Se agita polémica por propuesta de curules en el Congreso para las Farc

Junio 29, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Se agita polémica por propuesta de curules en el Congreso para las Farc

En la Universidad Javeriana de Bogotá se realizó el foro "Debate sobre la Reforma Política para el Posconflicto".

Fundación Paz y Reconciliación dice que los desmovilizados deberían tener 9 curules directas al Senado. En contraste, magistrado de la CNE presentará reforma con propuesta de 13 curules regionales.

El debate sobre la futura participación política de los desmovilizados de las Farc ya comienza a desatar polémica, a raíz de dos propuestas sobre el número curules en el Congreso que se le asignarían a los desmovilizados de la guerrilla.

Una de esas propuestas la hizo la Fundación Paz y Reconciliación, y otra es una reforma planteada por el magistrado Armando Novoa del Consejo Nacional Electoral.

Ambas propuestas se están conociendo porque en el segundo punto de la agenda de negociación con las Farc, concerniente a la participación política del grupo que dejará las armas, se acordó "la creación de Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz para la elección de un número por definir de Representantes a la Cámara de manera temporal".

Según el acuerdo, las personas que conformen esas curules serán quienes habiten de manera regular las zonas más afectadas por el conflicto, tendrán reglas especiales y las campañas contarán con financiación especial.

Pero quedó pendiente dónde serían esas zonas, el número de curules y el número de periodos legislativos en el que se activarían esas circunscripciones. 

A raíz de ello, el martes pasado, la Fundación Paz y Reconciliación propuso que una vez se firme el acuerdo final de paz con las Farc, se les otorgue un  número de curules directas al Senado, así como unas circunscripciones especiales en zonas afectadas por la violencia y donde ellos puedan participar de una elección popular.

Lea también: En vigencia acto legislativo que da viabilidad jurídica a los acuerdos de paz

Ariel Ávila, subdirector de la fundación,  dijo que este sería un mecanismo idóneo de participación política para los desmovilizados de la guerrilla.

En desarrollo del foro  ‘Reforma Política y Participación de las Farc’, que se realizó en la Universidad Javeriana, Ávila precisó su propuesta y dijo que serían  “9 curules directas a Senado para las Farc una vez termine el proceso de dejación de las armas, derivadas de que en los años 80 y 90 cuando comenzó la masacre de la UP que nació de las negociaciones de paz de la Uribe tenía 14 congresistas, se trata de una iniciativa de restauración política”.

Asimismo, la organización propone que se creen 17 curules adicionales en el marco de las circunscripciones de paz, que sean permanentes y que quienes lleguen a ocuparlas tengan que participar en elecciones.

Ávila precisó que sería un número de sillas  adicionales en la corporación, con el propósito de no alterar el número de curules que actualmente están designadas a los diferentes partidos.

El vocero de la fundación sostiene que en la mesa de negociaciones ya hay por lo  menos tres propuestas, que consideran el incremento del número total de representantes por medio de las circunscripciones especiales de paz.

La propuesta de la fundación generó inmediatas reacciones.  Angélica Lozano, quien hace parte de Alianza Verde, manifestó su rechazo al número de curules directas: “la Constitución prevé dos curules para indígenas y otras dos para afros en el Congreso. Absurdo nueve para las Farc”.

El senador Mauricio Lizcano advirtió, por su parte, que “hay que hacer una cosa más proporcional de acuerdo a los partidos minoritarios y de acuerdo a lo que existe en el Congreso. A mí me parece una propuesta exagerada en número de curules. Sí estoy de acuerdo en que participen en el Congreso una vez firmen los acuerdos, una vez pase la justicia transicional, pero por supuesto esa propuesta en número es desproporcionada”. 

Para Lizcano podría darse un número pequeño de curules de manera directa la primera vez, pero afirma que lo ideal es que participen como todos, en la contienda política.

“Aquí estamos al borde de una cosa que hasta ridícula va a resultar, y es que quienes hemos estado en esta lucha, en las elecciones de 2018 por el sistema de umbrales, salgamos del Congreso, como ya salió el Mira del Senado”, afirmó el senador Jorge Enrique Robledo del Polo Democrático.

Para Robledo, está bien que se desarmen las Farc e ingresen a la contienda electoral, pero se debe ser cuidadoso con el proceso, especialmente porque el sistema electoral colombiano es completamente retardatario y tiene falencias que se deben solucionar, pero que en definitiva no eliminará el proceso de paz.

“Hasta donde yo entiendo lo que hacen es introducir en el sistema político y electoral a las Farc, pero en muchos temas, el sistema es espantosamente retardatorio, es lo que yo estoy viendo venir. Saludo su reintegración a la vida política, pero eso no quiere decir que las cosas vayan a cambiar como seguramente muchos quisiéramos”, dice.

Ante las críticas, Ariel Ávila,  subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, reiteró que las curules serían adicionales y que la razón del número es por ser un modelo basado en la justicia restaurativa, considerando lo sucedido con la Unión Patriótica.

“En ningún momento las circunscripciones especiales y las curules en Senado es quitarle opción a los actuales partidos. Siempre serán curules adicionales que van a ser, en el caso de Senado, transitorias por dos periodos y en el caso de Cámara, indefinidas. No estamos hablando de quitarles curules a partidos minoritarios, serían adicionales. Y este es un modelo de justicia restaurativa”, enfatizó.

El lunes pasado, el senador Ernesto Macías Tovar del Centro Democrático, denunció  que el presidente Santos le ofreció a las Farc diez curules en el Senado de la República.  “Nosotros nos hemos opuesto desde un comienzo a que se les de elegibilidad a los autores de crímenes de atroces, pero se la van a dar porque según comentan los amigos del Gobierno el presidente Santos ya les ofreció a las Farc diez curules en el Senado de la República y están negociando el número de curules en la Cámara de Representantes”, reprochó.

Lea aquí: Farc dicen que así gane el No en el plebisicto, no volverían a la guerra

Por su parte, el magistrado del CNE, Armando Novoa, radicará un acto legislativo en el siguiente periodo, con el que se crean las Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz, que se pactaron en el punto de participación política de la negociación en La Habana. Para Novoa, deberían ser 13 las circunscripciones y tener un enfoque regional y no departamental.

Por lo anterior, se distribuirían así: la primera, que abarcaría los departamentos de Antioquia, Córdoba y Chocó; la segunda, para Antioquia y Bolívar; la tercera, para los departamentos de Cesar y Norte de Santander;  la cuarta, para La Guajira, Cesar y Magdalena; la quinta para Arauca; la sexta para Bolívar y Sucre; la séptima, para Huila, Cauca, Tolima y Valle del Cauca; la octava, para Cauca, Nariño y Valle del Cauca; la novena para Amazonas, Putumayo, Meta, y Caquetá; y la décima para el Meta.

En cuanto a la undécima sería para Boyacá y Cundinamarca; la décimosegunda  para Guainía, Vaupés, Vichada y Guaviare; y, la última, para Santander.

La duración de estas circunscripciones sería de tres periodos, es decir, de doce años. Las organizaciones sociales podrían postular a sus candidatos sin necesidad de recolectar firmas; y las personas elegidas llegarían a ocupar esos trece nuevos puestos en la Cámara de Representantes, por lo que esa cámara estaría compuesta por un total de 179 congresistas.

“Para ser elegido en estas circunscripciones se requerirá el 65 % de los votos obtenidos por el representante elegido con la más baja votación en el departamento o departamentos que integran la circunscripción en las elecciones inmediatamente anteriores”, establece también la reforma.

En diálogo con Blu Radio, el magistrado explicó que no se tratarían de curules directas para las Farc, sino para organizaciones de las zonas donde operaba el grupo guerrillero.

En la iniciativa también se propone que la Unión Patriótica será el único partido político que pueda postular candidatos a esas circunscripciones por dos razones: “porque es el único partido político legalmente reconocido que hoy no tiene representación en el Congreso y porque es necesario como medida de reparación política y electoral por el exterminio de sus líderes regionales”.

Además, se podría votar dos veces para estas curules y el Consejo Nacional Electoral verificaría las calidades de los candidatos para que no se infiltren paramilitares y el narcotráfico, según la propuesta del magistrado.

Lea aquí el proyecto de acto legislativo que presentará el magistrado Novoa. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad