Alarma en Palmira por asesinato de mujeres

Alarma en Palmira por asesinato de mujeres

Noviembre 02, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Palmira Hoy

Hasta el jueves pasado ocho ciudadanas habían sido asesinadas. Esto representa un incremento de más del 50% de los homicidios con respecto a los primeros nueve meses del año, donde se conocieron catorce casos.

Ocho mujeres habían sido asesinadas brutalmente hasta el jueves pasado en esta ciudad. La racha de homicidios que se inició la primera semana de este mes, tiene consternados a los palmiranos y supera en más del 50% las casos registrados hasta septiembre de este año, cuando se presentaron catorce crímenes.Entre las víctimas está una profesional de odontología, una madre asesinada a machetazos por su propio hijo, una menor de edad, trabajadoras y amas de casa.Una de ellas, además, era, al parecer, oriunda del municipio de Buga.Así mismo, se conoció que cinco de los ocho homicidios registrados fueron cometidos con arma blanca, aunque una de las occisas también presentaba orificios de bala.Las primeras hipótesis apuntan a que los móviles de los crímenes estarían relacionados con asuntos pasionales y violencia intrafamiliar, aunque no se descartan venganzas personales.Para el sociólogo y coordinador del Observatorio de Seguridad y Convivencia Ciudadana de Palmira, Andrés Betancourt, aunque no se pueden hacer juicios de valor, en la mayoría de los crímenes donde la víctima es mujer estarían presentes conflictos pasionales.El investigador señaló que en las denuncias hechas el año pasado por violencia intrafamiliar, el 83% de las mismas fueron realizadas por mujeres.“En este tipo de violencia, la mujer participa como víctima y victimaria pues ella también ataca a su agresor”, explicó Betancourt.Agregó que el 23% de los casos de lesiones personales -sin discriminar hombres o mujeres- ocurre al interior de las viviendas y el 53% en la vía pública.El incremento de asesinatos de mujeres en esta localidad refleja, adicionalmente, el grado de intolerancia que se está manejando al interior de las relaciones entre hombres y mujeres.Cronología mortalLa ola de crímenes contra las mujeres se inició el pasado 8 de octubre cuando en la Urbanización el Bosque, al oriente de la ciudad, la odontóloga Natalia López Ayala, de 31 años, madre de dos niñas, fue asesinada de varios disparos cuando salía de su casa.Tres días más tarde, el 11 de octubre, la muerte de una mujer de 59 años, en el barrio Las Palmeras, también al oriente de la ciudad, a manos de su propio hijo que la asesinó de múltiples machetazos, conmocionó a toda la ciudad. Doña María Doris Riascos Riascos, no pudo ser salvada por la policía que debió dar de baja al agresor, pero ya era demasiado tarde. Diez horas más tarde, en Brisas del Norte, al sur de la ciudad, otro caso de violencia volvió a estremecer a los palmiranos.Un patrullero de la policía mató de varios impactos a su ex compañera sentimental, Leima Julieta Rodríguez, de 25 años, de la que se había separado en el mes de marzo.Posteriormente, el 14 de octubre, en el callejón La Guajira, corregimiento de Tienda Nueva, Ruth Ayala Cabrera, de 16 años fue asesinada por otra menor por celos. El día 20, Linda Johana Ramos Cortés, de 24 años, se convirtió en la nueva víctima. Su cuerpo con varias heridas de arma blanca apareció en un antejardín del barrio Las Acacias.Entre tanto, el sábado pasado, un ama de casa, madre de dos niños, fue baleada cuando iba a estudiar al corregimiento Boyacá. La mujer respondía al nombre de Jovanna Silva, de 31 años.Adicionalmente, el miércoles en la noche, Johana Patricia López Ramírez de 20 años, que vendía boletas, fue asesinada por sicarios en el sector de Las Delicias. Mariela Amaya Grisales, una mujer de 40 años, al parecer de Buga, se convertiría hasta el cierre de esta edición en la octava víctima de esta jornada sangrienta. Su cuerpo con heridas de bala y de arma blanca fue hallado, en la mañana del jueves, en el corregimiento Boyacá.Hasta la fecha, estos crímenes continúan en la impunidad. Las autoridades locales sostienen que se adelantan las respectivas investigaciones, pero el temor de los familiares de estas mujeres es que los culpables nunca sean capturados y juzgados.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad