Papa, ONU, Corte Suprema y otros organismos elegirán magistrados de paz

Agosto 12, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Papa, ONU, Corte Suprema y otros organismos elegirán magistrados de paz

Los procesos de escogencia deberán concluir lo más pronto posible después de la entrada en vigor del acuerdo final.

Este viernes el Gobierno Nacional y las Farc revelaron el mecanismo acerca de cómo serán seleccionados los magistrados que integrarán los tribunales de la justicia transicional que deberá juzgar a los miembros de esta guerrilla, los militares y civiles que se acojan a este mecanismos en virtud del proceso del proceso de paz. 

Lea también: ?Proceso de paz con las Farc se firmaría antes de acabar agosto: Pardo.En comunicado leído en La Habana, Cuba, sede de las conversaciones, se informó que se tendrá un comité de escogencia, para lo cual solicitarán de ese servicio de selección al Papa Francisco, al Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, la delegación en Colombia del Centro Internacional de Justicia Transicional, ICTJ, y la Comisión Permanente del Sistema Universitario del Estado. Se precisa en el comunicado que “los integrantes del comité deberán ser personas de altas calidades éticas, y reconocidas trayectorias profesionales. Los integrantes del comité seleccionarán a los magistrados por mayoría de 4/5, con un sistema de votación que promueva el consenso”. Ese comité gozará de toda la autonomía e independencia para que pueda cumplir sus funciones de manera imparcial. “Las partes acordarán un reglamento de composición y funcionamiento del comité de escogencia, que además regulará los mecanismos de postulación y elección, mecanismos que contarán con la debida publicidad y garantías de transparencia de manera que facilite el seguimiento y veeduría por parte de la sociedad y que permita recibir comentarios y opiniones de personas y organizaciones sobre los candidatos”, reportaron el Gobierno y las Farc. 

Lea también: Las 60 preguntas del Procurador a Santos sobre el proceso de paz.Serán en total 72 juristas. 20 magistrados colombianos y 4 extranjeros para el Tribunal para la Paz; 18 magistrados con nacionalidad colombiana y 6 magistrados extranjeros para las 3 Salas de Justicia, y una lista adicional de 19 nacionales y 5 extranjeros para el Tribunal para la Paz y las Salas de Justicia en caso de que se requiera aumentar el número de magistrados o sustituir a alguno de sus miembros. Se recordó que el Tribunal y cada Sala “deberá ser conformado con criterios de equidad de género y respeto a la diversidad étnica y cultural, y será elegido mediante un proceso de selección que dé confianza a la sociedad colombiana y a los distintos sectores que la conforman”. Esos magistrados deberán reunir los mismos requisitos que deben cumplir quienes aspiran a ser magistrado de la Corte Constitucional, de la Corte Suprema de Justicia o del Consejo de Estado de Colombia, salvo la nacionalidad colombiana para el caso de los extranjeros. “Para ser elegido magistrado de sala deberán reunirse los mismos requisitos que para ser magistrado de Tribunal Superior de distrito judicial. En ningún caso se aplicará un sistema de carrera”. Finalmente, se dice que “los procesos de escogencia deberán concluir lo más pronto posible después de la entrada en vigor del Acuerdo Final. En todo caso se priorizará la elección de los magistrados o magistradas de la Sala de Amnistía y de la Sala de Definición de las Situaciones Jurídicas”. 

Al crear las reglas para la selección de los magistrados y magistradas de la Justicia Especial para la Paz (JEP), la mesa de negociación de La Habana tenía que resolver dos problemas simultáneamente.El primero consistía en crear una comisión de selección que fuera completamente autónoma frente a las dos partes de la mesa de negociación (el Gobierno y las Farc), de tal forma que no existiera sospecha de que estas tuvieran injerencia en la composición de los tribunales y salas de la JEP.Esta autonomía es especialmente importante en vista de que la JEP no solo va a procesar los crímenes graves cometidos por miembros de las Farc, sino también los perpetrados por otros actores del conflicto armado.Solo si se escogían personas y organizaciones que estuvieran fuera de toda duda por su competencia institucional, profesional y moral, los colombianos podrían confiar en la selección que hiciera esa comisión.A la luz de ese criterio y de las experiencias internacionales en la composición de tribunales similares, creo que la composición propuesta para la comisión de selección resuelve adecuadamente el primer problema.En términos generales, las personas y organizaciones escogidas son ampliamente conocidas y ofrecen claras garantías de imparcialidad y ecuanimidad.El segundo problema que tenía que resolver la mesa de La Habana era establecer requisitos exigentes para los magistrados y magistradas de la JEP.Como lo había propuesto en mi columna de El Espectador, los requisitos idóneos serían los que ya se exigen para ser magistrado de las cortes y tribunales colombianos, que fue precisamente la solución que se adoptó. De modo que este segundo interrogante fue adecuadamente resuelto también por el sistema anunciado ayer.En conclusión, aunque la tarea era difícil porque esos dilemas de independencia y competencia profesional requieren fórmulas institucionales complejas, creo que los colombianos y colombianas podemos estar tranquilos y confiados en que los mecanismos de elección son adecuados y, de hecho, son afines a los que se han utilizado en tribunales similares como la Corte Penal Internacional.Sin embargo, hay que recordar que la entrada en funcionamiento de la comisión y el proceso de selección están supeditados a la firma oficial del acuerdo final y la validación de este por la ciudadanía a través del voto por el Sí en el plebiscito.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad