Traumas dejados por la guerra, uno de los desafíos del posconflicto

Traumas dejados por la guerra, uno de los desafíos del posconflicto

Enero 04, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP
Traumas dejados por la guerra, uno de los desafíos del posconflicto

En las veredas El Ceral y Los Robles, en el Cauca, integrantes del bloque Alfonso Cano de las Farc esperan la adecuación de la zona veredal transitoria de normalización en la que harán la dejación de sus armas para reincorporarse a la vida civil.

El Comité Internacional de la Cruz Roja ha llamado la atención sobre las secuelas que la violencia puede dejar en la salud mental de las víctimas.

Víctimas o actores del conflicto armado, millones de colombianos han vivido los horrores de la guerra y sufren los estigmas de décadas de violencia, cuya cicatrización es uno de los desafíos a superar en el camino hacia la paz. Lea también: Víctimas de la guerra hablan de los retos del posconflicto para el 2017

“Mantengo siempre como una zozobra”, confiesa María con voz casi inaudible. De niña vivió los combates entre militares y guerrilleros de las Farc, que recientemente firmaron un histórico acuerdo de paz para poner fin a 52 años de guerra. 

“Yo tenía seis añitos (...) Siempre me daba miedo. Todas las tardes nos tocaba irnos a quedar en el pueblo porque la guerrilla llegaba hasta la finca a matar a la gente”, cuenta esta mujer de 49 años. Su padre, que se negó a trabajar para ellos, sobrevivió por poco a un ataque de la subversión.

 El acuerdo de paz, ratificado a finales de noviembre, muestra la luz al final del túnel de una guerra en la que también han participado otras guerrillas, paramilitares y agentes estatales, dejando al menos 260.000 muertos, 60.000 desaparecidos y casi siete millones de desplazados.

 Unas líneas del pacto, de más de 300 páginas, están dedicadas a “medidas de recuperación emocional”: para “contribuir a aliviar el sufrimiento de las víctimas”, el Gobierno Nacional se compromete a “mejorar la calidad de atención sicosocial” y reforzar los servicios de salud mental, dice, sin dar detalles.

 Que esos traumas puedan generar violencia en tiempos de paz preocupa al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). En octubre, el organismo llamó a no olvidar que la salud mental es “el eterno trauma del conflicto, que Colombia no puede ignorar”, destacando que las víctimas “también llevan las cicatrices de la violencia en la cabeza”.

 Tras una infancia marcada por el miedo, María, cuyo nombre fue cambiado por seguridad, tuvo un marido violento al que abandonó. 

Sin dinero y endeudada para atender a su hijo enfermo, trabajó para las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), creadas para combatir a las guerrillas. “Yo trabajaba en la parte logística, haciéndoles de comer a ellos o lavándoles” la ropa, cuenta.

“Nunca les preguntaba de dónde venían o lo que estaban haciendo”, dice mientras araña nerviosa la mesa de su modesta casa, ubicada en el patio trasero de un edificio en un suburbio de Bogotá. 

María afirma nunca haber manipulado un arma. Pero formó parte del proceso de desmovilización de paramilitares de extrema derecha, completado en el 2006. Diez años después, y aunque se mudó a más de cuatro horas de su región de origen, vive con el miedo de que alguien la reconozca.

 “Se escucharon muchos rumores, que a la gente que había trabajado con ellos les iban a matar. Allí sí le da a uno como miedo”, confiesa la mujer de cabellera café y apariencia fuerte, que dice nunca sentirse verdaderamente como sí misma sino como si tuviera “un doble”.

“Definir una línea entre quién es víctima y quién es victimario es muy complejo”, explicó Joshua Mitrotti, director de la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), que acompaña a los excombatientes en su retorno a la vida civil, incluyendo una corta terapia que de ser necesario es ampliada en el servicio de salud pública.

 “De las 49.000 personas que hemos atendido, 90 % llegan afectadas: tenemos estrés postraumático en más o menos un 30 %”, indicó. 

Los otros problemas combinan dependencia al alcohol y/o drogas (34 %), dificultad de controlar sus impulsos (26,2 %), ansiedad (27,3 %).

 Los mismos síntomas se encuentran en víctimas civiles o testigos de masacres, violaciones, secuestros, reclutamiento de niños, desplazamiento forzado y otras crueldades de la guerra.

 Ivonne Zabala, de la ONG Médicos sin Fronteras (MSF), asegura que muchos han “vivido más de un evento y tienen más de un factor de riesgo”: por ejemplo, “una persona a la que le han asesinado un familiar pero que a su vez ha tenido también que desplazarse y llegar a un lugar con situaciones de violencia en su entorno”, como ciertas barriadas de grandes ciudades. 

“Eso deriva en deterioro significativo de la salud mental”, declaró la sicóloga, enumerando las afectaciones crónicas más comunes: depresión, ansiedad, problemas de adaptación y estrés postraumático.

 Según un estudio de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de 2014, citado por el CICR, 80 % de las víctimas del conflicto “no olvidan pero pueden vivir con su sufrimiento” y el “20 % tiene un trauma profundo en su vida”.

“Es una población muy traumatizada a lo largo de mucho tiempo. Es multigeneracional y eso ha generado disfunciones y una menor empatía y compasión” entre los colombianos, precisó Maarten de Vries, siquiatra holandés, tras un coloquio sobre ‘La salud para una paz duradera’ en la Universidad Javeriana de Bogotá.

 Además de las múltiples causas de sufrimiento, la duración del conflicto, el más antiguo de América, hace que varias generaciones de colombianos estén afectadas directa o indirectamente. Y esta violencia endémica, estos traumatismos, repercuten en parejas y familias.

 La última Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDS), publicada en diciembre pasado, muestra que una de cada tres mujeres ha recibido golpes de su actual o anterior pareja o esposo.

 Mary Luz Dussan, especialista en salud pública que trabaja en Nicaragua, estima que “a Colombia le hace falta pensar en el bienestar de la gente” y rechaza la carencia de “acompañamiento psicosocial efectivo”.

“¡Pero aún se puede hacer! Hay que pensar desde la reconstrucción de la persona que se ha destruido en esta guerra”, asegura.

Cicatrices Jaír perdió su pierna derecha por el conflicto armado.  Usar una prótesis le evoca su militancia en las Farc, un recuerdo tan imborrable como haberle causado daño a sus antiguos enemigos, con los que ahora espera construir la paz.  Este miembro de las Farc perseguía hace seis años a un adversario cuando  pisó una mina antipersona y voló “como 15 metros” y cayó al piso solo con su ropa interior.  “Es una cosa muy dura cuando uno no está enseñado a perder  un pie”, dice en su ‘caleta’ del campamento del Frente 34 de las Farc, en Vegaez. Afirma no sentir rencor ni tener  traumas ni pesadillas, pero reconoce haber estado un tiempo “claramente loco” por lo ocurrido y avergonzarse cuando los civiles ven “la cicatriz fea” que le quedó.  ”Estamos en la paz, pero es claro que a uno  esto le pasó en la guerra. Es un recuerdo que le queda a uno”, asegura Jaír, una de las 11.500 víctimas de minas antipersona que dejó más de medio siglo de guerra interna en Colombia.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad