"La elegibilidad de las Farc no se pudo modificar": Mininterior

"La elegibilidad de las Farc no se pudo modificar": Mininterior

Noviembre 15, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Cicerón Flórez | Colprensa

El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo.

Juan Fernando Cristo, ministro de Interior, pidió reconocer “la actitud constructiva” de los negociadores de la guerrilla que estuvieron dispuestos al cambio en los acuerdos de paz.

Con participación presencial en La Habana, en varias ocasiones y durante días decisivos Juan Fernando Cristo, ministro del Interior, habla sobre los aspectos que se incluyeron en el nuevo acuerdo.

Explica lo que sigue para que el documento, que hace parte de un segundo acuerdo definitivo, sea implementado para “alcanzar una paz estable y duradera”.

Lea aquí el nuevo acuerdo de paz con las Farc

Se pensó que la renegociación del Acuerdo Final firmado entre el Gobierno y las Farc iba a tomar más tiempo, debido a la diversidad de propuestas de quienes votaron por el No. ¿Cómo se hizo para acortar el trámite?

Con método, un trabajo muy intenso de las delegaciones de Gobierno y las Farc en La Habana. Hay que reconocer, además, la actitud constructiva de los representantes de la guerrilla, siempre dispuestos a reabrir debates ya realizados, a revisar las propuestas de modificaciones, a incorporar otras de los sectores del No. Lo que hicimos fue  condensar en 57 ejes temáticos más de 400 iniciativas, las cuales evacuamos en un  tiempo récord de diez días hasta armar este nuevo acuerdo, que es mucho mejor, como lo reconoció  el presidente Juan Manuel Santos en su alocución del sábado.

Es más incluyente e interpreta mejor a la mayoría de los colombianos. Igualmente, blinda el cese al fuego, que puede ser frágil si no hay un acuerdo definitivo de desmovilización y desarme.

¿Las nuevas propuestas planteaban muchos desacuerdos con lo que ya se había aprobado?

Las nuevas propuestas dieron lugar a precisiones, por ejemplo, respecto a desarrollo agropecuario, donde se habían generado prevenciones por parte de algunos sectores del No. Se hicieron ajustes y modificaciones importantes, como es el caso de la justicia especial para la paz, un tema bien complejo. En cuanto a reparación a las víctimas no quedó duda alguna sobre la obligación de las Farc de reparar con sus propios bienes a quienes hayan causado daños por sus acciones en el conflicto. En lo relacionado con el bloque de constitucionalidad y las sanciones a miembros de las Farc que hayan incurrido en crímenes de lesa humanidad, se hicieron ajustes que en su conjunto no afectan el Acuerdo Final firmado en Cartagena.

¿Y ahora qué sigue?

Queremos reunirnos con los que lideraron el No y los del Sí para dar a conocer todo lo que se hizo y el alcance de   los ajustes y las modificaciones. También para tratar los mecanismos de refrendación y echar a andar la implementación. Lo que se hizo en estos 42 días fue decisivo. Pienso que este nuevo Acuerdo es fruto del proceso de diálogo político y ciudadano más importante que haya tenido el país desde la Constitución de 1991. Haberlos escuchado a todos, conjuntamente con las Farc en La Habana, ha permitido derribar desconfianza y hacia adelante nos hará más propositivos para alcanzar mayores consensos posibles en lo que corresponde a la implementación del Acuerdo.

¿Cuáles son los puntos más importantes de lo que no se pudo modificar?

El punto central que no se pudo modificar, a pesar de las razones presentadas por los alineados con el No, fue  la elegibilidad a las corporaciones públicas de los integrantes de las Farc que han cometido delitos de lesa humanidad. Tuvimos varios días de discusión intensa con las Farc en La Habana explorando alternativas, fórmulas posibles. Argumentos de uno y otro lado, muy respetables. Pero no hubo una conclusión que unificara. Lo cierto es que no hay proceso de paz en el mundo entero que no le haya dado paso a las corporaciones públicas a combatientes en armas.

El expresidente y senador Álvaro Uribe dice que no se tome como definitivo este Acuerdo. ¿Qué piensa el Gobierno?

El presidente Santos lo dijo con toda claridad: este es el Acuerdo final con las Farc. Nuestro propósito ahora es sentarnos con los voceros del No a explicarlo en todos sus puntos y sus alcances, así como a construir consensos hacia adelante en la implementación. Incluso, puede ser que no estemos de acuerdo en todo. Lo importante es garantizarles a los colombianos —aun con desacuerdos— la construcción de una paz duradera. Todos cedimos y ese es el camino a seguir.

¿Cómo percibe la receptividad de los diferentes sectores del país con respecto a este nuevo texto presentado?

Yo he visto una reacción muy positiva. Primero la comunidad internacional, cuyo respaldo ha sido fundamental. Los garantes, la Unión Europea, los Estados Unidos, estuvieron muy involucrados en estos 40 días dialogando con los del No, los del Sí y las Farc. Todos estuvieron atentos a los esfuerzos que ha hecho el Gobierno para salvar este proceso. Al interior del país la reacción también ha sido positiva. Muchos de los que votaron No ahora están  a la expectativa de que se consolide un Acuerdo que le ponga fin al conflicto armado.

¿Cuál será el procedimiento de refrendación viable que se aplicará en esta ocasión?

Queremos escuchar a los del No. También a las Farc. ¿Cómo se refrenda? Es lo que debemos acordar en los próximos días. Y esta es una potestad del Presidente de la República. Y esto debe estar claro: la refrendación es una opción que decide el Presidente de la República. Lo otro es la implementación que corresponde hacer al Congreso de la República. Se necesitan reformas que garanticen el cumplimiento de lo acordado.

¿Cambia en algo el esquema del posconflicto con el nuevo Acuerdo?

Para nada. La misma institucionalidad. Las mismas ideas. El mismo enfoque territorial que ha tenido el Gobierno. La paz en los territorios. Se fortalece todo el desarrollo agropecuario. Se impulsa la profundización de la democracia con las instituciones transitorias. Todo apunta a una paz sostenible y duradera. Y se amplía el horizonte fiscal para el cumplimiento de los compromisos previstos entre diez y quince años.

¿El país tendrá capacidad para financiar todos los compromisos que debe asumir?

Lo estudiamos mucho. Hay recursos provenientes de la comunidad internacional. Los esfuerzos del Gobierno nacional están bien encaminados. Y el desarrollo del campo colombiano será un soporte importante, el que le dará a la paz la fortaleza esperada.

¿Cómo ve los nuevos escenarios políticos del país con la paz?

Debe surgir un clima político de mayor tolerancia, de mayor entendimiento del Gobierno con la oposición. La oposición deberá participar más activamente en la construcción de la democracia.

¿Cree que el nuevo Gobierno de Estados Unidos puede afectar el Acuerdo de Paz, como lo piensan algunos?

Es posible que con la elección de Donald Trump surjan dudas. Pero estoy seguro de que el Gobierno y el Congreso de los Estados Unidos no se opondrán a la solución de este último conflicto armado que queda en el hemisferio occidental. El presidente Santos ya habló con el Presidente electo de Estados Unidos y es de esperarse la continuidad del apoyo a este esfuerzo del Gobierno de Colombia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad