¿Qué tanto sirven las marchas para destrabar el acuerdo de paz?

¿Qué tanto sirven las marchas para destrabar el acuerdo de paz?

Octubre 13, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa
¿Qué tanto sirven las marchas para destrabar el acuerdo de paz?

Con camisetas y flores blancas los caleños marcharon el miércoles para exigir la implementación de los acuerdos de paz.

Analistas consideran que, al final, los políticos no podrán desconocer la petición ciudadana y deberán implementar acuerdos con las Farc.

“Queremos que estas marchas por la paz tengan la misma trascendencia que tuvo el movimiento de la Séptima Papeleta. Queremos llegar a ser un punto de cambio y de reconciliación en Colombia. No queremos volver jamás a la guerra. Queremos conocer qué es la paz”.

Las palabras son de Fabián Murcia, vocero del movimiento universitario que desde la semana pasada está promoviendo las marchas en la capital del país. Pero para que sus deseos se vuelvan realidad, tendrán que pasar varias semanas sembrados en la protesta.

Así lo sostienen los analistas que indican que solo así se generará presión sobre los políticos colombianos, que en las urnas no representan más que el 40 % de la votación, si se tiene en cuenta la abstención histórica en el país que redondea el 60 %.

“Puede que muchos de los que ahora marchan no hayan salido a votar, pero la expresión en la calle es legítima, se dieron cuenta de la importancia de lo que debíamos decidir el 2 de octubre”, comenta el analista Fernando Giraldo, quien insiste en que la única garantía de que los políticos los tengan en cuenta es que  se mantengan en el tiempo y se amplíe la cobertura de la movilización.

Así mismo dice que deben tener una estructura y liderazgo, que en este caso es político, pero no partidista.

En ese sentido coincidió con el subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, Ariel Ávila, quien indica que estas movilizaciones podrían generar que el Centro Democrático se sienta presionado para llegar pronto a una renegociación y no dilate el proceso en la búsqueda de aspiraciones presidenciales para el 2018.

[[nid:585393;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/10/marcha-paz-bogota.jpg;full;{Indígenas, estudiantes universitarios, líderes sociales, trabajadores y personas de todo el país se volcaron a las calles de Bogotá este miércoles en una nueva marcha multitudinaria para exigir la implementación de los acuerdos de paz con las Farc.Fotos: Colprensa y agencia AFP}]]

“La renegociación no puede ser otros cuatro  años, hay que ser coherentes. El problema es que muchos de los líderes del No no tiene intención real de llegar a acuerdos rápidos, sino que le apunten a alguna aspiración presidencial para el 2018”, comentó Ávila.

Agregó que el éxito de las movilizaciones dependerá de si perduran uno o dos meses más, y logran conseguir gran participación de la gente en las diferentes ciudades.

Sin embargo, el analista  de la Universidad de La Sabana, Diego Cediel, cree que sea cual sea el futuro de estas movilizaciones, los negociadores de todas las partes deben manejar bien esa efervescencia popular, pues esa presión se puede convertir en un arma de doble filo. 

“Las marchas pueden tener doble filo al ser generadoras de presión, puede ser positiva si la presión se centra en puntos concretos, como que no se levanten de la mesa, que sería algo que beneficiará el proceso, pero si la presión se centra en el tiempo y en que se llegue rápido a soluciones puede generar que por la efervescencia popular se pacte un acuerdo con errores”, advirtió el docente.

En todo caso, para el politólogo Giraldo el que puede sufrir más con estas marchas es el Centro Democrático, si sigue postergando su decisión de presentar programas serios para destrabar el acuerdo, porque los pueden acusar de no tener la voluntad política para hacerlo.

[[nid:585402;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/10/cali-marcha-paz-.jpg;full;{Universitarios, líderes ciudadanos, voceros de movimientos cívicos y demás se volcaron a las calles de Cali vistiendo de blanco para respaldar el acuerdo de paz con las Farc y rendir homenaje a las víctimas del conflicto.Fotos: Bernardo Peña | El País}]]

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad