Las molestas verdades que dejó el 'mapa del plebiscito'

Octubre 04, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Las molestas verdades que dejó el 'mapa del plebiscito'

La abstención fue el gran verdugo del Sí. Pero a él se unieron regiones que le fallaron al Presidente. ¿Cómo le fue al Valle?

El mapa político de los resultados electorales del pasado  domingo y el de los votos alcanzados en el 2014, durante la segunda vuelta por la Presidencia de la República, ratifica que la posibilidad de paz en Colombia se quedó simplemente en eso: en la disputa política.

Que pese a la importancia de lo que estaba en juego, el país se dividió de nuevo entre santistas y uribistas y que por alguna razón esas regiones que fueron pilares para la reelección de Juan Manuel Santos no quisieron cumplirle a la paz.

Lea también: Las tres preguntas clave después del triunfo del NO

La derrota de la coalición de Gobierno que apostaba por el Sí a los acuerdos de La Habana, como lo muestran las cifras, radicó en ese 10 % más de abstencionismo registrado el pasado domingo, donde solo votó el 37,43 % de las personas habilitadas, lo que significó   2.752.167 votos menos.

En la segunda vuelta por la Presidencia de la  República habían participado en total 15.818.214 colombianos, pero el pasado domingo solo se presentaron en las urnas 13.066.047 personas.

Lea también: Los aciertos y desaciertos de un proceso de paz que quedó herido

Y fueron justamente el Gobierno y los promotores del Sí los que llevaron la peor parte con  esa apatía política; porque mientras el uribismo redujo su guarismo  global en  500.000 votos, el  oficialismo  bajó sus cifras   en  cerca de un millón y medio de votos 

Juan Manuel Santos había sido reelegido en el 2014 con 7.839.342 votos y esta vez la cifra llegó apenas a los 6.377.482 sufragios. Entre tanto Óscar Iván Zuluaga, quien alcanzó en la carrera por la Casa de Nariño un total de 6.917.001 votos, logró sostener 6.431.376 de esas papeletas depositadas.

[[nid:582644;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/10/tablas_plebiscito.jpg;full;{}]]

El mapa regional

La relación en las regiones explica más claramente la derrota de los promotores del Sí en el plebiscito del domingo y los resultados le conceden buena parte de la razón a quienes señalan que los sectores políticos bajaron la guardia.

Porque así el mapa electoral pinte con el verde del Sí todos los departamentos de la periferia, la verdad es que en muchas de esas regiones va oculta una derrota política contundente.

Sobre todo en los departamentos de la costa norte del país, que ha sido fortín político histórico del Partido de la U y de Cambio Radical, donde se desaparecieron cerca de medio millón de votos.

El caso más dramático fue el que se registró en Atlántico, el fortín político de la familia Char. En el 2014 la candidatura de Juan Manuel Santos había alcanzado 542.942 votos y el domingo la opción del Sí logró apenas 258.121 apoyos. Es decir, solo en esa región hubo 284.821 votos menos.

Lea también: Desazón en los pueblos golpeados por la guerra tras el No en el plebiscito

Entre tanto la opción del No alcanzó 168.300 votos, lo que representó 28.911 sufragios más de los que había obtenido el Uribismo en la campaña del 2014.

La votación en Santander también resultó un fiasco para los promotores del Sí a los acuerdos de La Habana. En la tierra del ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, y  fortín político de Horacio Serpa y del Partido Liberal, la caída en el número de votos también fue estrepitosa.

El oficialismo obtuvo 118.801 votos menos de los que había alcanzado en el 2014, cuando Santos se trajo de esa región 429.356 votos. Pero esta vez apenas llegaron a 310.555 papeletas.

Curiosamente fue Antioquia, la región que terminó dándole el mayor impulso al triunfo del No, donde la coalición de Gobierno perdió menos votos.

Santos había logrado en ese departamento 704.585 votos para la campaña presidencial del 2014 y en esta oportunidad logró 648.051 apoyos. Perdió solo 56.534 votos, mientras el uribismo perdió en su fortín  81.489 sufragios (ver tabla anexa).

En las zonas de conflicto

Más allá de que en los municipios del occidente en lo que más ha arreciado el conflicto fue contundente el respaldo al Si a los acuerdos, también se registró una disminución significativa en el número de votantes del pasado domingo.En el Cauca 312.472 personas le habían apostado en el 2014 a la propuesta de paz del presidente Santos, pero solo salieron a reafirmar ese apoyo 235.219Lo propio ocurrió en Nariño, donde más allá del apoyo masivo al Si, de los 345.485 que apoyaron a Santos, solo 251.047 salieron a respaldar los acuerdos de paz logrados en La Habana.

En el Valle se redujo la participación

[[nid:582643;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/10/mapa_valle.jpg;full;{}]]

El avance de los promotores del No  en municipios del centro del Valle como Ginebra, Tuluá,  Riofrío, Restrepo y Calima-El Darién, además de otras localidades  como Dagua y Candelaria, explica la reducción en el número de votos de la coalición de Gobierno en comparación con las cifras  del 2014.

Aunque después de Bogotá, el Valle fue la región  que más votos le aportó al Sí, la disminución en el número de votos fue muy significativa.

Un total de 831.748 vallecaucanos habían respaldado la reelección del presidente Santos en el 2014, pero esta vez solo asistieron a votar en favor del plebiscito 633.329 personas. Lo que significa una reducción en el número de votos de 198.419.

Solo entre los municipios de Palmira y Buenaventura se redujeron los apoyos en cerca de 45.000 votos. Una cifra considerable, si se tiene en cuenta que el  No se impuso solo por 53.894 votos.

Llama también la atención que muchos de esos municipios donde se fortalecieron el No y el uribismo son de una tradición  conservadora. 

Sobre todo porque en el 2014 la candidatura uribista de Óscar Iván Zuluaga contaba con el apoyo de la casa política del entonces gobernador del Valle, Ubéimar Delgado Blandón, y en esta oportunidad los Delgado se habían jugado abiertamente por respaldar los acuerdos de paz de la Habana.

Quienes también se sumaron en esta votación plebiscitaria a la opción del No, contrario a como lo habían hecho en el 2014 al apoyar el segundo mandato de Juan Manuel Santos, fueron los habitantes de los municipios de Cartago y Alcalá, en el norte del Valle, cuya votación estuvo acorde con la lograda por el Uribismo en el Eje Cafetero.

Pero también hubo municipios como El Cairo, que en el 2014 se había jugado por la opción de Óscar Iván Zuluaga, pero que el domingo salió también a respaldar el acuerdo de paz.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS