Expectativa en Colombia tras inicio de la tregua unilateral de las Farc

Julio 20, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Expectativa en Colombia tras inicio de la tregua unilateral de las Farc

En el Patía, al sur del Cauca, las Farc detonaron dos cargas explosivas en dos desagües de las cunetas de la vía Panamericana, el pasado 29 de mayo.

Doce de las 64 acciones criminales cometidas por las Farc durante los 56 días que duró el rompimiento de la tregua unilateral se registraron en el Cauca.

El pasado 9 de julio doña María (*) trabajaba en su parcelación de la vereda San Pedro cuando un estruendo y el  repentino dolor que se apoderó de sus piernas le evidenciaron  que los combates que  Ejército y guerrilla estaban librando en Corinto habían llegado literalmente a la puerta de su casa. Lea también: ¿Qué harán el Gobierno y las Farc para desescalar el conflicto armado?

De inmediato la integrante de la comunidad Nasa fue trasladada desde ese municipio caucano a un hospital de Cali sin que sus vecinos hayan vuelto a tener noticias de su estado de salud. Lea también: Con ultimátum se inició el cese al fuego unilateral de las Farc.

Por casos como ese es que para muchos  habitantes del vecino departamento hoy es un día de esperanza.

“Claro, vemos con mucha esperanza que desde hoy 20 de julio disminuyan las acciones violentas tanto de las Farc como de las Fuerzas Militares para que se acabe  esa zozobra”, asegura James Yatucué, exconsejero  del  Consejo Regional Indígena del Cauca, Cric.

Un miedo que es ratificado por las estadísticas de la  Defensoría del Pueblo, que indican que en los 29.308 kilómetros de ese departamento ocurrieron 12 de las 64 acciones criminales que la entidad registró durante los 56 días que duró el rompimiento de la tregua unilateral que la guerrilla inició el  20 de diciembre del año pasado.

Pero  hay hechos violentos que solo quedan grabados en la memoria de las víctimas. 

Uno de ellos ocurrió el pasado martes 14, cuando las autoridades del Cabildo de Corinto fueron alertadas de que en la vía que lleva  a la Comunidad Educativa Carmencia Cardona las Farc habían sembrado al menos diez minas antipersona, las cuales corrieron a marcar para evitar que sus niños las pisen camino a su escuela.

Pero las esperanzas de que haya calma no ‘viven’  solamente en el Cauca. También en el Valle del Cauca, Antioquia, Meta, Guaviare, Nariño, Norte de Santander, Putumayo, Huila, Nariño, Caquetá y Guajira, puesto que en esos departamentos se registraron las otras 52 acciones reportadas por la Defensoría. Lea también: Farc cometieron 64 acciones criminales en dos meses sin cese al fuego.

Según la entidad, se produjeron 32 hostigamientos desde el 22 de mayo; 7 quemas de vehículos, 11 ataques contra infraestructura energética y 10 contra la petrolera, además de 2 accidentes con minas antipersona, cuya instalación se atribuye a las Farc.

“Las acciones guerrilleras siguen afectando a Nariño principalmente, con un total de 19 acciones, cuatro de ellas ocurridas en la última semana en los municipios de Tumaco y Policarpa. Cauca registró 3 nuevos hechos en Corinto, Patía y Mercaderes, sumando 18 eventos desde el 22 de mayo. Igualmente, hubo 3 acciones armadas en Meta, 2 en Antioquia y 1 en Norte de Santander, Tolima, Caquetá y en Guaviare, respectivamente”, dice la investigación concluida  el  12 de junio.

Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), sostiene que  hubo una evidente escalada del conflicto “que llevó las actividades de las Farc a unos niveles altísimos no vistos durante todo el periodo de negociaciones”, sumadas a otras del  ELN.

“Hay que resaltar que no llegaron a los niveles de antes porque hubo una concentración de las acciones sobre la infraestructura económica y posteriormente en objetivos de tipo militar y de policía, con una característica muy importante y es que el número de víctimas directas civiles fue muy bajo”, explicó el analista. Pero deja en claro que puede que el nuevo cese unilateral no sea totalmente exitoso. 

“Los riegos provienen de la potencial incapacidad de control de las Farc, porque puede haber frentes que actúen sin aprobación de los superiores, o también porque ante una operación de tipo ofensivo de la Fuerza Pública estos grupos tienen que defenderse, como sucedió en Buenos Aires”.

También explicó que la presión militar sobre la guerrilla es muy alta y que esta no cuenta con la inteligencia o la capacidad militar para adelantar una guerra prolongada en contra de las Fuerzas Militares. 

“Adicional está la cercanía de las elecciones y creo que las Farc tienen un interés de prolongar ese cese al fuego unilateral durante la época de campaña que ya empezó a nivel territorial, para  permitir la entrada de aquellos partidos políticos que son más cercanos a la negociación”, plantea Restrepo.

También explica por qué la segunda de tregua solo arrancará hoy: desmontar el aparato de operaciones de las Farc toma tiempo. “Recordemos que en la primera ocasión que declararon cese al fuego tomó tiempo en el sentido de que las operaciones continuaron en algunos lugares; entonces me parece que es una señal de que ahora va a tener más credibilidad”.

Por su parte, el exconsejero Nasa, también tiene su análisis. Dice que en la primera tregua la Fuerza Pública “cometió el error de bajar la guardia, levantaron los retenes y por allí entró bacrim, entró narcotráfico, el perro y el gato y por eso aumentó el negocio de la droga y los cultivos ilícitos”.

Matacué agrega que, tras el rompimiento, aumentaron las minas antipersona y que ahora, allá en las entrañas caucanas, “los unos y los otros están paranóicos”, por lo que lo mejor es pensar el cese en clave de esperanza.

(*) Nombre cambiado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad