¿Por qué Cali es una de las ciudades clave para el posconflicto?

default: ¿Por qué Cali es una de las ciudades clave para el posconflicto?

La Agencia Colombiana para la Reintegración realizó un evento en el que se habló de los retos que tiene la ciudad después de la firma del acuerdo de paz.

¿Por qué Cali es una de las ciudades clave para el posconflicto?

Junio 22, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Por qué Cali es una de las ciudades clave para el posconflicto?

En el acto hizo presencia el alcalde de Cali, Maurice Armitage, quien habló sobre su voluntad de vincular laboralmente a desmovilizados de la guerrilla.

La Agencia Colombiana para la Reintegración realizó un evento en el que se habló de los retos que tiene la ciudad después de la firma del acuerdo de paz.

Con varios páneles sobre la importancia de las administraciones locales y la empresa privada en los procesos de reinserción de los excombatientes, la Agencia Colombiana para la Reintegración presentó un balance de gestión en Cali en la mañana de ayer. 

En el acto hicieron presencia el alcalde de Cali, Maurice Armitage; el director de la ACR, Joshua Mitrotti, así como estudiosos del tema y reinsertados tanto de guerrillas como de grupos paramilitares. 

En el evento, Mitrotti informó que a la fecha, 59.000 personas han abandonado los grupos armados ilegales, de las cuales 49.000 ingresaron al proceso de reintegración que adelanta la ACR.  De ese último número, 13.354 ya culminaron exitosamente su proceso y hoy ejercen autónomamente su ciudadanía en la legalidad.

Respecto a Cali, las cifras de la ACR indican que 1492 personas desmovilizadas ingresaron al proceso de reintegración. De ese número, el 58 % provienen de las  Farc; 19 % del ELN y el 23 % de las AUC.

“Cali es la principal ciudad receptora de población desmovilizada en el suroccidente del país. Le sigue Palmira, Buenaventura, Tuluá, Buga y Cartago; por eso, esta ciudad es una de las más importantes del país en lo que tiene que ver con un eventual posconflicto”, afirmó Mitrotti. 

Lea aquí: Alcalde de Cali evalúa vinculación de reinsertados al grupo de guardas de tránsito

El alcalde de Cali, Maurice Armitage, resaltó en el evento su compromiso con los excombatientes y víctimas del conflicto, ya que, según él, “la responsabilidad que tenemos los colombianos en aceptar a los reintegrados es toda. Yo creo que esto debe ser un trabajo de doble vía, pues nosotros como sociedad también tenemos que pedir perdón por la exclusión a algunas comunidades”.

El Alcalde también destacó que su plan de gobierno ya tiene a la población desmovilizada contemplada y que, incluso, es vocero para que la sociedad les dé nuevas oportunidades a estas personas.

Entre las discusiones que se plantearon estuvo la necesidad de brindar estabilidad jurídica a los excombatientes que se acojan a los procesos de reintegración, teniendo en cuenta que una eventual firma de la paz vendrá acompañada de un alto número de combatientes dispuestos a reinsertarse a la sociedad. 

“Quienes decidan reinsertarse deben contar con los elementos jurídicos suficientes para hacerlo. No puede suceder que una persona que decida salirse de las filas de un grupo armado, lo haga bajo algunas condiciones y luego esas condiciones se le cambian, al punto de que deba responder ante la justicia por delitos que fueron juzgados en términos de justicia transicional”, sostuvo Miguel Restrepo, excombatiente de las AUC y promotor de la ACR en Antioquia. 

Restrepo hizo referencia a las dificultades que desmovilizados de las AUC están viviendo debido a la ley 1424 que modificó los términos en los cuales se hicieron los procesos de desmovilización entre 2001 y 2009. “Si se le cambian las condiciones a los desmovilizados, muchos regresarán a delinquir”, indicó Restrepo. 

Miguel Restrepo, desmovilizado de las AUC

“La Agencia Colombiana de Reintegración hace un excelente trabajo, pues son muchos los casos de reinserciones exitosas. Ahora mismo, el gran problema en estos procesos es la ley 1424. Cuando yo me desmovilicé en 2005, lo hice bajo la ley 418, y las condiciones era que yo me comprometía a hacer el proceso de reinserción y el Estado monitoreaba mi comportamiento durante dos años. Si no cometía ninguna irregularidad, se suspendían las penas. Pero con la ley 1424 de 2010, esto cambió, y ahora resulta que más de 34 mil reinsertados de las AUC, que se acogieron a la reintegración bajo las primeras condiciones, tienen antecedentes e incluso, algunos tienen que pagar penas. Las condiciones no las pueden cambiar así”.

“Yo ingresé a las Farc cuando era niño. Lo hice porque no había de otra, éramos muy pobres, y ellos nos ofrecían dinero, oportunidades. Pero estar allá fue muy duro. Estuve en varios ataques, en la toma a Toribío, en muchas cosas muy duras. Tuve que ver a muchos de mis compañeros morir niños. Un día, cansado de todo esto, aproveché que me enviaron a comprar un medicamento a Cali y corrí al ICBF. ‘Soy un guerrillero y no quiero serlo más’, les dije. Entonces inicié todo el proceso con la ACR. Fue muy duro, porque salir de la guerra es complejo, uno queda con muchos traumas, pero bueno, eso ya lo superé. Ahora estudio Ciencias Sociales y estoy a un año de graduarme. Quiero volver al Cauca para iniciar proyectos con las comunidades”.

“Nos estamos preparando para el posconflicto”

"Tenemos unas lecciones aprendidas atendiendo a población en condiciones muy parecidas a las de las personas que podríamos recibir (quienes se desmovilicen de las Farc y el ELN, hemos sistematizado esta experiencia. Además, hemos desarrollado pilotos con una población de más o menos 600 personas recién salidas de los grupos armados que han estado en entornos controlados rurales. Nosotros confiamos en realizar una excelente labor en caso de que se firme la paz. Sabemos, que es fundamental para el país un buen proceso de reintegración.  El 76% de las personas en reintegración se mantienen en la legalidad y esto  cuesta tres cuartas partes menos que la cárcel”. Joshua Mitrotti, director de la ACR.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad