Hace 59 años, en las urnas llegaron los cambios políticos

Octubre 02, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Hace 59 años, en las urnas llegaron los cambios políticos

Por primera vez, la mujer tuvo participación en unos comicios. En ese momento, precisamente se decidía si podría seguir o no decidiendo el futuro del país a través de las urnas.

En esta jornada se confirmó el derecho de voto femenino y se creó el Frente Nacional, que dio vía libre al bipartidismo.

El plebiscito de hoy, con el cual el Gobierno Nacional busca refrendar el acuerdo final de paz suscrito con la guerrilla de las Farc en La Habana, será el verdadero estreno de uno de los mecanismos de participación ciudadana que ha dormido el sueño de los justos.

Si bien, se dice que el primer plebiscito que se realizó en el país fue el del domingo 1 de diciembre de 1957, esa jornada no constituyó esa figura de consulta popular, pues por sus características jurídicas fue un referendo.

“Más que un plebiscito, el de 1957 fue un referendo con catorce artículos constitucionales que se pusieron a consideración del pueblo, entre ellos, la refrendación del Frente Nacional y el derecho al voto de la mujer, lo mismo que otro artículo que restablecía el derecho exclusivo del Congreso a reformar la Constitución”, recuerda el constitucionalista Juan Manuel Charry.

Lea también: Lo que usted debe saber para votar el plebiscito este domingo

Haciendo un poco de historia, a través del relato del profesor Charry y del historiador y concejal de Bogotá Juan Carlos Flórez, les contamos cómo fue ese plebiscito.

Después de muchos años de lucha, los movimientos feministas de comienzos del Siglo XX comenzaron a ganar terreno en defensa de los derechos de la mujer, uno de ellos –hasta entonces el más valioso—, el de educación.

En 1932 en el país se establecieron los derechos civiles de la mujer casada y, un año más tarde, el derecho al voto de la mujer alcanzó a superar el primer debate en el Congreso.

“Durante la primera mitad del siglo pasado, el país estuvo prácticamente todo el tiempo en una guerra civil no declarada, que ya había dejado miles de muertos por la violencia partidista”, dice el profesor Flórez.

Lea también: Estas son las razones para votar este domingo

En 1952, bajo la hegemonía conservadora, se integró la Asamblea Nacional Constituyente (ANAC), que tenía la misión de diseñar una nueva Constitución Política y terminó imponiendo al teniente general Gustavo Rojas Pinilla como presidente de la República, para el período del 13 de junio de 1953 al 7 de agosto de 1956.

Contrario a lo que la clase dirigente esperaba, Rojas, en vez de preparar la transición, lo que hizo fue afianzarse en el poder para formar su propio proyecto político y tomó la ANAC como su plataforma, pues con ella quiso reemplazar al Legislativo (suspendió la Constitución) y, además, incorporó temas no contemplados antes, como el voto para la mujer, tributos a las grandes fortunas y a los industriales y extensión de su mandato hasta 1958.

Como era de esperarse, la clase bipartidista deslegitimó la ANAC, no aceptó los cambios y para frenar el respaldo ciudadano que Rojas Pinilla venía acumulando con un discurso populista, comenzó a quitarle apoyo al dictador. 

“A esta causa se sumaron los partidos políticos, los empresarios, la sociedad bogotana de la época y la Iglesia”, agrega el concejal e historiador.

El 10 de mayo de 1957 Rojas Pinilla se retiró del poder, dando paso a una Junta Militar, que gobernó hasta agosto de 1958, con el compromiso de organizar nuevas elecciones democráticas.

Para ese momento, en España, los expresidentes Laureano Gómez –a quien reemplazó el general Rojas Pinilla— y Alberto Lleras, habían firmado los pactos de Benidorm (julio de 1956) y Sitges (20 de julio de 1957), para acordar la alternancia en el poder durante 12 años (posteriormente 16), incluyendo todas las instancias del Estado.

Así, la Junta Militar de Gobierno, mediante el Decreto 0247 de 1957 convocó el “plebiscito para una reforma constitucional”, en el primer domingo del mes de diciembre de 1957 (1 de diciembre) “a los varones y mujeres colombianos, mayores de 21 años, para que expresen su aprobación o improbación” a lo que llamó “texto indivisible” integrado por catorce artículos que, aprobados por la ciudadanía, fueron incorporados al texto constitucional de 1886.

De esta manera nació el Frente Nacional y Alberto Lleras Camargo fue elegido en 1958 el primer presidente de la República en esta nueva fase, que terminaría en 1974, tras el gobierno de Misael Pastrana Borrero.

Por eso se considera que “técnicamente” el de 1957 “no se trató de un plebiscito, sino de un referendo para incorporar unos cambios a la Constitución Nacional”.

 Los expertos consultados por Colprensa consideran que aunque son épocas distintas, existen similitudes entre ambos procesos. El convocado por la Junta Militar buscaba darle vida legal y constitucional a un pacto para acabar la violencia partidista.

“Este plebiscito convocado por el presidente Juan Manuel Santos tiene un propósito similar, salvo que no se está hablando de alternancia en el poder”, señala Juan Carlos Flórez.

En esa jornada de 1 de diciembre, el plebiscito “fue respaldado casi por unanimidad, con más del 90 % de los votos de hombres y mujeres. De hecho, fue el estreno de la mujer en la vida política”.

Y aunque los historiadores advierten que mientras en 1957 se quiso poner fin a décadas de violencia, en este caso también, “ya no se trata de un acuerdo entre partidos, sino entre el Gobierno nacional y un  grupo rebelde alzado en armas”.

La Junta Militar

Estaba compuesta por cinco miembros, provenientes Ejército, la Armada, el Servicio de Inteligencia Colombiano y la Policía Nacional.

Su gobierno permitió a los partidos liberal y conservador poner en práctica el pacto del Frente Nacional, mediante el cual se alternaron la presidencia hasta 1974. Este pacto, establecía además el reparto igualitario de los cargos públicos entre ambos partidos.

La votación de 1957 tuvo una participación de  4.397.284 colombianos, de los cuales 1.835.255 fueron votos femeninos. Hubo 194 votos nulos.

El Sí recibió el respaldo de 4.169.294 votos. El No consiguió 206.864 sufragios.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad