¡Cuidado con la tecnología! No se convierta en su esclavo

¡Cuidado con la tecnología! No se convierta en su esclavo

Julio 31, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Leidy Tatiana Oliveros | Especial para El País
¡Cuidado con la tecnología! No se convierta en su esclavo

No tener la capacidad de abstenerse de estar conectado a la tecnología puede llegar a convertirse en un síndrome que se manifiesta con ansiedad, sudoración, irritabilidad y agresividad.

Uno de ellos es Nelson*, un hombre que lleva 33 años siendo adicto a la tecnología y que por esta ha perdido ya su trabajo y puede perder su familia.

"Ahora mismo sostengo el celular con la mano derecha y mi mano  está sudando mucho, no hay nadie conmigo, entonces tengo la sensación de que voy a colgar y voy a entrar a una red social, porque sé que este móvil tiene datos, esto sí que es angustiante para mí”, dice Nelson* mientras narra que lleva 33 años siendo adicto a la tecnología y que por esta ha perdido ya su trabajo y ahora está luchando para no perder a su esposa e hijo. Es por esto que a Nelson lo han obligado a alejarse de todos los medios tecnológicos, lo cual le ha generado un síndrome: el Síndrome de la Abstinencia Tecnológica o SAT. La psicóloga con maestría en prevención y tratamiento en conductas adictivas, Martha Suescún afirma que Nelson ha sido diagnosticado desde hace varios meses con el síndrome. “Este se determina cuando la persona tiene dependencia a la tecnología, es decir,  si ya ha perdido el control, si es obsesionado por la tecnología, si no puede limitar el tiempo que pasa conectado, y si se ve en la obligación de necesitarla para estar tranquilo”. Cuando Nelson tenía 8 años de edad sus padres constantemente le regalaban videojuegos por sus buenas calificaciones, desde ese momento comenzó a ser dependiente de los computadores, años después, del celular. Y es que sin ser consciente, él, a su corta edad, ya estaba empezando a ser ciberdependiente, que es “cuando, por ejemplo, los menores de edad pasan más de 4 horas expuestos a una pantalla de televisión, computador o celular, y sienten ansiedad cuando no pueden estar conectados. También, hay ciberdependecia cuando las  personas cambian el contacto personal con sus seres por actividades digitales”, afirma Viviana Quintero, coordinadora de TIC de la Red PaPaz. Nelson con el paso de los años superó ese límite de tiempo de estar conectado a la red. Este mercadólogo y publicista llegó a estar 36 horas seguidas frente al computador; a diario pasaba mínimo, cinco. Con el celular era casi el mismo tiempo, “lo soltaba por 30 minutos y luego lo volvía a coger por cinco horas más”. Debido a que gran parte de su tiempo se lo dedicaba a la tecnología, esto le estaba generando problemas con su esposa e hijo, por eso se vio en la necesidad, hace más de seis meses, de apartar de él el computador y el celular, los dos medios a los cuales era más adicto.“A una persona que es dependiente de la tecnología se le afecta algún área o áreas de su vida, ya sea familiar, educativa o de salud, de lo contrario no se puede hablar de dependencia”, comenta la psicóloga conductual Linda Teresa Orcasita. Cuando se invierte mucho tiempo en actividades relacionadas con la tecnología, las personas suelen privarse del sueño,  dejan de asistir a actividades familiares o sociales, y cuando se le retira toda la tecnología,  sufren el síndrome de abstinencia. “En ese momento la persona empieza a tener ansiedad, mucha sudoración, taquicardia, inestabilidad emocional, angustia, irritabilidad, en algunos casos agresión. También pueden presentar malestares físicos”, asegura Suescún,  directora de la Fundación Liberarte. “Me quitaron el computador y era como si el cuerpo me pidiera algo, necesitaba reaccionar de alguna forma y lo hizo con espasmos musculares, daño estomacal, ansiedad, irritabilidad y mucha sudoración en las manos”. Esos, cuenta  Nelson fueron algunos de los síntomas que tuvo cuando se alejó de la tecnología. Según Suescún, la sintomatología que presentan las personas cuando no están conectadas a la tecnología, una vez la retoman, pareciera aliviarse. ¿Qué hacer cuando se detecta una ciberdependencia? De acuerdo con la psicóloga conductual Linda Teresa Orcasita, una vez se haya detectado que la persona es ciberdependiente, debe reconocer que tiene el problema y que está dependiendo de la tecnología, y por eso debe buscar ayuda. Lo ideal sería empezar a mitigar el tiempo dedicado a esta y evitar que interfiera con las actividades básicas como el estudio, las relaciones interpersonales y el sueño. Por su parte, la especialista Suescún dice que es importante que la persona tome tiempos de descanso y evite la conexión con la tecnología mientras aprende a manejar el síndrome de abstinencia: todos los síntomas emocionales y físicos que vive la persona cuando no tiene el acceso a la tecnología. Causas Son muchas las causas que interfieren para que una persona llegue a tener el Síndrome de Abstinencia Tecnológica, SAT. Algunas se deben al  contacto temprano con la tecnología, es decir, cuando los niños inician desde los 7 años y cuando no hay control por parte de los mayores. “Los papás les suministran tempranamente a los menores tecnología que ha sido creada para adultos. Otra de las razones es la falta de acompañamiento de un adulto. Cuando un niño no tiene una red de soporte social adecuada y cuando no tiene a sus padres y amigos en el mundo real, va a buscar un refugio en los medios tecnológicos y en las plataformas digitales”, explica Viviana Quintero, coordinadora de TIC de Red PaPaz. También, la especialista Martha Suescún dice que otra causa es cuando una persona tiene ciertas características que son propensas a desarrollar una adicción como, por ejemplo, “quienes son muy frágiles emocionalmente, su personalidad tiende a ser dependiente, tienen un trastorno de control público e, incluso, son personas que tienen dificultades en su emoción.  Cuando empezamos a evaluar características de personalidad hallamos que son personas ansiosas, agresivas y que les cuesta controlar el impulso”. TratamientoSegún los especialistas se debe realizar un acompañamiento con psicólogo cuando la tecnología ha afectado las áreas de salud, relaciones personales, familiar o de pareja. Nelson, muchas veces ha estado en tratamiento con psicólogos, pero al parecer nada le ha funcionado, “a todos los manipulaba”. Pero desde hace cuatro meses está en un tratamiento al cual decidió ingresar porque vio llorar en repetidas ocasiones a su hijo, pues él nunca le cumplía las salidas al parque los domingos, ya que el sábado se concentraba en su computador desde las 6:00 p.m. y lo soltaba al otro día a las 8:00 a.m.  Si el tratamiento con el psicólogo no funciona, lo recomendado es ingresar a un tratamiento más intenso, internarse o hacer parte de un programa ambulatorio. La psicóloga Suescún dice que lo importante para el plan de trabajo del tratamiento es que las personas tengan tolerancia, además de estar alejado en lo posible de la tecnología, en especial computadores y celulares. Nelson recuerda que ya lleva 90 días sin revisar su correo electrónico, todavía no le han permito estar frente a un computador, pero ya le dieron permiso para tener un celular sin datos. Por el momento, no podrá trabajar en nada que esté relacionado con su profesión, esto con el fin de no tener contacto constante con la tecnología. 

A propósito Tenga cuidado si las respuestas de estas preguntas, en su mayoría, son positivas. Si lo son, es momento de consultar a especialistas o establecer un horario para la tecnología. ¿Se muestra irritable o ansioso si no puede estar conectado?¿Dedica todo su tiempo libre para tener acceso a la tecnología?¿Sacrifica algunas actividades ya sean lúdicas o sociales para estar conectado?¿Gran parte de sus actividades giran en torno a la tecnología?¿Tiene dificultades con personas cercanas por  estar  conectado?Recomendaciones Limitar el tiempo dedicado a la tecnología, establecer un horario.Evitar que la tecnología interfiera con las actividades básicas como el sueño o el trabajo. En el caso de menores de edad, con los juegos o con la educación.Buscar espacios de protección con la familia y amigos. Cuando la persona se sienta en riesgo puede buscar un terapeuta o alguna persona cercana con la que pueda hablar.Los padres deben tener en cuenta que el niño no debe ser quien decida cuánto tiempo debe pasar con la tecnología, especialmente con los juegos. Los progenitores son quienes deben tener el control de toda la tecnología.Evitar que la tecnología sea una excusa para escapar de una situación que no quiere enfrentar.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad