Lo que aún queda pendiente para firma del acuerdo definitivo entre Gobierno y Farc

Agosto 14, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Katherine Vega | Colprensa

La conformación del comité que escogerá a los magistrados de la Jurisdicción Especial de Paz es un paso importante, pero aún hay pendientes. ¿Cuáles son?

[[nid:549582;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/06/000_cb59h.jpg;full;{En dos oportunidades el presidente Juan Manuel Santos y ‘Timochenko’, jefe máximo de las Farc, se han encontrado en Cuba para firmar acuerdos de paz. El primero, de Justicia y el segundo, cese el fuego bilateral y de hostilidades y dejación de armas. Foto: Elpais.com.co| AFP}]]

El acuerdo sobre cómo se conformará el comité que elegirá a los magistrados que administrarán la Jurisdicción Especial para la Paz refleja un gran avance en las llamadas salvedades, que son los pendientes del proceso. Y con este nuevo punto resuelto, la pregunta vuelve a ser la misma: ¿qué falta, entonces, para lograr la firma del acuerdo final?

Varios expertos señalan que son puntos importantes en la negociación, pero que seguramente están avanzados por las subcomisiones que trabajan de manera permanente en La Habana.

Sin embargo, según dio a entender el jefe de la delegación de las Farc, ‘Iván Márquez’, también falta otro aspecto y tendría que ver con ‘actitud’.

“Queremos decirle a los colombianos que aquí, en La Habana, las Farc seguimos dispuestos a avanzar en la construcción del acuerdo final, pero necesitamos que cesen ya las obstrucciones propias de un estilo de negociación caprichoso, desgastador, que todo lo dilata y que pareciera que solo actúa para evitar reacciones adversas de una posición minoritaria y guerrerista que ya tiene hasta la coronilla al país”, sostuvo  el jefe guerrillero tras los anuncios del pasado viernes.

Tal comentario, en un escenario de especulación, dice el docente de la Maestría de Comunicación Política de la Universidad Externado de Colombia, Carlos Arias, podría significar la posibilidad de que ya todo esté  prácticamente acordado “y que por el clima de opinión generado alrededor de la polémica con las cartillas de convivencia escolar” o las encuestas, por ejemplo, se haya dilatado un poco el ritmo de la mesa.

“Lo que sí es claro  es que si algo hubiera salido en este momento y se quisiera mostrar a la opinión pública, no habría sido lo más apropiado porque la avalancha de opinión en contra del Gobierno habría  repercutido no solamente en las encuestas, sino también en el plebiscito”, afirma.

Para el director del programa de Ciencia Política de la Universidad de la Sabana, Iván Garzón, el comentario de ‘Márquez’ implica que son importantes los temas que faltan y que posiblemente se ha generado alguna tensión entre los negociadores.

“Hay que tener en cuenta que son muchos los espacios en blanco que quedaron en varios de los acuerdos y que hay aspectos muy sensibles que están por definirse, relativos a la participación política, por ejemplo. Entonces, pensaría que hay un momento de tensión natural del final de una negociación, en la que probablemente haya unas posturas muy firmes de ambos lados que puedan estar marcando un ritmo más lento”, dice Garzón.

Para el profesor y columnista John Mario González, ese ritmo lento se debe a dos cosas. Por un lado, al estilo del presidente Juan Manuel Santos, y, por el otro, a que las Farc han puesto todo el peso del plebiscito sobre los hombros del Gobierno Nacional. Lea también: ¿Sabe qué es la Jurisdicción Especial para la Paz y qué la compone?

“No creo que sea la falta de mayor aprobación en las encuestas sino que básicamente el ritmo de La Habana ha sido de desgaste. Se trata más de una paz burocrática bajo el mandato de un presidente que basa su gobernabilidad en el consenso y en el acuerdo de hasta los más mínimos detalles porque le hace falta ese liderazgo imperativo, ese liderazgo fuerte”, afirma el politólogo. 

Para González, la raíz del problema también radica en que la guerrilla no han dado muestras que ayuden a la favorabilidad de los acuerdos en la opinión pública: “La falta de pedir perdón, por ejemplo por el atentado del Nogal, de ofrecer disculpas a  todas las víctimas. Esto no lo han hecho las Farc, entonces la opinión pública se inquieta y también se preocupa por votar un plebiscito mientras estén en armas”, dice el columnista.

Sobre el mismo aspecto se refirió el jefe de la delegación del Gobierno Humberto de la Calle, después de escuchar la intervención del jefe negociador de las Farc en la presentación del último acuerdo.

‘Márquez’ destacó que con la elección del comité que elegirá a los magistrados confiaron en una de las instituciones del Estado que más los ha perseguido, como muestra de reconciliación (la Corte Suprema): “Desde nuestro punto de vista ha ejecutado el derecho penal del enemigo”.

De la Calle, aunque resaltó apartes del discurso de las Farc en cuanto a que se someterán a la justicia, afirmó que no comparte esa posición frente la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, y que este no es el momento para ese tipo de comentarios.

“(…) Las Farc deberían cesar en esa actitud tan arrogante. Francamente tengo que reprochar eso porque este no es el momento para hacer ese tipo de afirmaciones”, sostuvo  el negociador del Gobierno.

El director del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz de la Universidad Nacional, Alejo Vargas, señala que faltan varias cosas por definir, teniendo en cuenta lo hasta ahora conocido.

“Falta el mecanismo para integrar la Comisión de la Verdad; falta definir el tema de la incorporación política, económica y social de los miembros de las Farc, lo cual incluye los temas de favorabilidad política, el de la amnistía y el de las circunscripciones territoriales en la Cámara de Representantes establecidas en el punto de Participación Política; están por precisar las zonas donde se van a implementar los programas de desarrollo agrario territorial y el fondo de tierras”, explica.

El profesor Vargas afirma que son varios temas complejos que seguramente tomarán semanas de trabajo, pero que tienen grandes avances.

“Todos esos temas de alguna manera se han venido analizando en las subcomisiones y en las comisiones. Pero  todavía no han llegado a acuerdos que se puedan ya formalizar y eso es lo que seguramente les va a llevar unas semanas a los negociadores”, dice.

Por ello, considera que está muy cerca, como lo ha dicho el Gobierno Nacional, la firma de la paz: “Yo esperaría que a fines de este mes o comienzos de septiembre debiéramos estar ya en la firma del acuerdo final para que empiece a darse todo el resto del proceso que puede llevar al plebiscito, y después el inicio de todos los otros cronogramas”.

Frente a ese optimismo,  el profesor Carlos Arias  es enfático en señalar que  lo que más falta es la divulgación de los acuerdos y de cada uno de los detalles que aún no están claros que, de paso, dejan espacio a las especulaciones.

“Falta todo por ser comunicado oficialmente. En ese escenario (de la cercanía de la firma), sí es importante que el Gobierno empiece a comunicar exactamente qué fue lo que se acordó. Pues, más allá de decir que quieren votar Sí o No a la paz, lo que los colombianos quieren realmente es conocer con exactitud qué fue lo que se acordó”, señala.

Recuerde 2011.  Inició la fase exploratoria entre las Farc y el Gobierno, en zona fronteriza con Venezuela, cuyo gobierno ayudó a consolidar los diálogos de paz. 2012.  En agosto de este año, las partes lograron consolidar una agenda con puntos claros sobre los cuales se basaría la conversación para buscar el fin del conflicto.2013.  Se organizan el foros sobre reforma agraria, primer punto acordado en la mesa de conversaciones. En diciembre se logró consenso sobre los aspectos generales de la participación en política, pero quedaron pendientes como las curules en el Congreso.2014.   En mayo se firmó el punto de drogas ilícitas, en un documento que contiene 24 páginas.2015.  se creó la Comisión Histórica del conflicto y se pactó el sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición.2016.  se logró el acuerdo de cese el fuego bilateral y hostilidades definitivo y se concretó la sistema para elegir los magistrados de la Jurisdicción Especial de Paz.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad