Cuatro inventos caleños fueron reconocidos en este 2015 por ser muy novedosos

Diciembre 26, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Cuatro inventos caleños fueron reconocidos en este 2015 por ser muy novedosos

“Los estudiantes caleños son más creativos e imaginativos y por eso prefiero mil veces un estudiante caleño que un extranjero”, ratifica la investigadora Norha Villegas.

El diseño innovador de software, un material hecho de hilo de araña que sirve para hacer baterías recargables, además de papel hecho de residuo de plátano, hacen parte de las ideas que nacieron en Cali.

Con frecuencia, a la ingeniera de sistemas Norha Milena Villegas Machado le preguntan cuál es la clave para conseguir tantos logros académicos y qué significan para su  vida personal y profesional.

Máxime, desde que El País publicó en su edición del 5 de noviembre pasado la historia de su carrera como diseñadora de software innovadores en la competida industria de la informática y fue compartida en Facebook 22.543 veces, en la campaña de Cali se Habla Bien, de la edición digital.

Sus logros le han valido una nominación a formar parte del  Comité Ejecutivo del Consejo Técnico en Ingeniería de Software, (TCSE, por sus siglas en inglés), dependencia  de la asociación de ingenieros más grande del mundo.

Que su nombre de  caleña y la primera de habla hispana sea propuesto para ingresar al selecto club de  la sociedad de computación más importante del mundo, tiene  su ecuación en la que se conjugan distintas variables. 

“Siempre les respondo que la perseverancia, la concentración y responsabilidad han sido cualidades personales indispensables para el logro de mis objetivos profesionales y académicos”, dice esta ingeniera que ha ganado becas y distinciones académicas internacionales.

“La perseverancia me ha permitido lograr mis objetivos a pesar de grandes dificultades; la concentración me ha posibilitado  mantener el foco en las cosas realmente importantes, y la responsabilidad es la cualidad que mejor me describe como profesional”, afirma cuando le piden explicar cómo es directora de tesis de pregrado, maestría y doctorado en Icesi y en la Universidad de Victoria, en Canadá.

Para ella, sus logros no son nada extraordinario, casi que consecuencias normales de su dedicación. “No me considero una persona brillante, simplemente tengo una gran capacidad de trabajo y un altísimo compromiso con todos los proyectos que emprendo”, explica.

Es más, aclara que los logros académicos obtenidos han sido importantes para avanzar en su carrera como docente e investigadora. Sin embargo, añade, “resultan secundarios en mi vida personal, una vida sencilla y muy feliz en compañía de mi esposo, Gabriel Tamura,  y de mi hijo Alejandro, de 1 año de edad, en la que nuestras metas trascienden lo material”.

Para ella, gran parte de ese bienestar se lo debe a ser de Cali, estar allí su día a día. “Ser caleña significa la dicha de vivir en una de las ciudades más alegres del mundo, rodeada de gente cálida y muy capacitada, y de una gastronomía exquisita”. 

“Para mí Cali no es solo la sucursal del cielo y la capital de la salsa, es también una ciudad en la que se desarrolla una pujante industria de tecnología y en la que se forman profesionales emprendedores y de altísima calidad”, afirma.

De hecho, explica que de los estudiantes que ha tenido, los caleños le parecen más aplicados y comprometidos que los de cualquier otro país. “Los de aquí valoran la formación que reciben, el conocimiento que uno trata de transmitirles; los de los países desarrollados no les importa mucho porque allá estudiar no hace la diferencia, si no estudian, igual tienen calidad de vida”, argumenta.

Esta profesional doctorada en computación en Canadá, reconoce que ella y  su esposo, que también es docente investigador en software,   reciben  permanentemente ofertas para ir a enseñar a otros países, pero prefieren quedarse a vivir  en Cali. “Sopesamos que aquí podemos dedicarle más tiempo a nuestro hijo, lo cual sería más difícil en el exterior. La Universidad Icesi es un buen empleador, respeta a los profesores, los apoya, tengo más libertad, hay buen ambiente laboral y así organizo mi tiempo y puedo estar con mi bebé. Educar familia es más sencillo aquí que afuera, por más que le paguen a uno y haya guarderías las 24 horas, pues  esa no es la idea”, reflexiona.

Y hay más factores. Cuando le toca viajar, lo primero que echa de menos es el clima de Cali y las frutas del trópico. En otros países  no hay jugos de frutas naturales como aquí  abundan la piña, el mango o el lulo, allá son escasas. Y sencillamente “porque la falta de  sol deprime. A pesar de que en Cali hace mucho calor a veces, en países donde hace mucho frío me aburro y no se presta para hacer nada”.

Los otros inventores caleños destacados 

El 2015 fue el año del reconocimiento para la investigadora   vallecaucana  Gladis Aparicio Rojas, quien   inventó un material a base de hilo de araña, que puede aplicarse a la producción de baterías recargables. Además, no impacta  el medio ambiente. 

La mujer recibió el galardón a la Mejor Inventora del Mundo  en noviembre de 2014, pero fue este año en que  ganó relevancia en la comunidad científica.  

El pasado mes de junio, esta  docente de la Universidad Autónoma, fue escogida para ser jurado del concurso ‘Una idea para cambiar la historia’ del canal History, donde tuvo gran notoriedad. 

Asimismo, en octubre de este año  representó a Colombia en el Congreso Mundial de Mentes Brillantes que se llevó a cabo en España.

Un diseño efectivo

Mónica Trujillo es caleña, egresada de la Universidad del Valle, tiene un máster en salud pública de James Cook University y pertenece al Royal Australasian College of Medican Administrators.

Desde hace más de 17 años Mónica vive en Australia, un país que le abrió las puertas para el desarrollo de grandes proyectos. 

Entre ellos, y el más reconocido fue la construcción del ST Stephen’s en Hervey Bay, el primer hospital cuyos servicios están integrados digitalmente. 

Desde el 13 de octubre del 2014 los australianos que visitan el hospital se ahorran papeleos y confusiones con  medicamentos, pues el software que Mónica diseñó, “permite almacenar la historia clínica del paciente que podrá ser vista por todos los médicos”, explica.  

Alexander Cuéllar Osorio

El caleño Alexander Cuéllar Osorio fue semifinalista del programa de televisión ‘Una idea para cambiar la historia', de History Channel.

Alexánder propuso un proyecto para crear papel a partir del residuo del plátano. La idea se le ocurrió un día cualquiera en el que caminaba por la galería El Porvenir.  Colombia, por cierto, es uno de los primeros productores de plátano en el planeta. Desecha, cada año, 70 millones de tallos de plátano que ahora,  con el descubrimiento de Alexander, se pueden aprovechar y evitar, por ejemplo, que se talen los bosques con la excusa de fabricar papel.

“Con este proyecto también  se evita la contaminación que genera estos tallosy se podría crear una industria entorno al residuo, lo que fomentaría el empleo, el mejoramiento de la calidad de vida de muchos colombianos”, dijo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad