"No habrá venganza ni cacería de brujas, pero tampoco impunidad": De la Calle

"No habrá venganza ni cacería de brujas, pero tampoco impunidad": De la Calle

Diciembre 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
ElPaís.com.co | Colprensa

Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno Nacional en La Habana.

Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno en el proceso de paz, explicó los alcances del acuerdo sobre víctimas.

El jefe negociador del Gobierno Nacional para los diálogos de paz en La Habana, Cuba, Humberto de la Calle Lombana, dijo este martes que el acuerdo sobre víctimas pronostica el posible fin del conflicto y el advenimiento de una paz estable y duradera. 

De la Calle destacó lo histórico e importante que es este acuerdo, en especial para las víctimas, pero también por lo que significa más allá de la reparación. “Debemos mirar lo convenido como un todo. Un todo que garantiza en la mayor medida posible los derechos de las víctimas, pero que cierra las puertas a nuevas víctimas”, señaló. Llamó la atención para que los colombianos miren el acuerdo no sólo por el componente de Justicia, “hay que valorar los mecanismos para establecer la verdad, un anhelo que permanentemente las víctimas nos reclaman. El inmenso esfuerzo por lograr la reparación del daño causado. Ambas partes lo han proclamado así”. 

Lea también: Gobierno y Farc crearán sistema integral para reparación de víctimas

El negociador oficial destacó el compromiso al que llegó la mesa frente a la responsabilidad y el ofrecimiento de perdón.

“El Gobierno pondrá en marcha las medidas necesarias para lograr la reparación de las víctimas sin consideración a quien ocasionó el daño. Las Farc, por su parte, han adquirido el compromiso de realizar una multiplicidad de acciones reparadoras. Se han comprometido en el marco del fin del conflicto y dentro de los parámetros del sistema a contribuir a la reparación material de las víctimas y en general a la reparación integral, sobre la base de los hechos que identifique la Jurisdicción Especial para la Paz”. Para de La Calle “es un sistema que se aplica a todos. No es una puerta a la impunidad. No hay violencia buena. Después de seis millones de víctimas, las discusiones sobre quién inició la guerra no son relevantes para la terminación justa de las hostilidades. Tampoco las violaciones de un bando justifican las violaciones del otro. Repito: no hay espacio para la impunidad”. También explicó que no se pactó una amnistía para los delitos internacionales, “se acordó la imposición de sanciones efectivas que sean apropiadas al logro de la paz. A esa comunidad internacional le digo que en Colombia tenemos la voluntad y la capacidad para aplicar una Justicia de Transición genuina”. El jefe negociador recordó en qué condiciones las Farc se comprometieron para esa reparación de las víctimas y lo primero es la “la dejación de armas”, que deberá comenzar 60 días después de la firma del acuerdo final tal y como se pactó el pasado 23 de septiembre. Frente a las sanciones que tendrán las Farc, explicó que habrá penas privativas de la libertad de 15 a 20 años, en régimen ordinario de cárcel, para quienes no reconozcan verdad y responsabilidad. De la misma forma, se prevé que habrá lugar a penas privativas de la libertad de cinco años en régimen ordinario de cárcel para quienes reconozcan tardíamente verdad y responsabilidad pero en todo caso antes de la sentencia. Y las sanciones propias de la Jurisdicción, equivalen a restricción efectiva de libertades y derechos para quienes reconozcan de entrada su responsabilidad, aporten verdad plena y procedan a realizar acciones reparadoras; lo cual aplicará a los grandes jefes. “Seamos claros: hemos dicho siempre que no habrá prisión en estos casos. En su lugar, habrá una restricción efectiva, que significa que haya mecanismos idóneos de monitoreo y supervisión para garantizar el cumplimiento de buena fe de las restricciones ordenadas por el tribunal”, declaró. Insistió en que no hay lugar a aplicar amnistía a delitos como: genocidio, graves crímenes de guerra, toma de rehenes u otra privación grave de la libertad, tortura, ejecuciones extrajudiciales, desaparición forzada, acceso carnal y violencia sexual, sustracción de menores, desplazamiento forzado, reclutamiento de menores de acuerdo al Estatuto de Roma. Dijo que, en cambio, de acuerdo a lo dispuesto en normas internacionales que hacen parte del ordenamiento jurídico colombiano, se aplicará amnistía e indulto a los delitos políticos y conexos como ha sido tradición en Colombia. En una ley de amnistía se determinarán las conductas y la manera precisa cómo se aplicarán los criterios de la conexidad. Anunció que para los agentes del estado, en especial militares y policías, el Estado desarrollará un régimen especial, simultáneo, equilibrado y equitativo. 

Lea también: Farc anuncian estar listos para trabajar "a fondo" en debatir el fin del conflicto“No se pondrá en marcha un esquema de persecución y venganza. No habrá cacería de brujas. Pero tampoco habrá espacio para la impunidad”, sostuvo. “Esto quiere decir que la Jurisdicción Especial para la Paz es una solución, no es el comienzo del problema. Es una solución equitativa y razonable, basada en los mismos principios de aporte de verdad plena, asunción de responsabilidad, compromiso de reparación y no repetición”, señaló. Finalmente, De la Calle dijo que “nuestra mayor recompensa será el logro de una meta que todos los colombianos compartimos: tener un país reconciliado y en paz. Con el acto de hoy, comienza a aparecer el rostro de la paz. La paz es posible. Llegó la hora de creer”. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad