Conozca la historia tras la exitosa campaña Remángate

Abril 06, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

En sólo 15 días, esta campaña contra las minas antipersona movilizó a más de 200.000 personas en las redes sociales.

Sin lugar a dudas, la palabra de la semana fue ‘Remángate’. Y todo por cuenta de una novedosa y exitosa campaña que tuvo como propósito romper la indiferencia de los ciudadanos en torno a las minas antipersona, que desde 1990 han truncado la vida y la integridad de cerca más de 9.000 colombianos, 800 de ellos niños y niñas. La fiebre mayor se vivió el pasado lunes 4 de abril, Día Internacional de Sensibilización Contra las Minas Antipersona, cuando miles de colombianos salieron a las calles con el pantalón remangado para visibilizar de esta manera simbólica el grave problema que enfrenta Colombia, el segundo país más afectado por este flagelo después de Afganistán. Con el lema “Por un día, pongámonos en su zapato”, desde el presidente de la Repúbica, Juan Manuel Santos, hasta el joven Inocencio Mendoza, de 14 años de edad, a quien una mina le mutiló las dos piernas hace unos años en Tame, Arauca, se unieron a la jornada. “Pudo haber sido una campaña más, como tantas otras que apelan a la culpa o a la lástima para mover a la gente, pero esta rebasó todas las expectativas a pesar de haber sido hecha en menos de 15 días y sin un solo peso inicial”, le explicó a El País Natalia De Toro, directora de cuenta de Proximity, agencia que puso a sus creativos y a sus contactos en función de esta causa. Según datos de Proximity, miles de colombianos respondieron al llamado a través de las redes sociales, sin contar con las numerosas menciones que tuvo en todos los medios de comunicación y la participación voluntaria de innumerables ciudadanos, entidades privadas y personalidades de la vida pública colombiana, desde actores y músicos hasta empresarios. Lo que pocos saben es que detrás de esta campaña está un publicista de 30 años llamado Juan Pablo Salazar, quien hace siete años está en una silla de ruedas por culpa de un accidente. Como alguien que perdió parte de su movilidad, explica: “he comprobado que lo más difícil de superar es la indiferencia de la gente. Muchos en las ciudades piensan que el drama de las minas es una realidad muy distante, algo que les ocurre a otros, a la gente del campo. Por eso, cuando la Vicepresidencia de la República nos llamó a colaborar, el reto de la campaña fue llegar a las ciudades y usar el poder de las redes sociales para romper la indiferencia y difundir el llamado”. Si usted no se ha remangado, nunca es tarde para hacerlo pues esta campaña concluye... pero el drama continúa. Remangarse no cuesta nadaJuan Pablo Salazar, director de la Fundación Arcángeles y líder de la campaña ‘Remángate’, explica que la idea era que cualquier persona, en cualquier ciudad de Colombia, y sin necesidad de invertir un solo peso, pudiera manifestar su preocupación por el problema de las minas antipersona con un acto simbólico tan sencillo como remangarse el pantalón. La idea fue lanzada como una botella al océano y fue recogida de forma espontánea por numerosas empresas y personalidades, pero también por ciudadanos de todo el país. Todos ponenEl famoso fotógrafo Carlos Duque, al enterarse de la campaña de sensibilización, donó las piezas fotográficas que circularon libremente a trávés de los medios y las redes sociales. Fue significativa la participación voluntaria de la empresa privada. Para la muestra, Leo Katz ‘remangó’ sus 35 restaurantes en Bogotá para esta ocasión. El Éxito remangó la letra ‘X’ de su fachada, mientras que bancos como el de Bogotá y cajas de compensación como Compensar, hicieron lo propio.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad