Polémica por primeras propuestas del uribismo para la renegociación

Octubre 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Polémica por primeras propuestas del uribismo para la renegociación

El expresidente Álvaro Uribe y los promotores del No tras la reunión con el presidente Juan Manuel Santos.

“El expresidente busca justicia para nadie”, dice Jorge Restrepo director del Cerac.

Reclusión en granjas agrícolas por un periodo de entre cinco y ocho años para responsables de crímenes atroces, que el narcotráfico no sea catalogado como delito político y que los cambios se hagan con “urgencia y paciencia para el inmediato futuro” fueron algunas de las propuestas que presentó el senador y expresidente Álvaro Uribe Vélez.

A través de una  carta pública,  Uribe precisó el domingo que si las Farc tendrán privilegios para crear un partido político y podrán ser elegidos pese a ser responsables de delitos atroces,  entonces debería tenerse en cuenta la situación  de 140.000 presos que hay en el país, los condenados por el Proceso 8000, los paramilitares y los parapolíticos.

El senador  insistió que en la campaña del No “siempre” se hizo referencia a las 297 páginas que comprende el acuerdo y con base en ellas “se expresaron desacuerdos en muchos temas”.

Uno de los cambios inamovibles es en la  Justicia y “el Tribunal Transicional, que entre sus facultades exorbitantes tiene la de definir qué conductas son delitos. Estamos de acuerdo con el Fiscal General de aplicar la Ley de Justicia, Paz y Reparación. O proponemos crear en la Corte Suprema la Sala Transicional y la doble instancia, retroactiva por cierto”.

Así mismo, pidió que a los integrantes de las Farc se les  dé protección efectiva a condición de la suspensión de algunos de  los delitos, narcotráfico y extorsión incluidos. “La ley podría conceder una amnistía, sin desmovilización total inmediata, a guerrilleros rasos, no incursos en delitos de lesa humanidad. Y para garantizar sus ingresos se podría contratar con ellos que empiecen la destrucción remunerada de la droga”.

Ante las propuestas, Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Estudio del Conflicto, Cerac, comentó que los últimos cinco puntos del documento están  incluidos  en el acuerdo.

Dice que aunque Uribe aseguró que el acuerdo conduciría a más violencia, sostuvo que “el acuerdo no genera impunidad, por el contrario, la reduce”.

A Restrepo le preocupa que la renegociación se siga conduciendo a través de medios públicos. “Es mejor que haya una mesa donde se presenten los textos, lo cual no quiere decir que tengan que ser secretos”.

Y sobre participación en política como Uribe la plantea, agregó que “en ese punto, pareciera que el expresidente lo que está buscando es una propuesta en materia de justicia de ‘todos en el suelo’, es decir, justicia para nadie y eso sí que es impunidad”.

En ese mismo sentido se pronunció Iván Marulanda Gómez, exconstitucionalista del 91, quien indicó que “desnaturalizar el acuerdo de justicia impediría a los colombianos conocer la verdad sobre la historia de tragedias que nos ahogaron en sangre”.

Así mismo, el senador Iván Cepeda, quien medió entre el Gobierno y las Farc durante los diálogos de paz en La Habana, dijo que no se puede pensar que con dilaciones se puede debilitar o acabar el proceso de paz. “La consulta debe ser rápida, eficaz y con propuestas viables” y agregó que “el proceso de paz y de cese de hostilidades no resisten prolongar debates sobre ajustes al acuerdo de paz”, por lo que pidió que no se ponga en peligro lo  hasta ahora  logrado.

 Entre tanto, Diego Martínez, asesor de las Farc en La Habana, reiteró que “el acuerdo ya se negoció, y que varios de los temas propuestos por Uribe Vélez ya quedaron incluidos en el texto final.

En  Justicia Transicional, uno de los temas rechazados por el Centro Democrático, Martínez sostuvo que “cualquier esquema de justicia debe ser aplicable a todos los actores del conflicto” y rechazó posibles cambios al tema del narcotráfico como delito conexo del de rebelión porque “existe amplia jurisprudencia al respecto,  el Acuerdo dice de manera clara que cuando se dé con relación a la rebelión, puede ser conexo”.

Propuestas 1. Se debe privilegiar la erradicación manual de drogas ilícitas, sin que el Gobierno pierda la facultad de fumigar cuando lo estime conveniente, siempre con el cuidado de no hacer daño al ser humano, a los animales ni a otros recursos naturales.2. Los acuerdos no deben afectar propietarios o poseedores honestos, cuya buena fe debe dar presunción, no desvirtuable, de ausencia de culpa. El apoyo al campesino no implica desconocer la necesidad de la empresa agropecuaria transparente.3. Los compromisos con las Farc deben cumplirse dentro de las posibilidades fiscales y financieras del país; esto es, sin afectar la regla fiscal, la confianza de inversión del sector privado, la competitividad, los programas sociales como educación de calidad, la capacidad adquisitiva de los ciudadanos.4. Los compromisos con las Farc no pueden limitar la descentralización ni la obligación de alcaldes y gobernadores de atender con equidad las necesidades de todos los ciudadanos.5. Las consultas a comunidades podrán ser limitadas en el tiempo por decretos reglamentarios del Gobierno, a fin de que no entorpezcan el desarrollo equilibrado de la Nación.
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad