"Uno no puede vivir pensando en cobrar lo que le hicieron": Yolanda Pinto

"Uno no puede vivir pensando en cobrar lo que le hicieron": Yolanda Pinto

Agosto 22, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Miguel Garrido/ Colprensa
Yolanda Pinto, directora de la Unidad de Víctimas

Yolanda Pinto, directora de la Unidad de Víctimas.

Colprensa- El País.com.co

A Yolanda Pinto de Gaviria el país la recuerda por las imágenes de dolor que se percibieron en 2003 cuando Colombia recibió la noticia del asesinato, a manos de las Farc, del entonces gobernador de Antioquia, Guillermo Gaviria Correa, su esposo. Ella, como cientos de personas, es una clara representación del dolor que el conflicto interno ha causado por más de cinco décadas.

Desde la semana pasada, esta santandereana llegó a la Dirección de la Unidad de Víctimas y dice que lo hace con la tranquilidad de no guardar rencor por nadie.

¿Qué lectura le da usted al conflicto y a sus consecuencias para el país?
Tengo la suerte de que a mí el conflicto y el dolor, que lo tengo intacto en el corazón, no me generó odio ni rencor ni deseos de venganza con nadie.

Usted es una víctima de las Farc. ¿Tras 15 años de su tragedia, cómo ha manejado la ausencia de su esposo y el proceso de paz?
Yo, por supuesto, soy víctima del conflicto, pero soy una bendecida, no he dejado entrar en mi corazón todas esas cosas, los malos sentimientos, por eso he podido vivir.

¿Cómo entender lo que vive una víctima y qué siente usted al llegar a la Unidad de Víctimas?
El conflicto nos genera muchas frustraciones, nos aplasta, nos causa mucho daño. Me siento muy agradecida con Dios y con el Presidente por darme la oportunidad de trabajar con mi familia, la familia de las víctimas de un conflicto tan injusto como el que hemos vivido.

¿Qué piensa ahora que llega a una entidad desde donde puede darles respuestas y soluciones a personas como usted, víctimas?
Me da mucha alegría poder pensar en ayudar a las víctimas para que puedan salir adelante, para que puedan tener la posibilidad de volver a ser, de volver a vivir. Esta es la oportunidad de sentarme con víctimas y buscar caminos para que junto a ellas, poder ayudarles a salir adelante.

Dice usted no odiar a nadie, ¿Cómo se logra eso, a pesar de su historia?
Eso es una fortaleza de ser de algunas personas. Hay muchas víctimas que seguramente, como yo, no han dejado entrar el odio a su corazón.

¿En qué momento que dejó de sentir rabia por la manera como su esposo le fue arrebatado?
Cuando mataron a Guillermo, y en medio de todo el dolor, yo rechazaba el que tuviera que vivir en un infierno, de por sí estar sin él ya era todo un infierno. Uno no puede estar pensando todos los días cómo cobrar lo que me hicieron. Mientras enterraba a Guillermo pensaba en que el odio y el dolor no podía dominarme, pues tenía unos hijos por quienes velar y por quienes salir adelante.

¿Qué conserva de su esposo y qué le gustaría aplicar ahora como Directora de la Unidad de Víctimas?
De Guillermo tengo un legado y es el de seguir luchando por buscar la paz en Colombia, y eso haré. Por tener el dolor vivo, aún después de 15 años, me es posible sentarme con las víctimas para ayudarles a encontrar un camino para salir adelante. En estos 15 años desde que me quitaron a Guillermo, me he encontrado con muchas víctimas con quienes es claro que tenemos una identidad y es el mismo dolor. No hay duda que el dolor nos une.

Llega a la Unidad de Víctimas cuando se está consolidando el proceso de paz ¿Se tienen los recursos suficientes para cumplir las exigencias de este entorno?
Esta es una entidad muy importante para el momento que está viviendo Colombia. Debemos seguir buscando los recursos para reparar el mayor número de victimas posible.

¿Pero la plata que hay alcanza?
Debemos seguir buscando recursos para seguir indemnizando y reparando la mayor cantidad de víctimas.

¿Cuáles son sus planes inmediatos en la entidad?
Quiero fortalecer las acciones psicosociales en bien de las víctimas, porque cuando una persona recupera su autoestima, su dignidad y su confianza seguirá creciendo, podrá avanzar en su vida y seguro encontrará caminos de recuperación.

Además, seguiremos con las acciones de rehabilitación y reparación económica, trabajando en el apoyo de proyectos que les permitan tener una estructura económica. Mi idea es que los recursos sean los mayores posibles para indemnizar y reparar.

¿A dónde mira para acceder a esos recursos?
Una de las alternativas es el fondo de bienes de justicia y paz. Ahí hay multas que se les han causado a muchos condenados y que suman cuatro billones de pesos, los cuales están en la obligación de pagar y nosotros de cobrarlos. A esto se suma bienes que debemos monetizar.

¿Cómo han visto las víctimas su llegada a la Unidad?
He recibido mucho apoyo. Ellos tienen esperanza de que yo pueda seguir trabajando por ellas.

La ONU recibió el último de los contenedores de armas de las Farc. ¿Qué siente ante eso?
Soy la persona más feliz, porque las armas que mataron a Guillermo ya no volverán a matar. Eso me da una infinita esperanza de que el país mejore y que a los niños y a mis nietos les toque un país diferente al que muchos debimos vivir. Espero que el conflicto con el ELN se pueda terminar

¿Qué les dice a quienes se resisten a perdonar y muestran resistencia al proceso con las Farc?
Humanamente, el dolor nos tiene que causar desconfianza a todas las personas, además de mucha frustración y odio, y eso se ve en todo este camino del proceso de paz; pero los hechos hablan por sí solos. Tengo la confianza de que muchos más colombianos vean el proceso como un camino para terminar el conflicto con las Farc.

¿Cómo ve hoy a las Farc?
Las Farc como grupo armado se acabaron. Hay que ver que en tan solo dos años hemos evitado la muerte de casi tres mil personas. Eso es un hecho tangible. Espero que los resultados que se han visto permitan que muchos colombianos acojamos el proceso. En estos dos años no ha habido la destrucción que se venía dando antes. Esto no puede ser entendido como una cosa menor.

¿Qué piensa de quienes afirman que el acuerdo hay que volverlo trizas?
No entiendo a los que no ven el proceso con las Farc como lo mejor que nos ha pasado en los últimos 50 años. ¿Cuánto valen las vidas que el conflicto nos quitó?

¿Qué puede hacer en solo un año que le queda al gobierno Santos?
Un año parece poco, pero es muy importante y valioso si logramos fortalecer las tareas de las que he hablado. Esta es una entidad que camina aceleradamente y lo que toca es asumir las acciones que sean necesarias y aportar para mejorar.

¿Cómo arranca su trabajo en la Unidad?
Voy a visitar los territorios donde ya he visto algunas deficiencias. Es bueno acompañar a las regiones que es la tarea de la unidad. Quiero adentrarme en un punto que es un ‘Talón de Aquiles’ en la entidad y es el proceso de contratación, ahí hay que hacer una reingeniería para poder adelantar las acciones con mayor agilidad. En este tema tenemos un trancón. Tenemos que trabajar intensamente en el cierre y punto final de muchas reparaciones en sujetos colectivos de reparación. Este año deben cerrarse muchos de estos casos, pues llevan mucho años en implementación, y debemos ponerles punto final.

¿Eso significa terminar la reparación en esos casos, en algunos grupos que ya deberían estar produciendo?
Sí. Hay sujetos de reparación colectiva con quienes falta implementar poquitas acciones. Vamos a implementar las que les hace falta para cerrar cada tema. Ojo, no les vamos a quitar acciones, sino a implementar las acciones que hacen falta para ahí si cerrar esos grupos.

¿De cuántos grupos estamos hablando?
Son poco más de 500 sujetos colectivos de reparación. De estos, al rededor de 300 son étnicos. Sujetos colectivos son poblaciones completas afectadas con quienes se adelanta algún tipo de plan.

¿Va a haber una nueva estrategia para cubrir un mayor número de víctimas en este Gobierno?
Sí, de eso se trata. Hemos indemnizado 700 mil víctimas, tenemos que llegar a cumplir la meta del Plan Nacional de Desarrollo y llegar a un millón de víctimas, en indemnización individual.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad