempre van a existir porque la naturaleza tiene un comportamiento y ahora más con el cambio climático. “Lo que tenemos que hacer es prepararnos para que el impacto de esas inundaciones sea el mínimo posible”, dijo.Corriendo diquesEl ingeniero cree que como fruto del nuevo estudio habrá unas áreas que se tendrán que proteger con diques o jarillones, pero más alejados de la orilla del río para darle espacio. Por eso, no sería extraño que se proponga correr algunos diques para que en una creciente el cauce tenga donde moverse y el nivel de agua no suba tanto y haga menos daño. Otras soluciones serían almacenar en algunas áreas grandes volúmenes de agua del río mientras pasan las crecientes; eso se llaman lagunas de laminación y una de ellas podría estar en el corregimiento El Hormiguero, de Cali. También se propondría construir algunos embalses a lo largo del afluente para manejar las aguas a lo largo de su recorrido por el Valle. Óscar Libardo Campo, director de CVC, indicó que habría mecanismos de compensación para quienes cedan algunas áreas que puedan ser inundadas transitoriamente en la regulación.Campo agregó que se tratará de optimizar el comportamiento y aporte natural de los humedales y madreviejas que de una u otra manera contribuyen a esa regulación. Y se establecerán parámetros técnicos más claros y precisos que deben tener las obras de protección asociadas a drenajes y sistemas de bombeo en el proceso de adecuación de las tierras fértiles del Valle. Como sabe, a orillas del río Cauca se desarrolla una gran actividad agrícola y pecuaria, el 60 % de la cual corresponde a sembrados de caña de azúcar. Pero también hay distritos de riego con extensos sembrados de frutas y hortalizas. En últimas, la propuesta será conjugar muchos elementos que ayuden a identificar un modelo que permita hacer una gestión integral de inundaciones.“Estamos avanzando en el estudio y se van a tener unas soluciones de orden técnico y otras de gobernanza o gobernabilidad que definan niveles de responsabilidad social para ejecutar las soluciones, concluyó el director de CVC.Clemencia Sandoval indicó que en las primeras dos semanas de septiembre se trabajaron unos talleres con el sector azucarero para construir soluciones conjuntas, a fin de que entiendan que esto es una ganancia para todos. Eso se logra en la medida que se conozca cuál es la dinámica del río, cómo se mueve y que es necesario dejarle unos espacios para prevenir inundación de cultivos y pérdidas económicas.Aún no se sabe con exactitud cuáles son las obras a ejecutar ni cuánto pueden costar, pero se estima que podrían pasar de los dos billones de pesos. El proyecto tendrá un horizonte de 50 años y el estudio que se está haciendo se entregará hacia diciembre del 2014.En el mismo participan la Escuela de Ingeniería de Recursos Naturales y del Ambiente de la Universidad del Valle que está trabajando la modelación hidráulica e hidrológica. El instituto Cinara de la misma universidad que trabaja la información cartográfica básica. Y el departamento de biología de la Universidad Icesi está manejando las herramientas que tienen que ver con el paisaje del río y su entorno.La CVC hace la coordinación del estudio y aplicará sus conclusiones.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad