¿Y qué viene después de la tregua unilateral de las Farc?

Agosto 20, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Y qué viene después de la tregua unilateral de las Farc?

Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, jefe de la delegación de paz de las Farc.

Este jueves inicia el ciclo 40 de las conversaciones en La Habana con nuevos actores, a propósito de la designación por parte de la ONU de su delegado Jean Arnault.

Con nuevos actores inicia hoy  el ciclo número 40 de las conversaciones de paz entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las Farc en La Habana. Lea también: Farc dicen que estudiarán si extienden el cese al fuego unilateral. A escala internacional, la designación por parte de la ONU de su delegado Jean Arnault, especialista en resolución de conflictos, es un  nuevo rostro  que le da aire al proceso de casi ya  tres años.  También  cayó  como “una bendición” la  reciente carta del papa Francisco  al presidente de la Corte Suprema de Justicia, Leonidas Bustos, en la que reitera su confianza en que la justicia colombiana “encuentre caminos que permitan alcanzar la paz en el país”. Y el  nuevo cese unilateral decretado por las Farc el 20 de julio, que  cumple un mes, ayuda a  distensionar el ambiente. León Valencia, director de la Fundación Paz y Reconciliación, percibe del Gobierno y de las Farc,   voluntad de  acelerar el proceso,  pese a estar discutiendo puntos  más espinosos: cese el fuego bilateral definitivo,  dejación de las armas, justicia, refrendación de los acuerdos y su  implementación. “Están poniendo más gente a resolver estos temas:  Manuel José Cepeda y el rector de la Universidad Externado, Juan Carlos Henao,  a discutir  los temas de justicia, la seguridad y alternativas para las Farc en el escenario de la dejación de las armas”, destacó Valencia. Y puso de relieve  que en las Farc hay “una decisión de mantener  un cese  unilateral y han luchado para  tener asesores internacionales y  buscar  fórmulas en los puntos difíciles para ellos”. Para el sociólogo Alberto Valencia, docente de la Universidad del Valle,  el proceso de paz ha perdido parte del prestigio que llegó a tener antes de la masacre de los soldados en Cauca. “El apoyo ciudadano ha disminuido, la credibilidad de la gente en el proceso es menor y, por ello, es probable que las exigencias de la opinión y de los opositores se endurezcan un poco, como consecuencia de esta pérdida de legitimidad de las negociaciones”, dijo. León  Valencia dijo  que es un  momento muy difícil, en especial, el que  se vivió entre el 22 de mayo y el 20 de julio. “Fueron   dos meses de escalamiento de la confrontación   contra las acciones de las Farc, pero ese momento ya está superado  de ambos lados”, admitió. Alberto Valencia avaló que el Gobierno  se esté jugando con tenacidad y perseverancia la carta de la paz, luego de las agresiones de los últimos meses de las Farc en el sur del país. “Le toca enfrentar los enemigos de la paz que todos los días quieren torpedear el proceso, y que parecen  no  cejar en su empeño, pese a algunas muestras  de lo contrario. Los opositores son cada día más fuertes”. Lo más importante, dice León, es que entre las partes rompieron la apatía de la comunidad internacional: integraron a los EE. UU., a la Unión Europea, Alemania, a Naciones Unidas, al papa Francisco, para  que “esta última etapa tenga mucha presencia internacional”. Esto le permite dar su parte de optimismo de las negociaciones que, según él,  avanzan “hacia el desenlace”, pese a una presión interna muy fuerte de quienes tienen escepticismo. “Hay temas, como los que están tratando, para los cuales es muy difícil encontrar fórmulas, porque el Gobierno tiene que contar con el Congreso y con la oposición y no es fácil”, explicó León. El senador  Carlos Fernando Motoa  considera que “con los gestos de parte del Estado  y del Gobierno  unos pequeños gestos de la guerrilla de las Farc, la esperanza se mantiene”.  Advirtió que “la gente exige resultados inmediatos. Ojalá se puedan concretar pronto los puntos que  faltan, para firmar el proceso de paz, porque si algo lo ha desgastado son estas dilaciones y esta falta de compromiso que ha demostrado la guerrilla de las Farc”. “El Gobierno siempre ha tenido voluntad,  pero existe la desconfianza de las Farc. Ya se había promovido un cese bilateral, contactos internacionales,  respaldo popular y el proceso no camina a la celeridad que debería”, se quejó. Y concluyó: “Si de aquí a diciembre no se firma la paz, la decepción de la opinión pública será mayor y esa refrendación popular y acompañamiento de los colombianos es necesario para la legitimidad del proceso”. Puntos a favorIgualmente ayudan  positivamente la  vinculación desde el ciclo pasado de tres nuevos asesores del Gobierno, Manuel José Cepeda y Juan Carlos Henao, expresidentes de la Corte Constitucional, y del profesor estadounidense de la Universidad de Notre Dame, Doug Cassel. Las Farc también nombraron tresasesores, como el jurista español Enrique Santiago. Y según Tanja Nijmeijer, 17 integrantes de la mesa de las Farc habrían regresado al país para  hacer pedagogía de paz y a cambio, habrían llegado mandos medios y jóvenes. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad