Diez consejos para no ser blanco fácil en las redes sociales

Diez consejos para no ser blanco fácil en las redes sociales

Julio 12, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Diez consejos para no ser blanco fácil en las redes sociales

Las redes sociales son el nuevo gran escenario de socialización. Aprenda a no espantar a sus amigos, ni a los cazadores de talentos.

Tras la muerte del torero español Victor Barrio en plena corrida este fin de semana, se ha desatado un encuentro de opiniones en redes sociales, liderado principalmente por algunos antitaurinos que han “celebrado” la muerte del diestro. 

Uno de los mensajes que se ha hecho viral es el  de un profesor español que, tras el fatal desenlace, no dudó en callar su opinión tras lo sucedido. 

Vicent Belenguer Santos afirmó que se alegraba “mucho” del fallecimiento del joven de 29 años y a su vez lamentaba que de esa misma cornada “no hayan muerto” sus padres y familiares. El mensaje, cargado de palabras soeces acaba con una congratulación: “Hoy es un día alegre para la humanidad. Bailaremos sobre tu tumba”. 

Las reacciones no se han hecho esperar. A través de la plataforma change.org se ha lanzado una campaña para reprobar dicho mensaje y solicitar que en España se retire de la docencia a  Belenguer. Más de 11.000 personas han apoyado esta solicitud.

Lea también: 10 errores clásicos en redes sociales: manual para no ser víctima de sus publicaciones

Raquel Sanz, esposa del torero se convirtió en el blanco de algunos usuarios en las redes, ha   sufrido de  acoso vía  Twitter, donde no solo se insulta a Barrio sino que se asegura que “recibió lo que merecía”.

Como este, a diario son millones los mensajes que se envían a través de redes sociales con el fin de ‘burlarse’ o expresar una  opinión frente algún tema, sin detenerse a analizar el efecto que el comentario pueda ocasionar no solo en la vida del destinatario sino del emisor. 

¿Cuántos  han creado o compartido un ‘meme’ que se alegre de la desgracia ajena? 

En época de postconflicto vale la pena hacer un alto en el camino y pensar qué tan agresivo puede llegar a ser en sus perfiles sociales sobre temas susceptibles porque, recuerde, todo usario es un blanco fácil.

No agreda a sus contactos

 Nada peor que ser contacto de alguien que se la pasa peleando: “Si no les gusta lo que publico no me sigan más”. 

“Yo hago con mi facebook lo que me da la gana”. “Si usted quiere entregarle el país a la guerrilla no tiene cerebro” o, por el contrario, “si usted no cree en la paz ojalá tenga que sufrir la violencia en carne propia”. Este tipo de conductas no son solo captadas por aquellos a quienes usted agrede en específico, sino que lo perciben todos sus demás contactos, que querrán huirle.   

Es normal sentir un poco de celos cuando alguno de sus contactos publica cada dos horas una foto en la playa con un coctel en cada mano. Sin embargo, en lugar de  enviar mensajes de envidia que intenten demoler al otro, ejercite la tolerancia. Si a alguien le hace feliz su mascota, si otro se siente feliz por sus hijos, si uno está enamorado y quiere contarlo a los cuatro vientos, es libre de publicarlo así usted sea el ‘Grinch’ de Facebook.  

No Etiquete fotos sin autorización 

 No todo el mundo está  en paz con su pasado, con su peso, con su papada o  con su edad. No a  todas las personas les gusta cómo salen en las fotos y tampoco quieren dejar evidencia sobre todo lo que han hecho y dónde han estado. Así que, si toma una foto en grupo o si encuentra una foto donde su amigo luce como su peor versión de sí mismo, tenga la prudencia y la gentileza de no  etiquetarla sin autorización.

Es muy común organizar grupos con el fin de invitar a sus contactos a que se unan a alguna campaña política o a una cadena de oración. Recibir notificaciones de desconocidos puede resultar muy molesto para muchos y además hace que la batería del celular se descargue mucho más rápido. La hora del envío también importa, sobre todo cuando sus contactos no tienen habilitado el silencio de los grupos. No al proselitismo en todas sus formas.

 Exprese su desacuerdo sin agredir a la persona 

¿Cuántas veces no ha estado de acuerdo con alguna publicación de sus amigos? Seguramente muchas. ¿Cuántas veces le ha molestado algún comentario de alguno de sus amigos en sus fotos? Otras tantas, sobre todo porque es público.  Un estudio publicado en  la revista 'Developmental Psychology' sobre el acoso ‘online’,  revela que las redes sociales son una de las principales herramientas del ‘matoneo’ que va mucho más allá de la época escolar.

De videos de asesinatos, robos y violencia verbal, hasta imágenes de animales torturados o  muertos están llenas las redes sociales. Esto, en lugar de crear consciencia entre sus contactos, lástima, hiere sensibilidades, alerta,  causa pánico o puede incentivar a muchas personas con menos capacidad de reflexión a  hacer lo mismo. Que sus contactos no lo conozcan a usted como “ese amarillista  que siempre  postea las fotos de aminales heridos”.

Las indirectas y el agua sucia

Según la revista 'Developmental Psychology’, a través de las redes sociales “las personas hacen públicos sentimientos antes considerados muy íntimos, narran acontecimientos que solían quedar para la pareja y se promueve una conducta exhibicionista”. Esto hace que  la lista de amigos se sienta responsable por tomar un bando. Si tiene algo que decirle a su expareja, hágalo en privado, no en frente de 1.500 seguidores.

Los trolls, término con el que se conoce a quienes realizan comentarios violentos y ofensivos en internet, pero escudados en el anonimato, abundan en la red. “Un estudio realizado por la empresa de los cosméticos Dove y Twitter reveló que en 2014 se compartieron más de 5 millones de tuits negativos acerca de la belleza y la imagen corporal. De esos tuits, cuatro de cinco fueron elaborados por mujeres”.

No se convierta en cazador de discusiones inútiles

Abrir debates en redes sociales es pan de cada día, sobre todo porque hay quienes parecieran haber construido personajes controversiales que les den fama o popularidad.  Dave Harte, profesor de comunicación de medios en la Universidad de la Ciudad de Birmingham, en el Reino Unido, afirma que “internet da la oportunidad a de decir cosas que no se atrevería si tuviera a su interlocutor enfrente”. Piense que detrás de ese enemigo virtual hay un ser humano.

En la actualidad lo que se publica  en las redes no es tan inofensivo como algunos creen. Cada tuit o comentario agresivo, homófóbico, racista, intolerante o que degrade a la empresa donde trabaja, puede volverse fácilmente en contra de quien lo publica. La época de “es mi red social y hago  lo que quiera” ha pasado. Antes de publicar, mejor  piense: ¿Es necesario decirlo? ¿Si este mensaje lo lee un cazador de talentos aún me contrataría?

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad