Arenillo Pradera quiere ser trasladado

Septiembre 22, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Palmira

75 familias campesinas que habitan en el corregimiento piden ser reubicadas en una finca. Dicen que, por ser zona de alto riesgo, el Estado no invierte recursos allí.

Las 75 familias que residen en el corregimiento Arenillo Pradera pidieron ser reubicadas, debido a que desde hace más de 25 años habitan una zona de alto riesgo a la que no llega ninguna inversión del Estado.Más de 45 casas construidas artesanalmente y una caseta comunal que hace las veces de escuela para igual número de niños permanecen bajo una constante amenaza de avalancha, puesto que están localizadas a tan sólo 25 metros del río Aguaclara.Según Ricardo Sánchez, habitante de la localidad y representante de la Asociación de Campesinos Agropecuarios del Arenillo Pradera, los residentes en el sector piden ser trasladados a los terrenos de la finca La Galaica, ubicada a un kilómetro, donde 23 familias se instalaron hace siete años y subsisten con cultivos de banano, guineo, mora, tomate, lulo y trucha, entre otros.“El problema que tenemos es que esta finca es propiedad privada y las familias que viven allí son catalogadas como invasoras. El dueño del predio quiere venderlo, pero para eso necesitamos inversión del Gobierno”, manifestó.Yamileth Ceballos, miembro de la Junta de Acción Comunal del corregimiento, declaró que han recibido visitas de organismos como el Incoder, Acción Social, la Alcaldía de Pradera y la Gobernación del Valle, pero todos coinciden en que no se le pueden destinar recursos por haber sido declarado zona de alto riego por Ingeominas.“Nos han hecho promesas como arreglos de caminos y peritaje topográfico, pero no han cumplido nada”, precisó.Al respecto, Rafael Moreno, técnico de la Secretaría de Planeación de Pradera, advirtió que el predio de la finca Galaica será adquirido por la Administración Municipal y que se legalizará la reubicación de Arenillo Pradera.“Sabemos que es obligación del Estado reubicar a estos pobladores para evitar una tragedia y ya estamos haciendo las gestiones para adquirir los terrenos. Hay que tener paciencia, porque la inversión es muy grande y requiere de tiempo”, agregó.Pero mientras se concreta el traslado del pueblo, los habitantes del corregimiento siguen clamando por el arreglo de sus vías de acceso, inversión para la escuela y el acondicionamiento de los servicios de acueducto y alcantarillado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad