Alcalá fomenta el turismo ecológico

Junio 27, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Marjorie Galezo | Redacción de El País
Alcalá fomenta el turismo ecológico

La naturaleza en su más pura expresión se refleja en un paraje nativo de Alcalá, al norte del Valle, donde confluyen tres quebradas que caen al río La Vieja.

En un punto que se ubica entre las veredas La Estrella y El Higuerón, en jurisdicción del municipio de Alcalá y a más o menos 2 horas de camino a pie, se encuentra un complejo de quebradas rodeadas por el río La Vieja.

En un punto que se ubica entre las veredas La Estrella y El Higuerón, en jurisdicción del municipio de Alcalá y a más o menos 2 horas de camino a pie, se encuentra un complejo de quebradas rodeadas por el río La Vieja, que constituye uno de los atractivos turísticos menos conocidos, pero más en el norte del Valle del Cauca.Se trata de un lugar inexplorado, donde se ubican tres quebradas con caídas superiores a los 35 metros, conocidas con los nombres de El Mico, Las Brujas y La Andrea. Y ésta última es la más imponente de las tres con una caída de 58 metros de altura.De acuerdo con Diego Felipe Castaño, director de Cultura y Turismo de Alcalá, se trata de un sector de difícil acceso, donde no se han marcado muchos caminos para el ingreso de los turistas, debido a que se trata de terrenos privados que no han sido adecuados para la atención de visitantes.“En el momento, sólo existe un camino señalizado que conduce hasta la quebrada Las Brujas, pero para llegar hasta las otras dos es necesario acompañarse de un guía o tener conocimiento del lugar. Lo más atractivo de la zona es la evidencia de la poca intervención que el hombre ha tenido allí”, agregó.Entre las pocas actividades que se desarrollan alrededor de estas caídas de agua está la llegada de los grupos de balsaje que parten desde Quimbaya, Quindío, por todo el cauce y hasta la desembocadura del río La Vieja, que está muy cerca de allí.En este punto se están ofreciendo recorridos a caballo con un guía especializado por parejes nativos y de belleza exuberante.Hasta hace más o menos 20 años y gracias a su buen caudal, la quebrada La Andrea prestó sus servicios como generador de energía para el municipio de Alcalá. Con la instalación de otros sistemas para la prestación de este servicio, dejó de ser la impulsora del dínamo que hacía funcionar la planta eléctrica local. Ahora le da más ‘energía’ al ecoturismo de esta zona agreste. Los jóvenes de la región, que son quienes mejor conocen este terreno que hace parte de la finca La Elena, dicen que las trochas se comenzaron a abrir en el año de 1991, cuando la zona comenzó a llamar la atención de los vecinos de la región. Hoy sirven de caminos para el turismo de aventura.Proyectos a futuroInteresados por el potencial turístico de este destino, un grupo de personas está trabajando en la organización de programas para recorridos ecológicos, con los que se busca explorar la zona sin alterar la riqueza natural existente.Al respecto Diego Felipe Castaño, explicó que en un corto plazo se comenzarán a ofrecer programas de aventura como ‘torrentismo’, que es bajarse en rapel por el torrente del río hasta llegar a las cascadas , así como el canotaje a lo largo del río La Vieja hasta llegar al puente en cercanías a Cartago.También se ha proyectado hacer espeleología, es decir, explorar las cuevas de manera dirigida, una actividad que llama mucho la atención a quienes prefieren el turismo ecológico.Aunque se trata de una región poco visitada, no existen problemas de inseguridad ni por delincuencia común o grupos organizados al margen de la ley, aseguraron las autoridades. Por eso este nuevo destino ecológico, muy pronto estará al alcance de quienes prefieren la naturaleza, la aventura y el aire puro.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad