Nobel de paz a Santos, ¿el empujón para destrabar acuerdo de paz con Farc?

Octubre 07, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
Nobel de paz a Santos, ¿el empujón para destrabar acuerdo de paz con Farc?

Varios colombianos se acercaron a la Plaza de Bolívar, en el centro de Bogotá, para celebrar el premio Nobel de Paz que recibirá el presidente Juan Manuel Santos.

Expertos dicen que el galardón le devuelve el estímulo a Santos, golpeado por el plebiscito, para negociar el acuerdo y pone a la comunidad internacional con los ojos sobre los opositores.

Una semana de altas y bajas ha tenido el presidente Juan Manuel Santos, la cual empezó con los resultados del plebiscito y terminó este viernes con el reconocimiento del premio Nobel de Paz.

El galardón fue una noticia que tomó por sorpresa al mundo, pues tras la pérdida del plebiscito se creía que era poco probable. Pero según analistas, este premio acelerará la negociación y vuelve a darle fuerza al primer mandatario.

El analista político John Mario González destaca que el impacto por la distinción se dio en diferentes sentidos, pues no solo fue un mensaje para todos los colombianos, sino también para el Gobierno, las Farc y la oposición.

“Le da un estímulo al Presidente para persistir en la paz; pone al país en la necesidad de tomar una postura responsable; y al Presidente lo obliga a no excluir a los del No, (…)”, dice González al resaltar que también “lo fortalece frente al Congreso, porque el Presidente había quedado muy debilitado. Lo fortalece en su diálogo con la sociedad civil. Eleva la estadía del primer mandatario a un pedestal importante".

Lea aquí: "Vamos a traer a los del No y a los que no votaron rápidamente", Santos

En cuanto a las Farc, señala que es positivo, pues les da confianza a los guerrilleros y en especial a sus bases que se han tenido que mover a sus campamentos nuevamente.

"La guerrilla adquiere una posición política hacia el presidente Santos ya reconocido. Y esto les da a ellos confianza, sobre todo a sus bases, pues 'Timochenko' y la máxima comandancia de las Farc también se habían debilitado frente a sus bases. Entonces yo creo que esto apunta muy bien y adicional, me parece, la expectativa de diálogo con el ELN”, dice.

Considerando lo anterior, señala que el primer mandatario vuelve a tomar una posición fuerte ante los negociadores del No, pues además del premio, hay una decepción por quienes le apostaron a esta opción ante la falta del plan B de los líderes políticos que la promovieron. Al respecto explica algunas paradojas:

“La primera es que los del No, no tenían claro cuáles eran las prioridades en las peticiones al Presidente; segundo, en el país hubo una decepción con el triunfo del No; tercero, se acudió a argucias y a una campaña sucia como lo reconoció el mismo gerente de la campaña del No, por lo que se ha deslegitimado el triunfo de Uribe. Entonces yo creo que las reacciones posteriores al triunfo del No, más el Nobel de Paz, y el deseo que tiene la comunidad internacional de que en Colombia tenga paz, fortalece la posición negociadora del presidente Santos con la oposición”, afirma.

Mientras tanto, para el docente de la Maestría de Comunicación Política de la Universidad Externado de Colombia, Carlos Arias, además del respiro que le da el premio al presidente, lo más importante es el empujón al proceso de paz.

"Lo más importante del premio Nobel es el aire que le da al proceso de paz en tanto que generaría un proceso de presión para acelerar las negociaciones y los planteamientos que la oposición plantee", dice.

Por los últimos acontecimientos que sucedieron antes del Nobel, para Arias esta negociación se extendería hasta el próximo año, pero considera que la distinción obliga a la celeridad y a darle un impulso rápido a los acuerdos, en especial por los anuncios de disposición a la negociación y a seguir con el cese el fuego.

"Es posible que por el premio Nobel que va a tener, no solo esta y la otra semana sino también cuando se entregue, otro momento mediático de presión, se logre que se aceleren los acuerdos", añade el docente.

Por lo anterior, señala que los promotores del No son los que más reciben esa presión, por lo que tienen que entregar lo más pronto posible sus propuestas que deberán ser realistas y viables.

"Esta semana ellos tenían la obligación de hacerlo, dijeron que no, que lo entregaban el lunes. Yo creo que con la mirada internacional en aquellas personas, que han dicho que sí quieren la paz y quieren modificar parte de los acuerdos, entrarían a moverse rápidamente para que la próxima semana tengan una posiciones mucho más sólidas, tranquilas y reales de los acuerdos existentes para que se empiecen a negociar las nuevas modificaciones", precisa.

Arias cree –señalando que es muy optimista-,  que es posible que todo esto permita que se llegue a un acuerdo definitivo a finales del 2016.

Lea aquí: Gobierno y Farc mantendrán medidas para blindar el cese el fuego bilateral

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad