Se alista el nuevo Ejército de Colombia para llegada de la paz

default: Se alista el nuevo Ejército de Colombia para llegada de la paz

Las Fuerzas Militares tendrán cambio en su doctrina una vez se firme acuerdo con las Farc. No se reducirán recursos ni el número de hombres.

Se alista el nuevo Ejército de Colombia para llegada de la paz

Septiembre 28, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Katherine Vega | Colprensa
Se alista el nuevo Ejército de Colombia para llegada de la paz

Las Fuerzas Militares de Colombia las conforman hoy 470.988 hombres. En el último año, el Ejército fue reforzado por el Gobierno con otros 42.129 uniformados para reforzar la lucha antiguerrillera.

Las Fuerzas Militares tendrán cambio en su doctrina una vez se firme acuerdo con las Farc. No se reducirán recursos ni el número de hombres.

Tras el encuentro histórico entre el presidente Juan Manuel Santos y el jefe máximo de las Farc, ‘Timoleón Jiménez’, o ‘Timochenko’, para anunciar el acuerdo de Justicia Transicional, la paz parece empezar a tomar forma, no solo por el positivismo que se ha producido en diferentes sectores, sino porque instituciones como el Ejército Nacional se están transformando para ella.

Con el acto legislativo para refrendar los acuerdos de paz que fue radicado recientemente en el Congreso de la República se empezó a vislumbrar que vendrían grandes anuncios. 

La expectativa fue aumentando con la propuesta de plebiscito como el mecanismo adecuado para refrendar lo pactado, y en el que curiosamente se pronosticaba que entre diciembre y marzo se firmaría la paz -algo que ya fue confirmado por Santos al decir que sería el 23 de marzo de 2016.

Luego de eso y con la palabra ‘Paz’ retumbando por todos lados se dio el anuncio de un acuerdo en el punto más difícil de la agenda que se maneja en La Habana. 

Después del comunicado conjunto, en un foro organizado por la Universidad del Rosario se anunció un cambio de doctrina del Ejército Nacional, que se explica básicamente con esta frase de su comandante, el mayor general Alberto José Mejía: “No le tenemos miedo a la paz, tenemos, por el contrario, una visión muy clara de lo que tenemos que hacer”. 

Se trata de una transformación en la que se viene trabajando hace cuatro años y con la que, al parecer, se define lo que será el Ejército para la paz. 

Según lo expuesto, se logrará una  institución más educada y preparada para “las disidencias que surjan de este proceso, el ataque frontal a quienes no se acojan a la negociación, la lucha por convicción contra las bandas criminales y la criminalidad en general, el crimen trasnacional y las amenazas de otro orden que se puedan presentar”. 

Para eso se creó el ‘Plan Minerva’, una carta de navegación en la que se consignan los temas de educación militar y la preparación de estrategias, así como el ‘Plan Damasco’, donde se plantea cómo hacer ese cambio doctrinal que califica el comandante, como “moderno” y “acorde” a los cambios que se plantean.

“No solamente estamos estableciendo cuáles son los manuales de carácter estratégico, operacional y táctico de acuerdo a los niveles de la guerra, sino que también estamos allí, haciendo una división, una separación en algo que para mí es espectacular: unos manuales denominados Piedra Angular”, dijo. 

“Con los manuales como piedra angular se establece la filosofía militar, sus valores y sus principios, por lo cual, la institución para la paz será un Ejército prudente, un Ejército que es educado, un Ejército que se basa en la ética militar, que es fundamental para la proyección de nuestra fuerza”, dijo el alto oficial.

Toda una hoja de ruta que ya tiene aprobación internacional, pues ya cuenta con el apoyo de Estados Unidos, la Otan y las “instituciones fundamentales en los manejos de normas de los conflictos armados”, aseguró el general Mejía. 

Una de las grandes dudas es si ese Ejército para la paz tendría que reducirse por la disminución del conflicto. Y, aunque el comandante no habló de reducción de tropas, Colprensa conoció las razones por las cuales no se podría dar. 

Actualmente, el Ejército concentra gran parte de su energía en el ‘Plan Espada de Honor’. La estrategia, que se trabaja desde 2012, se aplicaría hasta el mes de diciembre y  determinaría su continuidad si la esperada firma de paz con las Farc eventualmente no se da.

 El plan se desarrolla en 12 zonas del país, ya sea por su importancia estratégica, por ser zonas de frontera, porque hay minería ilegal o cultivos ilícitos. Y, dentro de esas zonas, el Ejército ha calificado como críticas las que tienen petróleo: Arauca, Catatumbo, oriente de Antioquia, Chocó, Cauca y Valle del Cauca, Putumayo y parte de Orinoquía.

 En esos lugares se trabaja sobre dos líneas: la ejecución sostenida de operaciones militares, y el acercamiento a la población. Su accionar tiene como objetivo a los cabecillas de los bloques ‘oriental’ y ‘sur’ de las Farc, y dentro de ellos a Hernán Darío Velásquez alias ‘El Paisa.  Es una lucha que lleva varios años para proteger a la población civil frente al accionar subversivo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad