Las dudas que rondan el cese al fuego de las Farc

Julio 26, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa
Las dudas que rondan el cese al fuego de las Farc

El Cauca, departamento que ha sido blanco de los ataques de las Farc, es uno de los esperanzados en que las Farc prolonguen el cese unilateral y se firme el acuerdo de paz.

La tregua arrancó con la expectativa de si cumplirán . No es claro si será por un mes o si irá hasta noviembre.

Lo que ocurrió en la fábula del Pastorcito Mentiroso, que cuando dijo la verdad ya nadie le creyó, parece estar ocurriéndole a las Farc. 

En esta ocasión, con su compromiso pactado con el Gobierno Nacional de tomarse cuatro meses para avanzar en la negociación y al final de los mismos decir si la firma de la terminación del conflicto puede ser una realidad.

Las dudas que rondan ese compromiso, que fue dado a conocer el domingo 13 de julio bajo el título ‘Agilizar en La Habana y desescalar en Colombia’, partieron de un comunicado del Secretariado del Estado Mayor Central de las Farc del 8 de julio, en el que anunciaron que decretarían el sexto cese unilateral del fuego, como una forma de seguir desescalando el conflicto. 

Esa declaración fue muy precisa en que solo será por un mes que frenarán su accionar militar. El Secretariado indicó: “Recogiendo el espíritu del llamado de los garantes del proceso, Cuba y Noruega, y de los acompañantes del mismo, Venezuela y Chile, anunciamos nuestra disposición de ordenar un cese al fuego unilateral a partir del 20 de julio, por un mes. Buscamos con ello generar condiciones favorables para avanzar con la contraparte en la concreción del cese al fuego bilateral y definitivo”.

Pero las dudas a la posición fijada por el Secretariado de que el cese el fuego es por un mes lo sembraron los propios negociadores de los subversivos en la mesa con el Gobierno, porque cinco días después, el 13 de julio en el comunicado conjunto de forma implícita, pero no contundente, plantearon que ese cese al fuego unilateral ya se habría extendido por cuatro meses.

“Las Farc-EP, como medida de desescalamiento mantendrán la suspensión unilateral de todo tipo de acciones ofensivas”, se lee en el comunicado en que se comprometieron a agilizar la discusión para llegar al acuerdo final. 

Y fue el propio jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle Lombana, quien destacó el compromiso de las Farc por ampliar de uno a cuatro meses ese cese el fuego. 

El senador de Polo Democrático, Iván Cepeda, consideró como un gesto muy importante para el proceso de paz que las Farc extiendan el cese al fuego, pero también resaltó la importancia de que  el Gobierno se comprometa a dar los pasos que le permitan un desescalamiento de las acciones militares.

Sobre la posibilidad de que se amplíe o no el cese, Cristian Rojas, profesor e investigador del programa de Ciencias Políticas de la Universidad de la Sabana, indicó que ante un escenario de desescalamiento recíproco, lo más probable es que se postergue hasta cumplir los cuatro meses, siempre y cuando, el Gobierno “tienda la mano”. 

“Las Farc lo van a extender pero el Gobierno también pasado este mes tiene que tomar alguna decisión de desescalamiento, sea frenando los bombardeos o las operaciones en tierra, pero tendrá que tomar alguna decisión porque las acciones deben ser recíprocas si se quiere ver un avance”, explicó el analista.

Lea también: Se debe evitar repetir el pasado, dicen las Farc sobre suspensión de bombardeos

El análisis del comunicado conjunto deja claro que el cese lo extenderían las Farc durante los 120 días, claves para cerrar  la negociación, y que en su parte final tiene como centro el tema de la justicia transicional que se aplicará a los guerrilleros, incluyendo los jefes cuando se reinserten. Pero los más recientes pronunciamientos en La Habana siembran dudas, 

El domingo 19 de julio, unas horas pocas antes de comenzar el cese unilateral, fue el Secretariado Mayor el que advirtió que si sus tropas son atacadas reaccionarán y se defenderán. 

“Esta medida práctica, de carácter humanitario, constituye un nuevo gesto de nuestra parte en el propósito de pactar con el Gobierno Nacional fórmulas cada vez más efectivas de desescalamiento del conflicto. Confiamos por tanto en que sea estimada y valorada en toda su dimensión, a fin de que no vuelvan a repetirse hechos lamentables que sólo hacen daño a los propósitos de paz y reconciliación. Ninguna unidad de las Farc-EP está obligada a dejarse golpear por fuerzas enemigas y tendrá todo el derecho al ejercicio de su legítima defensa en caso de ataque”, expuso la jefatura de la guerrilla. 

No obstante, el politólogo Fernando  Giraldo considera que el anuncio de las Farc es producto de las declaraciones últimas de Humberto de la Calle a Juan Gossaín que “obviamente habló en nombre del Presidente de la República y dijo lo que Santos quiso, con unas ideas muy claras en cuanto a que esto es cuestión de meses y que salimos adelante o esto se rompe”.

“Creo que las Farc entendieron y ya parece que todo está acordado y que las diferencias están en que la guerrilla no quiere ir a la cárcel porque es un problema de honor y ellos sienten que son constructores de democracia y libertad, mientras los colombianos no quieren que haya impunidad”, señaló Giraldo.

La advertencia de la legítima defensa a la que se refirió la delegación de las Farc recordó las motivaciones recientes que llevaron a que esa guerrilla en mayo pasado echara para atrás su quinto cese al fuego que había arrancado en diciembre, situación que comenzó con la muerte de quince soldados en Buenos Aires, Cauca, en abril pasado en lo que ellos denominaron una acción defensiva y la muerte de algunos sus comandantes regionales como alias ‘El Becerro’. 

Y esa precisamente ha sido la posición del Centro Democrático al rechazar esta nueva tregua unilateral. 

Para el senador Iván Duque, las Farc sólo aprovechan estos momentos para fortalecerse militarmente y engañar al Gobierno, lo cual además obliga a las Fuerzas Militares a dejar de cumplir con su misión constitucional de proteger y velar por la seguridad.

En ese punto el analista de la Fundación Paz y Reconciliación, Ariel Ávila, explica que la tregua unilateral cesa las acciones ofensivas pero las defensivas se pueden dar. “El riesgo de combate es permanente porque el cese unilateral tiene un límite, yo no debo atacar, pero si tú me atacas yo respondo, por eso hay que llegar al cese el fuego bilateral, pero el riesgo de combate y muerte de soldados existe porque lo que cesan son acciones ofensivas, no defensivas”. 

El jueves pasado, al inicio de la reunión con el Gobierno, el jefe guerrillero alias ‘Joaquín Gómez’, volvió a sugerir que la tregua será por cuatro meses y que el próximo 20 de agosto tan sólo se dará una ratificación de esa extensión.

“En cuatro meses haremos las primeras evaluaciones sobre los resultados y perspectivas. El éxito de estos objetivos mayores tendrá que pasar por la reparación de las víctimas, retomando la Mesa el estudio de los informes de la Comisión histórica del conflicto y abordando sin más dilaciones, el esclarecimiento del fenómeno del paramilitarismo”, sostuvo. 

Dos días antes, el director nacional de la Policía, general Rodolfo Palomino, aseguró que se estaba investigando si las Farc habrían roto la tregua por un ataque que hubo contra una patrulla en Yarumal, Antioquia.

Para Giraldo la tregua de cuatro meses es simplemente para garantizar una elecciones en paz, pero apenas pasen los comicios y se conozcan unos resultados,  que serán muy importantes para Santos, puede romperse. Pero en el fondo las Farc no tienen alternativa más que la paz y también la necesitan”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad