Así es Uramba-Bahía Málaga, la 'joya' del Pacífico colombiano

Diciembre 22, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Diana Isabella Sánchez B. | Reportera de El País

Familias enteras salen desde temprano a pescar o a recolectar piangua en los manglares. Mantienen vivas sus tradiciones y su ancestralidad.

Uramba es un término africano que significa “unión”, esa que han mantenido por tiempos ancestrales las comunidades negras que habitan en el municipio de Buenaventura, más exactamente en la cuenca de Bahía Málaga, pacífico colombiano. Esa unión que perdura y trasciende en medio de tradiciones alrededor del mar y que se materializó en el Parque Nacional Natural Uramba - Bahía Málaga. Declarado el 5 de agosto de 2010, este parque natural, que a su vez es un área marina protegida, responde a una solicitud de los consejos comunitarios de Juanchaco, Ladrilleros, La Plata, La Barra y Puerto España - Miramar para preservar la gran riqueza natural y cultural de estas 47.094 hectáreas (137.34 millas náuticas cuadradas). Toda la diversidad de la naturaleza converge en Bahía Málaga. En cada una de las más de 150 islas e islotes que la conforman, las playas arenosas que abraza el mar le dan la bienvenida a un sinfín de blancas conchas marinas que poco a poco se van perdiendo entre los manglares. En la parte más alta, las selvas húmedas se abren paso como un atractivo único y los acantilados imponentes se dibujan hacia el norte cobijados por el sol, señalando el camino hacia el Chocó.La vida en el PacíficoDe un bote de madera de aspecto rústico y desgastado por el mar, desciende una pareja en compañía de sus cinco hijos, entre 2 y 8 años. El hombre sonríe, fue un buen día recolectando piangua en el manglar; todos sus hijos, hasta la más pequeña, que reposa en sus brazos, ayudaron en esta tarea que no solo les brinda el sustento diario, sino que es una opción de vida, una forma de mantener vigente su identidad cultural. Las conchas se amontonan en el bote y él sonríe. Las islas no les pertenecen, son espacio público, pero ellos las han habitado desde siempre y por eso están aplicando a títulos colectivos que ratifiquen su derecho ancestral de permanecer en estas tierras que les han brindado todo y por las que ellos alzan la voz y ejecutan acciones concretas a fin de preservarlas.“En la resolución declaratoria del Parque Nacional Natural Uramba - Bahía Málaga se incluyeron las islas, aunque esto no debía ser. El parque es solo mar. Si se incluyen la islas, esto significa no poder beneficiarnos de los manglares o de la madera y eso nos afecta. No hemos tenido ningún inconveniente con Parques Naturales, pero estamos en el proceso legal de hacer la delimitación de Uramba como inicialmente estaba pensada”, explicó Santiago Valencia, representante legal de la sociedad Ecomanglar. Alexis Mosquera es miembro del Consejo Comunitario de La Barra. Parado frente al mar, asegura que vive tranquilo, que fue pescador toda su vida y que ahora se dedica a descansar, a disfrutar. El mayor problema que encuentra son las embarcaciones ‘Viento y marea’, que pasan días y noches en el mar pescando con redes de ojo pequeño, lo cual arrastra a peces que no han terminado de crecer. “Nosotros solo pescamos los que ya están grandes para preservar las especies. Tenemos zonas reservadas para la tala y así cuidamos nuestros recursos. Lo que queremos es eso, cuidar lo que nos queda porque cada vez es menos”, dijo Alevia Mosquera, hija de Alexis y experta de la comunidad de La Barra.Uramba significa unión, esa que hace que no haya individualidades en las comunidades sino que sean una sola con el mar que lame las playas arenosas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad