¿Y qué pasaría si no se logra concretar un acuerdo de paz con las Farc?

Octubre 23, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Jessica Villamil Muñoz | Reportera de El País

Analistas plantean distintos escenarios en los próximos meses para la política, la economía, la seguridad. Coinciden en que urge un consenso pronto entre diferentes sectores.

[[nid:582332;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/10/000_gi4db_0.jpg;full;{Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, y Rodrigo Londoño, jefe máximo de las Farc, firmaron ante miles de personas el acuerdo de paz consensuado durante cuatro años en La Habana. Foto: Elpais.com.co| AFP}]]

“Tenemos información amplísima de que ellos (las Farc) están preparados para volver a la guerra urbana, que es más demoledora que la guerra rural”: Juan Manuel Santos, presidente de Colombia. 16 de junio de 2016.

Esa frase la lanzó el Jefe de Estado 77 días antes del plebiscito en el que 34 millones de colombianos decidirían si refrendaban o no los acuerdos de La Habana entre las Farc y el Gobierno.  Lea también: Gobierno y Farc se reunieron en Cuba para concertar ajustes del acuerdo de paz

Amplios sectores dijeron que era una amenaza.

Ya pasaron 21 días desde que el No ganó en la urnas  y no ha muerto un solo soldado, policía o guerrillero en un enfrentamiento armado o en un ataque.

II 

“Nuestro deseo es que los acuerdos de paz se logren lo más pronto posible. Hay que escuchar a todo el mundo, pero tiene que ser en un lapso no muy amplio porque si no, se nos muere la paz... Del limbo podemos pasar al infierno”: Iván Márquez, jefe de la delegación de paz de las Farc. 16 de octubre de 2016.

Esas palabras se las dijo el  guerrillero el pasado domingo al periodista Daniel Coronell a quien le insistió  en una entrevista de 16 minutos que “renegociar sobre bases que  no son propositivas nos va a dilatar esto en el tiempo y corremos el riesgo de que el proceso termine mal”.

III

Aquí o allá insisten en eso. ¿Pero corre algún riesgo el país si no se implementa en un tiempo prudente el acuerdo logrado en La Habana o, peor aún,  si no se llega a un consenso sobre la paz que necesita Colombia?

Los escenarios planteados son amplios y anchos. Mientras algunos analistas aseguran que habrá consecuencias macroeconómicas por no haber logrado la paz, otros dicen que eso solamente ocurrirá en caso de que Colombia vuelva a una situación de inseguridad igual o peor a la que se vivió hace más de una década.

 Pero expertos en seguridad sostienen que es difícil que el país atraviese una crisis de tal magnitud porque la guerrilla en los últimos cinco años perdió un 70 % de su capacidad bélica.

Sin embargo, hay quienes dicen que la sola incertidumbre ya aleja la inversión extranjera. Y el sector más golpeado, sin duda, es el político que pierde  credibilidad, más de la que ya se le ha embolatado.

Henry Acosta, facilitador de estos diálogos, hace un análisis económico en el que sostiene que de no implementar los acuerdos de paz la deuda externa colombiana aumentará; que los créditos externos que se estaban gestionando  se pararán y que las inversiones que se estaban dando para llegar al país se aplazarán y algunas nunca más vendrán.

“Todo ello hará que la Reforma Tributaria se haga de una manera más drástica para generar ingresos al Tesoro Nacional que le permita pagar los intereses aumentados”, agrega.

Pero Daniel Velandia, jefe de investigaciones económicas de Credicorp Capital, dice que el riesgo de  cara a la confianza inversionista sería en el caso de  la prolongación de un acuerdo de paz por varios años; en el escenario de que no  dé frutos una renegociación o “si nos devolviéramos diez años en el conflicto y la verdad es que ese no es el escenario de prácticamente nadie”.

El economista   comenta que los inversionistas y las calificadoras de riesgo ahora están concentradas en el éxito o no de la Reforma Tributaria.

Iván Márquez, jefe de las Farc, también habla de números. En la entrevista con Daniel Coronell dijo que  los recursos  se están acabando y que habrá que recurrir  a organizaciones internacionales para “mantener al ejército campamentado que está en tregua”.

Pero Mauricio Jaramillo, analista de política exterior, indica que al estar en puntos suspensivos, hay un “riesgo gravísimo” porque se  cierran los años fiscales en Estados Unidos y algunos  de los estados europeos que habían prometido recursos  para el posacuerdo: “El interés en Colombia no se va a perder así no más, pero la imagen  se va a afectar y el margen de maniobra se reduciría porque el Gobierno tenía comprometida su credibilidad y el resultado del plebiscito y esta dilación lo que hace básicamente es enviar un  mensaje de que  no cumple lo que promete o no está en capacidad  de hacerlo y le toca recular”.

El analista económico Daniel Velandia sostiene que ahora o más tarde, el acuerdo de paz le  conviene  no solo a Colombia sino a toda la región. “La comunidad internacional lleva cuatro  años esperando las negociaciones, no creo que se vayan a retirar  en un corto plazo mientras se destraban”.

En buena medida, dice John Marulanda, experto en Seguridad y Defensa, la crisis económica de las Farc es positiva porque “si ahora no tienen recursos (según ellos), de romperse los diálogos ¿con qué podrían contar para realmente asustarnos o conducir al país a un estado de pánico? ¡No tienen con qué!”.

 Explica que además de alimentar a su ejército,  la guerrilla tendría que comprar  municiones, armamentos, entre otras cosas, “de modo que retornar a la  guerra es bastante complicado para ellos”.

También considera que volver abiertamente a la extorsión o al secuestro  y echarle la culpa de eso a que no se pudo un acuerdo con el Gobierno sería un descrédito aún mayor para las Farc ante la opinión pública y eso les acabaría “el poquito espacio político que han ganado gracias a  que el Gobierno actual se los permitió”.

Si la situación del Gobierno es comprometida y complicada con el limbo  en el que se encuentran los acuerdos, las Farc —agrega Marulanda—  no se quedan atrás y están en una  sin salida.

“Están comprometidas, militarmente han perdido un 70 % de su capacidad y políticamente están jugando con candela porque no sería solo el prestigio nacional sino internacional el que estarían perdiendo”, por lo que el experto considera que más temprano que  tarde las Farc van a tener que lograr un consenso no solo con el Gobierno sino con las fuerzas del No y otros sectores de colombianos.

Pero el analista Pedro Medellín no ve la situación tan crítica para el país. Para él, el riesgo que pueda enfrentar la Nación depende del afán  que tenga el Gobierno para lograr un acuerdo. “No  creo que haya mayor presión  distinta a la que pueda tener el presidente Santos de que los acuerdos estén firmados para antes de diciembre cuando él reciba el Premio Nobel de Paz”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad