Asesinan a Miguel Ángel Prieto Rodríguez, exalcalde de San Pedro

Noviembre 06, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá
Asesinan a Miguel Ángel Prieto Rodríguez, exalcalde de San Pedro

Miguel Ángel Prieto Rodríguez, exalcalde de San Pedro, Valle.

El exalcalde fue asesinado en el barrio El Jardín de ese municipio del Valle. Secretario de Gobierno confirmó los hechos.

Las autoridades continúan con la investigación para determinar los móviles y responsables de la muerte violenta de Miguel Ángel Prieto Rodríguez, exalcalde del municipio de San Pedro, asesinado en la noche de este miércoles en esa población del centro del Valle del Cauca. Prieto Rodríguez, de 51 años, quien en dos ocasiones se desempeñó como mandatario municipal, fue sorprendido, al parecer por un pistolero que se desplazaba a pie a la altura de la carrera 6ª con calle 1ª del barrio El Jardín, precisamente frente al cementerio católico de esa localidad. De acuerdo con las vainillas halladas en la escena del crimen, al exalcalde le propinaron siete disparos, la mayoría en la cabeza, los que le produjeron la muerte de manera inmediata. El segundo período en que Miguel Ángel Prieto rigió los destinos del municipio de San Pedro, fue entre los años 2005 y 2007, tras unas elecciones atípicas, después de la destitución del alcalde de ese entonces, Célimo Bedoya. Prieto Rodríguez, era abogado, egresado de la Universidad Central del Valle del Cauca, Uceva. Se desempeñó como jefe de Control Interno del Hospital Tomás Uribe Uribe y como gerente de las Empresas Municipales de Tuluá, entre otros cargos públicos. Sobre el asesinato del exmandatario local, las autoridades aún no tienen pistas que les permita dar con los responsables, toda vez que Prieto Rodríguez nunca había manifestado tener amenazas en contra de su vida.El exalcalde Prieto fue destituido e inhabilitado por 10 años para ejercer cargos públicos en el 2011 por la Procuraduría General de la Nación.En ese entonces, el Ministerio Público señaló que el exfuncionario firmó una certificación falsa con un contratista a quien el municipio le adeudaba 92 millones de pesos por la provisión de unos materiales de construcción.Sin embargo, la Procuraduría Regional del Valle estableció que un contrato escrito donde se establecieran las obligaciones tanto del contratante como del contratista nunca existió.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad