Verdad, el clamor de los familiares de diputados del Valle tras 15 años de dolor

Verdad, el clamor de los familiares de diputados del Valle tras 15 años de dolor

Abril 16, 2017 - 07:55 a.m. Por:
Olga Lucía Criollo - Reportera de El País
Diputados Valle

En diciembre, ‘Pablo Catatumbo’ lideró el acto de reconocimiento de responsabilidades de las Farc frente al caso de los diputados. El alto comisionado Sergio Jaramillo acompañó el evento en Cali.

Archivo de El País

Quince calendarios, un acuerdo de paz y un acto de reconocimiento de responsabilidad han logrado que la rabia y la tristeza ya no sean los sentimientos predominantes en los corazones de los familiares de los diputados del Valle.

Poco a poco, en medio de la nostalgia, de muchas preguntas y de no pocos reclamos, perdonar es un verbo que cada vez se conjuga con más frecuencia por parte de hijos, esposas, hermanos y madres de aquellos a quienes las Farc sacaron con engaños de la Asamblea el 11 de abril del 2002.

“Mi hija Daniela volvió a sonreír”, asegura Fabiola Perdomo, esposa de Juan Carlos Narváez, mientras que Sigifredo López, único sobreviviente del plagio, reconoce que “el 90 % de los sentimientos negativos que tenía en el corazón ya han desaparecido”.

Ambos hacen alusión a los efectos del acto de perdón que la guerrilla realizó en la Iglesia San Francisco de Cali el pasado 3 de diciembre, liderado por ‘Pablo Catatumbo’, quien no cesa de repetir que lo sucedido con los asambleístas fue “un hecho lamentable que nunca debió haber pasado”.

Lea también: 'Colombia completa 142 días sin combates entre la Fuerza Pública y las Farc'.

“El Valle del Cauca requiere sanar esa herida. De nuestra parte está toda la disposición para hacerlo”, agrega quien fuera el jefe de las Farc en esta región del país para la época del secuestro y el año pasado recibió en dos ocasiones a familiares de los políticos en Cuba.

Precisamente María Emma Wills, asesora del Centro Nacional de Memoria Histórica, resalta que la actitud del victimario es definitiva para que las víctimas se sientan aliviadas: “Cuando las Farc piden perdón sin condicionamientos y dice que eso nunca ha debido pasar, están dando un mensaje moral que nos permite reestablecer las líneas rojas que una sociedad, que se pretende humana y democrática, no puede transgredir”.

La Unidad de Víctimas trabaja en la adecuación del Museo Regional de la Memoria, con el que se homenajeara la memoria de los asambleístas del Valle secuestrados y asesinados.

Y agrega que estos actos “son un reconocimiento de los perpetradores de que ellos, con sus decisiones, provocaron un daño inadmisible, injustificable, ya sea a las víctimas directas o indirectas de sus actos, y creo que ese es un mensaje moral muy importante en la guerra en Colombia, que requerimos oír de distintos lados”.

Optimista se muestra también frente al perdón el padre Juan Sebastián Zuluaga, quien junto a monseñor Darío de Jesús Monsalve acompañó a La Habana a los allegados de los diputados. Después de los reclamos, el dolor y las lágrimas que enmarcaron los primeros momentos y de atestiguar “cómo la víctima y el victimario fueron capaces de abrazarse, como Jesús abrazó al ladrón en la Cruz, veo unos corazones que, en medio de sus debilidades, quieren sanar, reconstruir este país, reconciliarse y decirle no más a la guerra”.

Preguntas sin respuestas

Sin embargo, Ángela Giraldo, cuyo hermano Francisco también murió en poder de las Farc hace ya casi diez años, deja en claro que la tarea de la guerrilla no ha terminado.

“No podemos perdonar si no conocemos toda la verdad de lo sucedido: aún no sabemos quiénes fueron los milicianos e informantes que contribuyeron con la planeación del secuestro, tampoco conocemos quienes fueron los carceleros, ni quienes participaron en el asesinato.

Lea aquí: 'La 'alfombra mágica' que construye paz en el oriente de Cali'.

Alias El Grillo, quien ordenó asesinarlos, aún no ha dado la cara”, dice repitiendo lo que los demás seres queridos de los políticos vallecaucanos reclaman.

De ahí que sus esperanzas y expectativas estén puestas en la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad que el Gobierno y las Farc instalaron días atrás.

“Esa Comisión debería ser el instrumento que responda a la verdad de cómo estuvieron ellos, qué hacían, por dónde anduvieron, qué pensaban y, si fuera posible, que nos entregaran todo lo que hicieron”, dice Sebastián, hijo de Héctor Fabio Arizmendy, explicando que la reparación también pasa por saber cómo fue la vida de su papá el tiempo que no lo pudo disfrutar.

Diputados Valle Farc

Durante el segundo semestre de 2016, allegados de los asambleístas viajaron en dos ocasiones a La Habana para reunirse con las Farc.

Archivo de El País

Y cierto es, como lo enfatiza Fabiola Perdomo, que “la reparación va mucho más allá de lo económico”, pero para las víctimas esté asunto igualmente hace parte de los pendientes de las Farc y del Estado: “Tampoco ha habido indemnización alguna, ni por daños morales, ni por el lucro cesante, ni por el seguro de vida de los diputados del Valle del Cauca”, puntualiza Ángela.

Aparece entonces un reclamo que se sigue haciendo en los estrados judiciales, ya que si bien el Estado les reconoció a las familias una indemnización por las omisiones que favorecieron el secuestro, no ha sucedido lo mismo con respecto al asesinato de sus seres queridos.

Además: 'Farc preparan acto público de perdón por atentado al Club El Nogal'.

“Hace año y medio, un magistrado del Tribunal Superior de Cali determinó que la muerte de mis compañeros de cautiverio no tuvo nada qué ver con el secuestro y negó la demanda interpuesta por las familias”, señala Sigifredo López antes de agregar que el caso se encuentra para revisión en segunda instancia por parte del Consejo de Estado y que esperan que las Farc también destinen sus bienes a la reparación, tal como quedó consignado en el Acuerdo de Paz.

Lo mismo ocurre en su caso, ya que si bien la Fiscalía le pidió perdón luego de indagar con 50 guerrilleros entre desmovilizados y capturados y descatar su supuesta participación en el plagio, “con el mismo argumento dado a las familias se pretende eludir la responsabilidad y desconocer los perjuicios que se me causaron”.

Así, aunque tras recibir el bálsamo del perdón la mayoría de estas víctimas ha logrado desanclarse del dolor, el odio o la sed de venganza y empezar nuevos proyectos de vida, sostienen que seguirán vigilantes para que Farc y Gobierno terminen la tarea en términos de verdad, reparación y garantías de no repetición. Solo entonces, dicen, las heridas por el secuestro y muerte de los diputados del Valle podrá cicatrizar.

¿Qué es reparación?

Además de la inmdenización económica, toda víctima del conflicto armado tiene derecho a su retorno y reubicación (en el caso de ser desplazados), rehabilitación sicológica y asesoría jurídica y en materia de salud.

También a la dignificación de su memoria (en el caso de los fallecidos o desaparecidos) a la verdad y a garantías de no repetición.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad