Primer robot con "conciencia y vida" propias es español y se llama AISoy 1

Primer robot con "conciencia y vida" propias es español y se llama AISoy 1

Julio 28, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Efe
Primer robot con

Diego García, responsable de ingeniería y desarrollo de producto de la empresa española AISoy muestra a AISoy 1, el primer robot social destinado al gran público con "conciencia" y "vida" propias.

El androide ha sido concebido para entretener y hacer compañía al usuario, pero su principal objetivo es "vivir", como el de cualquier ser que "percibe, se emociona y toma decisiones". Tiene una altura de 25 centímetros, un peso de 1,5 kilos y un aspecto inclasificable.

El AISoy 1, el primer robot social destinado al gran público con "conciencia" y "vida" propias, es español y se pondrá a la venta en agosto para divertir, aprender y convivir con los seres humanos que lo adquieran.Es el primer androide social desarrollado por una empresa española, AISoy Robotics, que por primera vez saca a su criatura del laboratorio para presentarla oficialmente en la Campus Party, la magna feria de internet y software dedicado al ocio que se celebra esta semana en Valencia, este de España."Casi parece ciencia-ficción, pero es realidad", asegura a Efe Diego García, uno de los padres de este robot y responsable de ingeniería y desarrollo de producto de la empresa española.El AISoy 1 ha sido concebido para entretener y hacer compañía al usuario, pero su principal objetivo es "vivir", como el de cualquier ser que "percibe, se emociona y toma decisiones".Con una altura de 25 centímetros, un peso de 1,5 kilos y un aspecto inclasificable, este robot "es casi un ser vivo: tiene la misma actividad, tiene autonomía y conciencia de sí mismo".AISoy 1 tiene también una serie de necesidades "básicas, como la alimentación y la seguridad, y otras más avanzadas, como el amor, el reconocimiento, la libertad y, sobre todo, divertirse y pasarlo bien".A partir de esos objetivos, y en función de su propia escala de valores, el robot social actuará "de forma autónoma" y siguiendo unas reglas básicas para convivir con los humanos que no están preestablecidas.A diferencia de los robots conocidos hasta ahora, no incorpora "ni un conjunto de acciones delimitado ni respuestas programadas: es dinámico, tiene vida propia y a veces es impredecible", apunta su diseñador.Es capaz de aprender a partir de la experiencia y de modificar a continuación "sus comportamientos, sus propios valores y las acciones que puede llevar a cabo en determinados momentos", añade apenas unas horas antes de la presentación oficial ante los cientos de "campuseros" (participantes en la Campus Party) y periodistas que aguardan su debut."Si tomas a dos AISoy 1 y los dejas en dos familias diferentes, dentro de dos meses serán totalmente diferentes porque habrá tenido una experiencia distinta", precisa GarcÍa.Tiene cara, corazón y se mueve como los humanos, pero no parece uno de nosotros: su aspecto refleja su propia personalidad, hasta el punto de que él mismo "dijo cómo querÍa ser" a sus creadores.Cualquier familia podrá comprar a partir del próximo mes el robot español, que se encuentra ya en sus últimas fases de producción, y se comercializará a través de la página web de AISoy 1.Aunque no han querido avanzar el precio del robot doméstico, sí que aseguran que será "más barato" que los prototipos alternativos que, en su opinión, no son más que meros "acercamientos" al AISoy 1 pero no se pueden adquirir por menos de 400 euros.Con este robot, "muy complejo para lo que va a costar finalmente" , sus creadores han alcanzado el reto de "crear algo con vida, que no existía antes", subraya García.La idea se ha hecho realidad tres años después y, en un mes, el primer robot social destinado al gran público que presenta y desarrolla íntegramente una empresa española empezará a vivir entre nosotros.Sus creadores creen que este es sólo el primer acercamiento a un futuro en el que los robots podrán tener derechos y obligaciones propios que delimiten "las reglas del juego" entre humanos y androides.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad