¿Por qué no le otorgaron el Nobel de paz a Timochenko?

Octubre 08, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Los resultados del plebiscito del pasado domingo habrían dejado al jefe máximo de las Farc por fuera del reconocimiento.

El otro efecto que deja hasta el momento el remezón de los resultados del plebiscito del pasado domingo, donde la mayoría de los colombianos rechazó el acuerdo con las Farc, es que tumbó a Rodrigo Londoño, alias Timochenko, del pedestal de nominados a recibir el Nobel de Paz.

Con el argumento de que el Comité Nobel en Oslo seguramente se inspiraría en lo ocurrido en Suráfrica, cuando en 1993 le fue entregado el Nobel de paz a Nelson Mandela y Frederik de Klerk, los artífices de una salida pacífica al apartheid, la apuesta fuerte de este año era el Nobel conjunto a Santos y Timochenko por el acuerdo que se refrendaría en el plebiscito.

A la luz de esos resultados, muchos consideraron que los líderes de los acuerdos alcanzados durante cuatro años de negociaciones en La Habana quedaban por fuera de la lista de 376 candidatos que se inscribieron ante el Instituto Nobel Noruego como merecedores del Nobel de paz.

Sin embargo el país se levantó ayer con la enorme sorpresa de que el Premio Nobel 2016 era el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, y por ningún lado figuraba el nombre del jefe máximo de las Farc.

¿Por qué quedó Timochenko por fuera del Nobel de Paz? ¿Influyó el hecho de que la mayoría de los colombianos rechazara mediante el plebiscito los acuerdos? 

La respuesta está implícita en el mismo comunicado que leyó la presidenta del Comité Nobel al anunciar a Juan Manuel Santos como el ganador del prestigioso premio, al advertir el riesgo en el que se encuentra hoy el acuerdo de paz con las Farc.

“Existe un peligro real de que el proceso de paz se interrumpa y de que la guerra civil se reanude”, lo que hace “todavía más urgente el respeto del alto el fuego por las partes, encabezadas por el presidente Santos y el jefe de la guerrilla de las Farc Rodrigo Londoño”, leyó Kaci Kullmann Five, presidenta del Comité Nobel.

Así las cosas, de haberse logrado la aprobación mayoritaria de los colombianos el pasado domingo, aseguran los expertos, era indudable que Santos y el jefe máximo de las Farc viajarían juntos en diciembre a Oslo para recoger el codiciado Nobel de Paz.

Los factores influyeron

Analistas aseguran que ese es sin duda el principal coletazo del resultado del plebiscito del domingo pasado, en el que la mayoría de los electores rechazó los acuerdos firmados, pero otros elementos externos influyeron.

Ancízar Marroquín, analista y politólogo considera que el candidato más firme para ese premio era Timochenko “pero los sacaron del llavero por culpa de Uribe y por culpa del resultado del plebiscito del domingo”.

“Si el que se hubiera impuesto en las urnas hubiera sido el Si, téngalo por seguro que no lo hubieran bajado del Podio. Era inobjetable que  Santos, Timochenko y otros más hubieran estado en la ceremonia porque el propósito era entregarles el Nobel a todos los que lograron la paz”, aseguró Marroquín.

Camilo Sánchez, director de investigaciones en justicia transicional del Centro de Estudios Jurídicos Dejusticia, considera que es difícil saber las consideraciones del comité, pero que “probablemente lo hicieron para no polarizar más las cosas en Colombia”.

“La evaluación del Comité pudo haber sido que el 50 % de los electores tienen una posición respecto a la guerrilla y una decisión en ese sentido, otorgándole el Nobel al jefe de las Farc, en lugar de acercarnos más a la paz termine generando más resentimientos y reticencias”, aseguró Sánchez.  

No obstante, hay quienes creen que ha incidido el hecho de que el Gobierno de Estados Unidos tenga todavía en la lista de grupos terroristas a las Farc.

Ya el Departamento de Estado de los Estados Unidos había hecho saber que eliminaría a las Farc del listado de organizaciones terroristas luego de que firmaran un acuerdo con el Gobierno, sin embargo esa posibilidad también quedó estancada con el No al plebiscito.

Marroquín no está tan seguro de esa apreciación y considera que al Comité Noruego le importa poco las consideraciones de los americanos.

“Para ellos pesa más la influencia de Francia por la capacidad de gestión que tiene el país Galo en la Unión Europea. Además Francia ha sido muy cercano a las Farc y ha hecho muchos de los mandados al grupo guerrillero en la Unión. No olvidemos que fue el expresidente francés Nicolás Sarkozy quien le pidió al expresidente Álvaro Uribe Vélez que dejara en libertad al ‘Canciller de las Farc’ Rodrigo Granda y a 150 presos políticos más”, recordó Ancízar Marroquín.

“El Nobel de Paz a ‘Timochenko’ habría sido una bofetada a la opinión pública nacional y a los colombianos, que en un 98 % consideran a las Farc como un grupo terrorista y no tendría presentación otorgarle un Nobel de Paz a un grupo criminal”, aseguró el senador Alfredo Rangel.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad