Alertan por fallas en alimentación escolar en el Valle

Alertan por fallas en alimentación escolar en el Valle

Abril 21, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Alertan por fallas en alimentación escolar en el Valle

Tras la intoxicación de 118 estudiantes del colegio Sagrado Corazón de Jesús de El Cerrito, se realizó una inspección al restaurante escolar. La UES indicó que un pollo guisado generó el problema.

Restaurantes y equipos en mal estado y pan vencido encontró la Contraloría en auditoría exprés.

La intoxicación de 118 estudiantes en la institución educativa Sagrado Corazón de Jesús, de El Cerrito, el pasado 9 de marzo, prendió las alarmas sobre el programa de alimentación escolar (PAE) que beneficia a 125.914 niños en 34 municipios del Valle.

La Contraloría Departamental realizó una auditoría exprés sobre la ejecución del programa en 12 municipios y encontró 19 hallazgos administrativos, 7 disciplinarios y uno penal.

La principal falla, dice el contralor regional José Ignacio Arango, es la supervisión débil  que se hace a los dos contratistas. “A pesar de que los contratos superan los $7630 millones, se designó un solo supervisor para verificar su funcionamiento, lo que sería insuficiente, porque para ello se necesita un equipo especializado con nutricionista e  ingeniero de alimentos, por solo mencionar dos profesionales”, afirmó.

“Además, el programa necesita de visitas de control permanente, lo que una sola persona no podría hacer”, agregó Arango.

El programa de alimentación escolar fue contratado por la Gobernación, a través de convenios suscritos con la  Fundación Naturaleza y Vida (Fundanavi) y Prodesarrollo Comunitario Acción por Colombia. Inicialmente se suscribió por 49 días y luego fue prorrogado por 50 días más.

Pero además del alimento en mal estado que fue distribuido en el colegio público de El Cerrito (un dictamen de la Unidad Ejecutora de Saneamiento indicó que la intoxicación masiva se generó por la mala manipulación de un pollo guisado), en la cocina de una escuela de Bugalagrande se encontró  pan en mal estado. 

“No podemos asegurar que fuera a ser distribuido, pero el equipo sí lo vio y es un elemento que no debería estar en el restaurante escolar”, indicó Arango.

Además, la rectora de la institución Eleazar Libreros Salamanca informó sobre quejas presentadas por los profesores con respecto al mal estado del pan, leche y frutas que se distribuyeron a los niños el pasado 18 de febrero.  

El funcionario indicó que  la mayoría de las instituciones educativas visitadas no cuentan con los comités de alimentación escolar. “Es importante que esta instancia exista porque la veeduría del programa debe empezar por los rectores, los profesores, estudiantes y padres de familia. Es necesario que se fomente la participación ciudadana, el sentido de pertenencia y el control social”, dijo el Contralor regional.

El convenio con Fundanavi establece que debe hacer una donación de $89 millones en  aportes representados en adecuación de infraestructura de cocinas, comedores escolares, dotación de equipos de cocinas como estufas, licuadoras, neveras y menajes. Pero en el acta de entrega de los menajes, el contratista indicó que estos deben ser devueltos en buen estado, es decir, no se configura la donación de los elementos a las escuelas.

Pero además se encontró una nevera en malas condiciones de salubridad en la institución educativa Merceditas Forero de González en Florida y un congelador en malas condiciones en la escuela Miguel de Cervantes Saavedra en Guacarí.

Además, las visitas de campo  evidenciaron que  las instituciones vistas en Andalucía, El Cerrito, Ginebra, Guacarí y Bugalagrande no cuentan con restaurantes escolares, lo cual no permite que se preparen los alimentos en el sitio.

Sobre el tema, la gestora social de Participación Ciudadana del Departamento, Doris Noemí Pizarro, reconoció las debilidades en la supervisión de los contratos. “Cuando llegamos no existía el equipo PAE y estamos en el proceso de conformarlo con los profesionales indicados para atender este tema”.

La funcionaria indicó que la modalidad de contratación fue a través de convenios, “porque el tiempo no nos daba para una licitación. La alimentación escolar no quedó contratada y los estudiantes iniciaban año muy rápido y lo importante era garantizarles su ración”.

Agregó que antes de las recomendaciones de la Contraloría se tomaron correctivos, porque “la intoxicación de El Cerrito no puede volver a pasar”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad