Andrea García, la 'María', de Jorge Isaacs, encarnada

Andrea García, la 'María', de Jorge Isaacs, encarnada

Octubre 29, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya l El País
Andrea García, la 'María', de Jorge Isaacs, encarnada

La bailarina caleña Andrea García prestará su cuerpo a la ‘María’ de Jorge Isaacs en la obra de Incolballet. Hoy, ambas estarán en El Paraíso.

Dice ser una ‘María’ por naturaleza, tal y como la retrató Jorge Isaacs en su libro: romántica, soñadora y detallista. La diferencia es que Andrea García, una caleña de 34 años, vive en pleno Siglo XXI, es bailarina y nunca se ha lanzado a los brazos de la muerte por un amor. A pesar de todo, esta noche ‘María’ tomará las formas de Andrea y juntas serán una sola mujer, pero no para cuidar el rosal como lo hacía la primera, sino para convertir en ballet aquella mágica historia de amor que aún arrebata suspiros en los tiempos modernos. Todo por cuenta del montaje de ballet ‘María’, a cargo de Incolballet, que por primera vez se presentará en el escenario donde surgió la novela: la Hacienda El Paraíso. Allí, el Valle celebrará 100 años de su creación como departamento.Andrea ha leído cuatro veces el texto de Isaacs, pero recuerda que desde los 14 años quedó flechada con la historia. “Me encantó porque es una novela muy romántica y yo soy una sonañadora, como María. La novela describe cada detalle y yo soy igual, me fijo mucho en los detalles”, dice. Pese a la pasión que le despertaba la historia, recuerda que la primera vez que se hizo el montaje de ‘María’, en los años 90, ella estaba recién egresada y tuvo que conformarse con ser “una de las que bailaban currulao en una escena menor. Mi papel era terciario, pero igual lo disfruté. Cuando ví la obra me gustó cómo lo hacía la bailarina de su momento, y siempre quise hacerlo. Hoy es un sueño que se cumple”. Físicamente, en lo único que se parecen las dos es en el cabello ensortijado, pero Andrea, como bailarina tiene cosas que agradecerle al personaje. “María me ha ayudado mucho en la suavidad, porque soy una bailarina con movimientos muy fuertes. Este personaje me ha ayudado a respirar más, a darle tiempo al movimiento, a sentirme, a seguir a mi compañero, porque yo soy muy mandona y ahora me ha tocado aprender a esperar”, confiesa. En el desarrollo del montaje ha sido vital la comunión con Julián Garay, bailarín egresado de Incolballet y actual solista del Ballet de Santo Domingo, quien interpreta a ‘Efraín’. “Gracias a ‘María’ nos reencontramos como bailarines, porque en el escenario nos complementamos y nos entendemos. La historia requiere trabajar la delicadeza, la suavidad y las miradas. Así no haya movimientos, hay miradas muy intensas en donde todo se debe decir”, explica Andrea. Y aclara que a pesar de la química que se proyecta en escena, Julián y ella sólo son buenos amigos y compañeros de baile. Nada más.Sin duda, las emociones surgirán a lo largo de la obra, pero para su protagonista uno de los momentos más complejos será cuando María se resigna a perder a Efraín, se deja llevar por su enfermedad y muere. “Ahí hay que entregarse totalmente a la obra, tienes que creerte realmente María. Es un momento donde uno como artista debe utilizar la memoria emotiva y recordar aquellas cosas que en un momento de la vida te hicieron daño, para poder sentir lo que siente el personaje en ese instante”. Andrea no habla de amores, a sus 34 años reconoce que “en la vida como en el amor hay de todo”, pero confiesa: “Nunca me he sentido morir de amor como ‘María’. Creo que en ese sentido uno debe ser más terrenal. Naturalmente duele, pero la vida sigue. Hay muchas cosas por conocer, por aprender y cada desilusión es un aprendizaje”. A pesar de su amplia experiencia en los escenarios de Colombia y el mundo, García reconoce que la presentación de hoy la llena de emoción “porque es la primera vez que se hace María en la Hacienda El Paraíso”, pero a la vez confiesa que hay ansiedad y nervios. Consciente de que hoy será la ‘María’ que baila en El Paraíso, y con esa interpretación su nombre ya podría quedar inscrito en la historia cultural del Valle, a Andrea sólo le interesa “llegar al corazón de cada vallecaucano y transmitir lo que escribió Jorge Isaacs”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad