Adriana Abadía, la profesora que lucha por los estudiantes de la zona rural de El Dovio

Adriana Abadía, la profesora que lucha por los estudiantes de la zona rural de El Dovio

Febrero 21, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Mónica Andrea Arias | Reportera de El País Cartago
Adriana Abadía, la profesora que lucha por los estudiantes de la zona rural de El Dovio

Adriana Eufemia Abadía profesora reconocida con el premio Compartir al maestro.

Conozca el trabajo de Adriana Abadía, la docente de la zona rural de El Dovio galardonada por el Premio Compartir al Maestro.

Hace 24 años, Adriana Eufemia Abadía, una profesora que recién empezaba en el oficio, nacida en la vereda Santa Rita, en Roldanillo, se sentaba en las cocinas de las fincas de la vereda La Hondura en el Cañón del Garrapatas, a soñar al lado de las madres campesinas con un colegio para que los jóvenes pudieran estudiar el bachillerato.En noviembre de 1997 ese sueño se hizo realidad, no sin antes pasar grandes obstáculos, romper paradigmas machistas, combatir la violencia y emprender una lucha comunitaria que aún continúa, pero desde la institución educativa Acerg, que tiene como núcleo el colegio técnico Juan Salvador Gaviota y sus 28 escuelas dispersas por todo el cañón, a muchas de las cuales solo se accede a lomo de mula y con permiso de todos los actores que allí confluyen, confiesa la docente.Con el apoyo de un grupo de maestros, Adriana Eufemia inició en 1996 este Proyecto Educativo Regional que reunió a todas las sedes y que consistió en poner en escena varias organizaciones para avanzar en calidad, cobertura, gestión de recursos y oportunidades para toda la comunidad educativa. Inicialmente los docentes eran pagados con el producido de una hectárea de granadilla que cultivaban las madres y la docente.Así, nació la Institución Educativa Acerg que cuenta hoy con una ONG que se llama igual, con un albergue propio para la atención integral de 70 niños, niñas y jóvenes de todas las veredas, una tienda urbana en la que se distribuyen los productos de la granja del colegio Técnico Agropecuario Juan Salvador Gaviota y con una asociación de productores campesinos integrada por padres de familia y egresados de la Institución.“El modelo consiste en poner en funcionamiento al tiempo todas estas organizaciones y mediante total sinergia lograr avances significativos en el desarrollo rural desde las escuelas. Aun en medio de las más grandes dificultades, trabajamos en equipo y bajo principios de solidaridad y amor al campo gestionamos los recursos”, señala Adriana Eufemia, quien acaba de ganar el premio Compartir al Rector, por soñar, por creer y por darle a la comunidad rural de El Dovio una oportunidad de vida.Y es que esta licenciada en literatura de la Univalle y Psicóloga de la Unad, sabe que con educación puede arrancarle niños y jóvenes a la violencia, por eso dice sentirse orgullosa de que muchos de esos jóvenes campesinos son hoy administradores de empresas, médicos veterinarios, normalistas superiores, zootecnistas, “pero ante todo, todos son personas honestas comprometidas con el trabajo”, destaca.Por eso este trabajo es hoy un modelo de educación rural que le implicó a esta maestra luchar contra un muy bajo nivel educativo, la inexistencia de colegios en el cañón del rio Garrapatas, un marcado machismo, violencia sexual hacia las mujeres y la creencia de muchos hombres que decían que las mujeres para casarse no necesitaban estudio.“Así logramos consolidar la primera meta soñada del Plan Educativo Institucional PEI, que era crear un albergue internado para los niños de las veredas más apartadas y lo conseguimos, desde hace ya 16 años opera como un aliado fundamental de la propuesta rural El Hogar Juvenil Campesino La Hondura que atiende hasta 70 menores de toda la región”, destacó Adriana.Pero al tiempo, docentes, estudiantes y padres lograron desarrollar un Proyecto Ambiental Escolar que propende por el cuidado de la biodiversidad de la Serranía de los Paraguas, que apoya el desarrollo sostenible de las fincas de la región mediante la conformación de las Reservas Naturales de la Sociedad Civil, “lo que convierte a la Institución Acerg en toda una autoridad ambiental por su trabajo”.Por todo esto es que la Fundación Compartir destacó que esta es una propuesta consolidada, pues garantiza la autosostenibilidad de la institución educativa gracias a la creación de una Ong liderada por ex alumnos que se nutre de proyectos ambientales presentados por la comunidad educativa de dicha institución.Entre tanto, para el gobernador del Valle del Cauca Ubeimar Delgado Blandón, el reconocimiento a Adriana Eufemia es una valoración que se hace a la labor de los educadores incentivándolos y contribuyendo al mejoramiento de la calidad de vida en el Departamento a partir de una mejor educación, siendo estos maestros y rectores quienes se convierten en la herramienta fundamental para la formación de nuevos ciudadanos.“El liderazgo de la rectora Adriana Eufemia Abadía Valencia ha sido fundamental para garantizar la asistencia y permanencia de los niños y jóvenes en una institución educativa digna, situación compleja dado que su ubicación se encuentra dentro de un contexto difícil”.Por el momento, Adriana Eufemia celebra este nuevo reconocimiento, pues ya en el año 2000 fue postulada por el Valle del Cauca como la mujer Cafam y en el 2007  recibió el premio  Mujeres de Éxito en la categoría Educativa, no obstante, lamenta que no existan políticas públicas que favorezcan realmente la educación rural y la educación de los niños en situación de vulnerabilidad, “no hay inversión en el campo, a  la infraestructura de las escuelas  rurales hace 50  años no se les aporta nada, todo  para el campo llega tarde, hasta los maestros para la atención de los niños, se invierte muy poco en el campo, quizás porque el campo produce pocos votos, y si el campesino sigue emigrando a la ciudad, tendremos cada día un campo desolado y ¿ entonces quien va a producir los alimentos?” concluyó la docente.Sobre la ONG AcergFue creada en el año 2000 para gestionar recursos para desarrollar el Plan Ambiental de la institución. Los proyectos han sido elaborados por la rectora en compañía de algunos egresados.La Corporación Autónoma del Valle del Cauca, CVC, El Instituto de Investigaciones Biológicas Von Humboldt, el fondo para la Acción Ambiental Colombia son entre otras, las entidades que han aportado recursos, pero especialmente presentan proyectos a diversas convocatorias. La fortaleza de la ONG, señala la rectora, es que permite generar empleo para los egresados, algunos ya tecnólogos en gestión ambiental y otros profesionales. La ONG ha aportado soluciones al cuidado ambiental de El Dovio Rural.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad