Alerta naranja en vía a Buenaventura como consecuencia del fuerte invierno

Marzo 06, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Alerta naranja en vía a Buenaventura como consecuencia del fuerte invierno

Alerta. Pobladores de municipios como Obando están preocupados porque siguen inundados y el invierno aún no ha empezado con fuerza.

La medida fue tomada por el Ideam. Esta semana se esperan lluvias de mayor intensidad a las registradas a finales de febrero.

Los constantes deslizamientos que se registran en la vía a Buenaventura a causa de las lluvias que ya se presentan en la región fueron el motivo para que el Ideam decretara la alerta naranja en este sector.De acuerdo con Daniel Useche, coordinador de Pronósticos del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, “hay que poner especial cuidado en la carretera Buga-Buenaventura, debido a que es una zona inestable que presenta derrumbes cuando las lluvias son constantes”.Según el funcionario, esta semana se esperan lluvias de mayor intensidad a las registradas a finales de febrero.Hárold González, coordinador del área de Hidroclimatología de la CVC, indicó que marzo es un mes de transición. “Por ello se presentarán lluvias a lo largo del mes, pero el invierno fuerte vendrá en abril, que de acuerdo a los promedios históricos es el segundo mes más lluvioso en el año”, explicó el funcionario.Según los registros, de 30 días que tiene abril, 20 son de lluvias. Frente al caudal de los ríos, estos también están dentro de los promedios de la región. El Cauca, a la altura de Juanchito, está a 3,20 metros de su cota de desbordamiento. Sin embargo, la CVC recomendó mantener la alerta en las zonas ribereñas de los ríos Guadalajara, Tuluá, Guabas, Frayle, Bolo y Palmira. “Estos son ríos de creciente súbita, así que es importante mantener el monitoreo para evitar emergencias”, indicó González.Vendaval en TrujilloMás de cien familias resultaron afectadas por un fuerte vendaval, acompañado de granizada, registrado el domingo en la tarde en los corregimientos de Venecia y Andinápolis, en jurisdicción del municipio de Trujillo.El fuerte aguacero derribó algunos árboles en el sector y destruyó plantaciones de lulo, café y banano.Según el comandante del Segundo Distrito de la Policía, teniente coronel Javier Humberto Vargas Palacios, en el corregimiento de Andinápolis, localizado a una hora de camino del casco urbano de esta población, sesenta viviendas perdieron sus techos mientras que en Venecia los damnificados superan las cuarenta familias.“Estas personas, además de los daños que sufrieron en sus casas, perdieron colchones y enseres”, indicó el oficial, quien evalúa un informe que le presentaron los comandantes de las subestaciones de Policía de esos corregimientos.El Comité Local para la Prevención y Atención de Desastres Clopad de ese municipio se desplazó a la zona a levantar un censo de los damnificados y coordinar las ayudas.Asimismo, la Administración local cuantificará las pérdidas que sufrieron los campesinos por la granizada que destruyó cafetales y cultivos de plátano, yuca y alimentos de pan coger.En Cali, los bomberos rescataron a una mujer identificada como Martha Torres, quien se encontraba dentro del río Cauca, a su paso por el barrio Petecuy. La mujer fue trasladada a un centro asistencial.Inversiones Con recursos provenientes del Fondo Nacional de Calamidades, la CVC recupera la capacidad hidráulica de los ríos Bolo, Frayle, Palmira, Guabas, Toro, Zanjón Tortugas en Candelaria, Canal Obando, Zanjón Lavapatas y Mojahuevos en Cartago. Las inversiones, según la Corporación, están por el orden de $15.700 millones.En Cali, el Dagma está ejecutando el mantenimiento y limpieza de los cauces de los ríos Cali, Aguacatal, Cañaveralejo y Lili, para mitigar riesgo de desbordamiento e inundación.Los tramos a ser intervenidos en el cauce del río Cali están ubicados entre la Calle 8 y la Calle 44, al norte de la ciudad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad