Alerta por peligro de caracol africano en el puerto de Buenaventura

Alerta por peligro de caracol africano en el puerto de Buenaventura

Febrero 03, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Redacción Buenaventura

El biólogo Robert Tulio González Mina denunció la presencia y los efectos que puede tener en la salud humana y vegetal la proliferación del caracol africano Achatina fúlica en el puerto.

Un Caracol africano extendido en Buenaventura es nocivo para la salud humana y para la agricultura, según experto de la Universidad del Pacífico, UP.El biólogo Robert Tulio González Mina denunció la presencia y los efectos que puede tener en la salud humana y vegetal la proliferación del caracol africano Achatina fúlica en el puerto. Según González, quien actualmente se desempeña como director del programa de agronomía de la UP, “la presencia de este caracol debe ser un tema de salud pública, dado los efectos que puede tener en la salud humana y las amenazas que representa para las posibilidades de producción agrícola”.Teniendo en cuenta los avances de la investigación que han venido realizando expertos de la Universidad, liderados por el investigador y Magister en biología, se conoce que este caracol puede causar un impacto grave para el ecosistema.Por ello, la preocupación que el programa de agronomía tiene sobre el incremento poblacional de esta especie de caracol, y esta preocupación radica en el hecho de que una egresada de este programa académico, que acompañaba un proyecto productivo de hortalizas a nivel urbano, refería que el proyecto prácticamente se había echado al traste en la parte productiva porque apareció un caracol que invadió las áreas sembradas y que se habían comido las diversas plantas del ensayo hortícola.“Ante esta situación al realizar un muestreo se determinó que era la especie ya referida, y que era muy diferente de las especies colombianas, ya que este caracol encontrado parece pan asado, y tiene color claro y en la parte superior tiene una pigmentación como si hubieran sido dorados al horno. Además, al inducirlos para puesta de huevos se observó que un caracol que tenía aproximadamente 8 centímetros de longitud había puesto dos cucharadas de huevos, aproximadamente más de 100 huevos, y eso superaba ampliamente la cantidad que ponen los caracoles nativos”, indicó el investigador de la UP.Añadió el docente que este caracol es una especie procedente de África, y se le conoce como el caracol gigante africano por su tamaño porque puede llegar a pesar cada individuo 600 gramos y medir aproximadamente 30 centímetros de longitud. En cuanto a los métodos, estrategias y recomendaciones para controlar la proliferación de la especie en Buenaventura y poder evitar enfermedades en la salud humana y vegetal, el investigador señaló que el caracol por reproducirse tan fácil puede llegar a ser una amenaza en diversos aspectos para el sector agrícola, y esa es una de las primeras alarmas. Por esta razón los países no permiten que ese caracol, a pesar de que se puede comer, prolifere e invada sus territorios porque desplaza otras familias de caracol porque es una especie invasiva.Ante este hecho el experto le recomendó a las comunidades de Buenaventura que si lo consumen deben cocinar la carne para que los parásitos mueran, aunque es poco consumido pues la gente prefiere el caracol marino.Asimismo, el investigador les sugirió a las familias que no dejen que los niños jueguen con estos caracoles como está sucediendo actualmente porque el caracol cuando se alimenta con plantas enfermas toma patógenos de las enfermedades o esporas que empiezan a regar enfermedades.El biólogo también advirtió que los caracoles terrestres y acuáticos son portadores de parásitos que puede llegar al intestino del niño por vía oral, y posteriormente llegar al cerebro, y producir lesiones que pueden desencadenar en meningitis.Al final, el experto hizo explícita la necesidad de que se emprendan estudios con tal determinar en qué áreas de Buenaventura se encuentra la población del caracol y evitar que se siga expandiendo hacia el interior de Colombia. Y eso debe ser una preocupación jurisdiccional de la CVC y del ICA, que es la encargada de velar por la salubridad vegetal aquí en Colombia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad