Firma de cese al fuego es solo el inicio de la etapa más difícil: analistas

Firma de cese al fuego es solo el inicio de la etapa más difícil: analistas

Junio 23, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co y Colprensa

Tras el anuncio del acuerdo entre el Gobierno y las Farc, analistas coinciden en que el mismo es crucial para el fin del conflicto pero también aseguran que aún queda un largo camino por recorrer.

Como un paso definitivo para poner fin al conflicto armado colombiano califican diferentes analistas la firma del cese el fuego y de hostilidades entre el Gobierno y las Farc.

Pero, ¿qué sigue tras la concertación del tercer punto del Acuerdo General del proceso de paz, que será ratificado este jueves por el presidente Juan Manuel Santos y el comandante de las Farc, Timoleón Jiménez, alias Timochenko?

De acuerdo con León Valencia, director de la Fundación Paz y Reconciliación, en este momento hay tres pasos fundamentales que tardarán en ejecutarse al menos seis meses.

Lea también: Doce momentos claves en los diálogos de paz entre el Gobierno y las Farc

"El primero es la firma del cese bilateral definitivo de las hostilidades y la dejación de armas; luego vendrá la refrendación de lo acordado por parte de los colombianos, proceso que se puede dar entre septiembre y octubre. Y, por último, se deben establecer las condiciones para que la guerrilla entregue sus armas".

Lea también: Los pormenores del evento oficial para firmar el cese al fuego bilateral

De acuerdo con Jorge Iván Cuervo, docente e investigador del Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales CIPE, de la de la Universidad Externado de Colombia, existen otros puntos muy importantes que deben quedar establecidos a partir del acuerdo de este jueves.

“El primero, es que se definan cuáles van a ser las zonas de ubicación de los guerrilleros de las Farc, para efecto de que se pueda identificar esa cesación. En segundo término se debe plantear cómo será la dejación de armas, el cronograma y a quién se le entregarán; y el tercer punto, es que se definen todos los aspectos de seguridad para los combatientes”.

Cuando esto suceda, complementa León Valencia, "empezará la etapa más larga y de más complicaciones, que es la del posconflicto".

Lea también: Cali aplaude acuerdo y pide enfocarse en el posconflicto

En esto coincide José Joaquín Bayona, miembro del programa de Estudios Políticos y Resolución de Conflictos de la Universidad del Valle, quien asegura que "lo que se viene es arduo y difícil, debido a que los opositores van a movilizarse en contra de la construcción de paz, de lo que llamamos posconflicto".

No obstante, Bayona es enfático en afirmar que con el acuerdo del cese el fuego y de hostilidades, además de la dejación de armas, las Farc están mandando un mensaje muy fuerte. 

"Que las Farc se hayan decidido por la paz le indica a otros actores generadores de violencia, como el ELN, que ese es el camino. Para el Estado significa parar al menos a uno de los actores más importantes de la generación de violencia en el país". 

Para León Valencia otro aspecto importante a tener en cuenta es la presencia de la ONU en la firma del acuerdo. 

"El hecho de que Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, esté en La Habana, es fundamental, porque esta organización hace mucho tiempo no se involucraba en un conflicto interno. El hecho de que estén presentes es una señal de que este proceso va a terminar bien". 

Con el anuncio se trae también a colación la fecha anhelada por el presidente Juan Manuel Santos, quien espera que el 20 de julio estén listos todos los puntos del acuerdo.

“Yo no sé con el tema de las fechas si puede ser o no puede ser, pero yo sí creo, o veo que esto está muy cerca de terminar. Yo creería que el Presidente se arriesgó a decir el 20 de julio, imagino como una paso para presentarle al país todo el balance en el nuevo periodo legislativo, pero lo que yo sí veo es que esto está ya muy, muy cerca”, afirma Jorge Iván Cuervo.

Así pues, señala, lo que faltaría es el punto de refrendación e implementación de los acuerdos, y por supuesto la revelación de lo acordado en este punto, que será pieza clave para terminar con el proceso de paz.

Francisco Barbosa investigador y docente de Derecho Constitucional de la Universidad Externado de Colombia señala la importancia del acuerdo para empezar realmente con la construcción de paz.

“El hecho de que este jueves, simbólicamente, se ponga fin al conflicto armado en el sentido de que las Farc y el Estado se ponen de acuerdo para que este grupo ilegal no siga en sus actividades, no implica que la construcción de la paz sigue siendo un proceso más complejo que toma más tiempo, pero que no podría empezar a trabajarse si no se acordara el fin del mismo”, dice.

Además, señala que este anuncio sobre el punto que más ha dificultado las negociaciones, generará una percepción positiva a propósito de las iniciativas que van por el Sí y el No frente al proceso de paz.

“Yo me atrevería a señalar que si este jueves se firma y vamos a ver todos los hechos simbólicos, eso termina impactando internamente a favor de la paz. Buena parte del escepticismo que hay alrededor del proceso es que mucha gente siente que se avanza pero no sustancialmente. Un acuerdo como este seguramente va a convencer a muchos indecisos de que sí era posible y que hay que apoyar el plebiscito, y será un mensaje para la Corte Constitucional, para el Congreso y demás”, afirma.

Para Barbosa, quienes están en contra del proceso, como el Centro Democrático, no cambiarán su posición, “Dirán que se está entregando el país, y trasladarán su narrativa a esa otra parte de la paz, diciendo que habrá impunidad”, sostiene.

La posición del analista y experto en seguridad Jhon Marulanda es distinta. "Es necesario que los negociadores le den a conocer en detalle a los colombianos cuáles son los acuerdos a los que se han llegado. Hay muchas ambiguedades y especulaciones. Necesitamos saber exactamente qué es lo que se ha acordado y mientras no se haga, seguiremos en las mismas", manifiesta.

"Por ejemplo en el comunicado de este miércoles dicen que se van a perseguir las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz y a mí esto me genera la duda de saber si los que estén en contra de los diálogos van a ser criminalizados", concluye. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad