Alerta por deterioro de edificio de la Alcaldía en Palmira

Octubre 04, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Miguel Londoño-Corresponsal de Palmira

Varias ventanas y pedazos de pared caídos pusieron en evidencia el peligro de transitar por el andén de la Alcaldía de Palmira. En agosto pasado un hombre resultó gravemente herido al caerle una ventana en su rostro.

La caída, este lunes, de un nuevo objeto desde la parte alta del edificio de la Alcaldía de Palmira puso en evidencia el peligro que representa transitar por este sector del centro de la ciudad.Al desprendimiento de las ventanas del Centro Administrativo Municipal, Camp, una de las cuales dejó una persona herida de gravedad, se sumó la caída de un bloque de cemento que por poco causa una tragedia.“Íbamos pasando justo por el frente de las gradas cuando de las alturas cayó un pedazo de pared”, narró Ligia Álvarez, una de las transeúntes que se libró de ser alcanzada por las partes de repello que cayeron a pocos metros de la calle 30 con carrera 29, sobre el anden del Camp.El bloque de una dimensión de 70 por 20 centímetros aproximadamente, quedó esparcido en pedazos, uno de los cuales tenía un peso superior a un kilo, según denunciaron los peatones. “Eso habría podido matar a una persona”, señaló Carlos Hurtado, otro de los testigos del hecho.Y es que el de este lunes no es el primer caso de este tipo que se presenta en las instalaciones de la Alcaldía de Palmira. Como se recordará, el pasado 27 de agosto un hombre identificado como Jorge Barbosa estuvo a punto de morir cuando desde el noveno piso le cayó a las 10:50 a.m. una pesada ventana que le desfiguró gran parte de su rostro. El accidente se presentó a unos quince metros del ocurrido este jueves y a pocos pasos de las gradas de ingreso al edificio.Las denuncias hechas por la comunidad muestran igualmente que los accidentes generados por objetos que caen inexplicablemente de la parte alta del Camp no son novedad en la ciudad.Según Gladis Murillo Mejía, el 6 de diciembre de 2007 una ventana que cayó desde el séptimo piso de la Alcaldía destruyó la parte trasera de su automóvil Chevrolet Opta, de placas CEU-412. “Afortunadamente acababa de dejar a mi mamá, pues de lo contrario la habría matado porque el impacto dañó por completo el parabrisas y el descansa cabeza del asiento trasero”, contó la señora, al advertir que su integridad también corrió peligro porque ni siguiera había apagado el vehículo cuando cayó la pesada estructura.La misma ciudadana reveló que días antes otra ventana había caído hacia lado de la Curía sin causar ningún daño. “Habrá que esperar que haya un muerto para que se tomen medidas de prevención”, advirtió la señora Murillo.Tras resaltar que en esta oportunidad nadie resultó perjudicado, la titular de la Oficina de Desarrollo Institucional de la Alcaldía, Liliana Jiménez, dijo que la caída del bloque de cemento seguramente se dio por la humedad producida por los aguaceros de los últimos días. Asimismo, señaló que el desprendimiento fue solo de repello que no reviste mayor peligro y que para prevenir la caída de un nuevo pedazo de pared se designo un grupo de obreros para que realice la revisión de la estructura.En cuanto a los casos de las ventanas, coincidió en afirmar que es algo “inexplicable”. Sin embargo, aseguró que se está adelantando una contratación para realizar la inspección la totalidad de ventanas del Camp.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad