Al Anon, apoyo para 'llevar' el alcoholismo'

Febrero 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:

Una mano amiga para ‘llevar’ el alcoholismo.Al Anon es el grupo de apoyo para familiares de aquellos que han caído presas de esta enfermedad. Esposas, hermanos e hijos se reúnen en torno a lecturas y reflexiones para limpiar el alma.

“Viví 18 años con el alcoholismo de mi esposo. Cuando se perdía cuatro días o me ofendía, yo lloraba y me desesperaba; quería cambiarlo, pero no podía. Yo pensaba ‘fracasé’. Ya no podía respirar y decidí a hacer algo por mí. Me hablaron de Al Anon y cuando escuché a las madres contar cómo se superaron luego de ver a sus hijos suicidarse en una borrachera, entendí que ese grupo me podía ayudar también a mí”.Historias como la de esta cartagüeña pululan en la Villa de Robledo, donde hay personas que tienen problemas con el alcohol que le ocasionan dolores de cabeza a sus familiares.Es por esto que desde hace poco reabrió sus puertas en la ciudad Al Anon, un grupo que ayuda a esposos, hijos, madres, padres, hermanos y hermanas de alcohólicos a convivir mejor con éstos y a liberarse del dolor que esta adicción genera en toda la familia.“Lo que hacemos en las reuniones es leer y meditar sobre literatura para superar nuestros dramas y hablar y escuchar las experiencias de vida de cada integrante. Tratamos de crecer personalmente para ayudar mejor al enfermo de alcoholismo”, señaló la vocera del grupo.Añadió que “descubrimos nuestra espiritualidad, que es distinto a ser religioso, pues lidiar con un alcohólico va más allá de nuestras fuerzas; vuelve irascibles y resentidos a los que estamos cerca”.El colectivo se reúne en una casa localizada en la Carrera 5 con calles 15 y 16 todos los martes, a las 7:00 de la noche, y los sábados, a las 5:00 de la tarde, para hablar y practicar doce pasos parecidos a los que guían a los miembros de Alcohólicos Anónimos y otros doce hábitos. Aprenden, por ejemplo, a vivir mejor el presente, a no intentar controlar o cambiar la vida de los otros y a respetar las verdades de las personas. “Duré 17 años con mi esposo alcohólico, lo dejé y mi hijo de 15 años se alcoholizó. Por años hice de todo para cambiarlo: busqué sicólogos y curas; vivía en un infierno. Finalmente di con Al Anon y por primera vez en mi vida me sentí bien y pude soltar este horrible taco de mi garganta”, narró otra integrante del grupo.También afirmó que “fue impactante entender el principio de ‘viva y deje vivir’; comprendí mejor a mi hijo y me liberé del ansia de querer controlar al otro. Respetar las ideas y estilo de otros me brindó mucha paz, mucha libertad”.Y es que Al Anon es una especie de terapia sicoespiritual gratuita, donde los asistentes se vuelven como una familia que se enseña mutuamente y se rescata cuando alguno de ellos cae en la depresión.El inicioEn 1951, Lois W. y Ann B. fundaron Al Anon. Las esposas de los alcohólicos comenzaron a utilizar los mismos principios de A.A. y sus relaciones familiares mejoraron.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad