Las claves para entender cómo sería la dejación de armas de las Farc

Enero 25, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Argemiro Piñeros, Colprensa
Las claves para entender cómo sería la dejación de armas de las Farc

Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, Cerac

Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, Cerac, evalúa el acuerdo entre Gobierno y Farc para la verificación del cese al fuego bilateral.

Hace poco más de diez años, 2005, cuando la violencia armada en Colombia era muy crítica, el país empezó a escuchar del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, Cerac, orientado por varios investigadores y académicos, entre ellos el economista Jorge Restrepo, quien hoy lo dirige.

Desde Cerac, Restrepo ha logrado hacer un análisis más preciso a las cifras del conflicto, en especial a lo largo del actual proceso de paz que negocian el Gobierno y las Farc.

Su trabajo de investigación se ha centrado en el análisis de los conflictos armados y la violencia.  El analista habla de cómo los colombianos deben entender la etapa final del proceso que abre  paso al posconflicto.

El hecho de que se haya definido un mecanismo tripartito de verificación entre el Gobierno, las Farc y la ONU, ¿de qué sirve en el proceso de paz y en qué se diferencia con otros escenarios internacionales de conflicto?

Este es un mecanismo que le da garantías a las Farc, en el mediano plazo, de seguridad y de cumplimiento; porque una de las preocupaciones de la guerrilla es qué puede suceder si llegara a haber un repudio en general a los acuerdos en un próximo Gobierno. Da garantías al Gobierno Nacional, al que preocupa que haya un repudio de los compromisos, pero por parte de la guerrilla, en particular al de abandonar el uso de la violencia, extorsión y dejación de armas.

¿Qué garantías le da a la sociedad?

Por el carácter tripartito que tiene el acuerdo, también le puede dar garantías a la sociedad, pero en particular, esta es una gran oportunidad para que la oposición política al acuerdo y a la negociación se sume. El hecho de que el mecanismo sea tripartito y descanse, eventualmente  en una decisión  del Consejo de Seguridad de la ONU, es una garantía para el Centro Democrático, por ejemplo.

¿Cómo harán entonces para que no parezca que se ‘montaron’ a última hora en el tren de la paz?

Ese es un costo político que tiene que asumir el uribismo para sobrevivir políticamente.

¿Qué significa para el proceso que esa presencia en las zonas no sea por parte de los cascos azules, como ocurre en otros conflictos?

Significa un altísimo grado de confianza de las Farc en las Fuerzas Militares, porque quien van a tener las tareas de protección, de garantías de seguridad, va a ser la Fuerza Pública colombiana.

Este proceso de desmovilización y la presencia de la ONU con la participación de Celac no va a ser un proceso de un mes o dos meses...

Estos proceso de dejación de armas, de verificación y monitoreo deben durar entre 5 y 10 años. Es muy importante que tenga una duración larga, porque la construcción de paz usualmente requiere un sustento en el desarrollo de las comunidades, donde se ha enraizado la violencia, pero también con la necesidad de prever nuevas amenazas en materia de seguridad.

¿Los colombianos tendrán que acostumbrarse a ver a las Farc concentradas al menos  dos años?

No creo, el proceso de concentración debe ser breve, mientras se produce el desarme y la verificación de los antecedentes de las personas y su entrada por las diferentes puertas a los mecanismos de Justicia Transicional. Le pondría una concentración que no debe durar más de seis meses. Hay que aprender del proceso de desmovilización de las AUC, creo que se puede permitir un proceso gradual de concentración en el tiempo, pero no puede durar casi 4 años como el de las autodefensas.

Pero en el acuerdo  se dice que la verificación estaría 12 meses, con posibilidad de extenderse...

Pero eso sería la misión de monitoreo y verificación de los acuerdos, no tenemos el detalle de si esa misión va a estar verificando los programas de contribución al abandono de las economías ilícitas, o en el desarme. O si solo va a verificar los acuerdos de cese bilateral.

¿Las Farc buscarían ampliar esa concentración con  armas en su poder, y con vigilancia internacional?

El proceso de paz tiene que conducir muy rápido a la dejación de armas, por lo menos a confiar esas armas a un tercero, que transparentemente y con confianza de las partes, las tenga más allá de su uso. Esto es lo que le falta a la negociación, es necesario para que mejore la credibilidad de la opinión pública, que las Farc hagan una manifestación inequívoca de abandono de la violencia.

En la refrendación la insurgencia insiste en una Constituyente, pero aceptaron discutir el mecanismo del Gobierno...

Ese es un riesgo que persiste, porque ellos no han abandonado esa idea. Puede darse el caso de que en el día de la terminación de las negociaciones digan que si no tienen Constituyente en determinado periodo, no firman el acuerdo. Es un riesgo mínimo que no debe descartarse. Esperaría que no se abriera esa puerta, porque implica que el apoyo al proceso se pueda afectar.

¿Qué hay de bueno y de malo que sean miembros de Celac los observadores?

Celac no va a tener como organización ninguna injerencia en la conformación  de la misión. Probablemente quien presida la misión para la ONU va a tomar la decisión de a cuáles países de la Celac invitar con expertos. No serán solo militares, a mi juicio esta misión tendrá más abogados que exmilitares.

Precisamente hay una percepción de que quienes la integrarán serán personajes de la talla de José ‘Pepe’ Mujica u Óscar Arias ¿Ese deberá ser el perfil?

Las labores de monitoreo por fortuna en Colombia las hacen las personas que están en los territorios, como la Iglesia, las organizaciones comunitarias, de Derechos Humanos, ellos son quienes observan lo que pasa en el terreno. Por eso la organización lo que tiene que hacer es crear relaciones con todas esas fuentes y diseñar una metodología para conocer qué es lo que pasa allá. Esa es la labor de monitoreo.

Si se registra  una violación en ese periodo de concentración, con la justicia transicional operando ¿le competerán esos casos a la Jurisdicción Especial?

Si es una violación sí, porque a mi juicio la misión de observación deberá recoger información que podría llegar a ser utilizada como prueba en los tribunales especiales, en aquellos casos en los que esas conductas puedan conducir a una pérdida de beneficios. Lo mismo ocurriría con la contraparte. Estas misiones deben tener la capacidad de desplegarse rápido y tener una respuesta oportuna ante eventuales violaciones.

Las Farc anunciaron que empiezan a discutir el tema del paramilitarismo ¿qué pueden llegar a alcanzar sobre acuerdos en ese punto?

Eso está en el tema de implementación y garantías. Lo que se puede esperar es que Colombia implemente un programa de prevención de la reemergencia del paramilitarismo de alcance nacional. Es un riesgo muy grande porque existe una amenaza.

Cuando se entra en la fase final con las Farc, con el ELN sigue sin concretarse el diálogo ¿qué pasará con ese proceso?

Siento que con el ELN se ha negociado bien, pero con una cúpula que no es respetada por las bases. Además en esa cúpula hay grandes diferencias. Dudo es que exista la capacidad de cumplir con los acuerdos para iniciar el proceso de paz en este momento. Eso se puede tolerar, lo que es inaceptable es que sigan secuestrando. Hasta que el ELN no haga una declaración de abandono del secuestro, ese proceso de paz no tiene sentido.

¿La opinión pública entenderá que aunque se firme la paz con las Farc, vendrán más años de negociación con otra guerrilla?

Sería muy costoso políticamente y conveniente para un candidato que busque darle continuidad a los procesos de negociación. El proceso de paz con el ELN puede convertirse en una bandera electoral, en tanto se prolongue. Sin embargo, la idea es que los acuerdos de las Farc los incorpore el ELN, dentro de su propia agenda en una mesa paralela.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad