Estos son los protagonistas clave del proceso de paz con las Farc

Agosto 24, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La firma de la paz fue un juego de ajedrez, pero no una simple partida con dos únicos jugadores. Estas son, quizás, las caras más conocidas de cada lado de la Mesa de Negociación.

Los negociadores del GobiernoJuan Manuel Santos

[[nid:561339;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/07/santos_interna.jpg;full;{Presidente de la República Juan Manuel Santos.Jorge Orozco l El País}]]

El 23 de junio de este año, cuando el Gobierno y  las Farc sellaron en La Habana el acuerdo de cese al fuego y desarme bilateral definitivo, el presidente Juan Manuel Santos dijo que había llegado la hora de vivir sin guerra: “Colombia se acostumbró a vivir en conflicto.  Nos llegó la hora de ser un país normal”.

Desde que empezó su historia en la Casa de Nariño, firmar la paz con las Farc había sido la principal bandera del presidente Santos. Aún yendo en contravía de su antecesor, Álvaro Uribe, de quien paradójicamente fuera ministro de Defensa. Así que el sueño de la paz y su construcción, por consiguiente, le trajo la pesadilla de enemistarse con Uribe, quien al sentirse traicionado -junto a su política de Seguridad Democrática- le hizo oposición desde todos los frentes que pudo.

Pero Santos, declarado jugador de póker, supo jugar todo ese tiempo con la baraja cambiada pensando en lo que seguramente había proyectado como el final de la partida: “Un país normal. Un país en paz”. 

[[nid:231868;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2013/10/foto1_g.jpg;full;{Humberto de la Calle, jefe de la delegación del Gobierno en los diálogos de paz con las Farc en La Habana.Elpaís.com.co | Cortesía Presidencia de la República}]]

Jefe del Equipo Negociador y  arquitecto de dos acuerdos vitales: el cese al fuego bilateral y definitivo, y  la dejación de armas. La ecuanimidad, quizás, uno de sus principales rasgos. Abogado de la Universidad de Caldas, donde fue decano de la Facultad de Derecho. De ahí, secretario de Gobierno en la administración departamental. Magistrado. Nombrado por César Gaviria como ministro de Gobierno, tuvo que ponerse al frente de  la convocatoria de la Asamblea Constituyente. Luego fue el vicepresidente de Samper, pero al estallar el Proceso 8.000 se retiró del Gobierno y lo criticó.  

Estaba trabajando con su firma privada de abogados cuando en 2012 Santos lo nombró jefe del Equipo Negociador en La Habana. La experiencia que tenía  en materia política y jurídica fue determinante. “Tengo suficiente energía, pero creo que ya cumplí con esta especie de servicio militar; entonces no me pinte esa perspectiva de negociar con el ELN”, dijo hace poco, refiriéndose ante esa posibilidad.

[[nid:496632;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/01/alto_comisionado_de_paz_sergio_jaramillo.jpg;full;{Alto Comisionado de Paz, Sergio Jaramillo.Colprensa.}]]

Tataranieto del expresidente conservador Miguel Antonio Caro. Bogotano. Filósofo de la Universidad de Toronto y filólogo de Oxford. Hace diez años empezó a trabajar con el presidente Santos: entre el 2006 y el 2009 fue viceministro para los derechos humanos y asuntos internacionales del Ministerio de Defensa; en ese tiempo se centró en en la denuncia de falsos positivos dentro de las Fuerzas Armadas.

Entre 2010 y 2012 se desempeñó como Alto Asesor Presidencial de Seguridad Nacional del gobierno Santos, donde pasó a ser Alto Comisionado Para la Paz, que es su cargo actual: Jaramillo fue uno de los artífices de los acercamientos iniciales entre el Gobierno y las Farc y el responsable de  las negociaciones secretas que llevaron a la firma del acuerdo marco ‘Acuerdo General para la Terminación del Conflicto’. Intelectual y estratégico, muy callado, el bajo perfil de Jaramillo fue una pieza perfecta en el juego de póker donde la bolsa dependía del manejo de una agenda secreta.

[[nid:487192;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/12/mora-rangel.jpg;full;{General Enrique Mora Rangel, negociador del Gobierno en La Habana, Cuba.ElPaís.com.co | Colprensa}]]

El General nació en Cúcuta en 1945 y en el Ejército ocupó el máximo rango: Comandante General de las Fuerzas Militares. Luego de 42 años de servicio activo pidió la baja y después de un cargo diplomático y la Consejería para la Seguridad de Cundinamarca, el presidente Santos lo nombró negociador en La Habana, en representación de los militares, que le dieron su aval y respaldo.

Fue comandante de las Fuerzas Militares durante el proceso de paz que lideró Pastrana y el único jefe militar que entonces levantó la voz contra los denunciados desmanes de la guerrilla en la zona que se desmilitarizó para aquel diálogo. Fue uno de los responsables de implementar el llamado Plan Patriota, la primera ofensiva contra la insurgencia del Gobierno de Uribe, financiada con fondos del Plan Colombia.

[[nid:522388;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/03/sin-titulo-1_28.jpg;full;{Foto: Elpais.com.co | Presidencia de la República}]]

Junto al Alto Comisionado Para la Paz, Sergio Jaramillo, el exministro del Medio Ambiente Frank Pearl representó la voz del Presidente en la mesa, a la que llegó con el gran bagaje que le permitió una negociación anterior: la que en el Gobierno Uribe derivó en la desmovilización de los paramilitares. Esa cercanía con tan  decisivo proceso fue determinante en sus intervenciones, por el conocimiento que le permitió de las víctimas y comunidades vulnerables.

Este economista bogotano, promovió y defendió el proceso de Justicia y Paz durante el Gobierno de Uribe. Además, junto a Piedad Córdoba, participó en las liberaciones de los exsecuestrados Pablo Emilio Moncayo y Josué Daniel Calvo.

[[nid:527630;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/04/luis-carlos-villegas.jpg;full;{Luis Carlos Villegas, ministro de Defensa.Foto: Archivo Colprensa}]]

En 2012 renunció a la Andi para atender el llamado del presidente Santos, que lo nombró negociador plenipotenciario en La Habana: lideró la discusión del punto del agro, como también lo relativo a cultivos ilícitos. Su nombramiento fue una jugada a dos bandas que Santos repitió cuando lo nombró Ministro de Defensa en 2015. “Es una persona conciliadora, precisamente lo que quería el Presidente demostrarles a las Farc”, dijo el analista John Marulanda.

Nació en Pereira (Risaralda). Es abogado y economista de la Universidad Javeriana, de Bogotá, y es candidato para un D.E.A. en Administración Pública de la Universidad de París II.

A lo largo de su trayectoria en el sector público se ha desempeñado como Embajador de Colombia en Estados Unidos, Gobernador del departamento de Risaralda, senador de la República y Viceministro de Relaciones Exteriores, entre otros cargos.

Los negociadores de las Farc

[[nid:466674;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/09/timochenko.jpg;full;{Rodrigo Londoño Echeverri, alias Timoleón Jiménez o Timochenko, máximo líder de las Farc.Foto: AFP}]]

Fue el abatimiento de  ‘Alfonso Cano,’ en 2011, lo que llevó  a Rodrigo Londoño Echeverri, alias ‘Timochenko’ -hasta entonces coordinador del Bloque Magdalena Medio-, a convertirse en máximo comandante de las Farc. A la organización ilegal había ingresado  acomienzos del 70, luego de militar en la Juventud Comunista. Para 1982 ya era cabecilla del Frente 9; estudió en Cuba la táctica de “guerra irregular”; en 1986 fue cabecilla del Frente 16 y en abril de ese mismo año, designado quinto cabecilla del Estado Mayor Central. Otra parte de su estructura ideológica la formó en Rusia, de donde al parecer proviene su nombre de guerra, inspirado en un general soviético de la Segunda Guerra Mundial.

En la Universidad Patricio Lumumba de Moscú también estudió medicina y se hizo cardiólogo. Nació en Calarcá, en el Quindío, y como guerrillero tuvo un mano fuerte: fue él quien planeo la resistencia militar ante la última avanzada del Gobierno en contra de la guerrilla, en la última década.  

[[nid:480110;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/11/jefe_negociador_ivan_marquez.jpg;full;{Jefe negociador de las Farc, Iván Márquez.AFP.}]]

Ideólogo de varios frentes guerrilleros, sus posiciones férreas con respecto al conflicto lo llevaron a convertirse en delegado del grupo ilegal en tres procesos fallidos de paz. En La Habana fue el jefe del equipo negociador y se encargó de llevar a  la mesa las posturas más radicales de la organización. Desde el 2008, tras la muerte de ‘Raúl Reyes’, había tomado la vocería internacional de las Farc.

Cuando murió ‘Alfonso Cano’, su nombre llegó a ser considerado dentro de la cerrada lista de sucesores en la comandancia guerrillera, por la afinidad que tenía con el abatido jefe. Durante los 90, Márquez pasó a ser el segundo hombre al poder en el Bloque Caribe, que dominó bajo fuego y miedo  la Serranía del Perijá, parte de La Guajira y del Cesar. Estudió Derecho en la Unión Soviética. Hizo parte de la Juventud Comunista. Miembro de  las Farc desde 1977. Sobre él hay 73 órdenes de captura por terrorismo, secuestro extorsivo, homicidio, rebelión, porte y fabricación de armas.

[[nid:369924;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2014/11/pablo-catatumbo.jpg;full;{Alias Pablo Catatumbo, delegado de las Farc para el proceso de paz en La Habana.Elpaís.com.co | AFP}]]

El primer acecamiento a una negociación con el Gobierno que había tenido el Comandante del Bloque Occidental de las Farc, fue  en el 2008, cuando lo designaron para participar en un posible acuerdo humanitario. 

Nombrado miembro del Secretariado de las Farc tras la muerte de Manuel Marulanda, Jorge Torres Victoria, como se llama, llegó a  la mesa de negociaciones de La Habana como él único ‘tropero’ activo en el frente de batalla y con casi 40 años en la insurgencia. Pero su postura fue la de uno de sus principales  ideólogos. 

Nació en Cali en 1953, pero su vida en la guerrilla la comenzó en Medellín, con el M-19: su escuela. De ahí pasó a las Farc, donde se hizo cercano a ‘Alfonso Cano’, a quien acompañó en el diseño de estrategias militares que implementaron en el sur del país, como en el Cañón de las Hermosas (Tolima) que convirtieron en fortín guerrillero. Desde el principio de la negociación, sin embargo, estuvo a favor de la salida política.

[[nid:550276;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/06/colp_022145.jpg;full;{}]]

Más o  menos igual a como lo hizo a mediados de los 80,  cuando conformó la Unión Patriótica, ‘El Canciller de las Farc’ se encargó de manejar la propaganda.  

Los años de clandestinidad, haciendo trabajo con delegaciones internacionales en favor de las Farc, le resultaron una gran herramienta de cara a la mesa de negociación pues gracias a esa experiencia pudo acercar conceptos de asesores de países de Europa y  América Latina. 

Durante los años 80 llegó a ser parte de esa dirección en Bogotá y el encargado de propaganda. Participó activamente en las campañas presidenciales de Jaime Pardo Leal y Bernardo Jaramillo, pero cuando se agudizó la guerra sucia contra ese partido, pasó a la vida clandestina en las Farc. Desde entonces le fue asignado al trabajo internacional, donde actuó de la mano con Raúl Reyes. Durante los diálogos del Caguán, estuvo en la zona de distensión y viajó a Europa en la gira que le organizó el gobierno a las Farc.

[[nid:274749;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2014/04/andres-paris-interna.jpg;full;{El integrante de la comisión negociadora de las Farc en La Habana, Jesús Emilio Carvajalino, alias 'Andrés París'.Elpais.com.co | Archivo}]]

Junto a Granda y Márquez, una de las llaves que mantuvieron las relaciones con Venezuela, país garante.

En La Habana, París se distinguió por el manejo de las relaciones con la prensa, por lo que fue llamado ‘ministro de comunicaciones de las Farc’. Gran conocedor de las posturas que por años han defendido los guerrilleros, es dueño de una fuerte influencia en el ala política. Varias veces estuvo cerca de ser máximo comandante de la organización. 

Pertenece al Estado Mayor Conjunto y forma parte del ala política del grupo armado y es uno de los plenipotenciarios de las Farc en la mesa. Siempre ha hecho parte del ala política de ese grupo y fue uno de los negociadores en San Vicente del Caguán. Dicen que ha residido en Venezuela junto a Rodrigo Granda.

'Jesús Santirch'

[[nid:262713;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2014/03/jesus-santrich-farc-habana_0.jpg;full;{}]]

Ideólogo del Bloque Caribe, de la comisión internacional y de los movimientos sociales afines a las Farc, ‘Santrich’ llegó a integrar el proceso de negociación de La Habana justamente por sus conocimientos en materia política. 

Tal como, según cuentan fuentes lo hizo en la ilegalidad, este miembro del Estado Mayor Central de las Farc se destacó la mayoría del tiempo en Cuba, por el manejo que intentó darle  a las comunicaciones y el lenguaje.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad